Imagen corporal saludable: sugerencias para orientar a las niñas

Una imagen corporal saludable es una parte importante de la autoestima de una niña en crecimiento. Debes comprender qué puedes hacer para ayudar a tu hija a sentirse cómoda con su cuerpo.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Las jóvenes suelen sentirse bastante presionadas por verse atractivas. Sin embargo, la obsesión por la imagen o el cuerpo perfectos puede ser muy peligrosa. Averigua qué puedes hacer para ayudar a tu hija a desarrollar y a mantener una imagen corporal y autoestima saludables.

Causas de una imagen corporal negativa

Puede ser difícil mantener una imagen corporal saludable durante la adolescencia, un período en el que ocurren cambios físicos y emocionales importantes. Los factores que pueden afectar la imagen corporal de una joven pueden ser los siguientes:

  • Aumento de peso natural u otros cambios que ocurren durante la pubertad.
  • Presión de amigos o compañeros para lucir de cierta manera.
  • Imágenes de los medios de comunicación, que promueven la delgadez como ideal del cuerpo femenino.
  • Preocupación exagerada de la madre con respecto a su propio peso o al peso o aspecto de su hija.

Las investigaciones realizadas sugieren que la exposición a contenidos en que se toma a la mujer como objeto sexual (es decir, donde se la considera un instrumento para satisfacción sexual de otros en vez de ser una persona independiente y pensante), también puede tener un efecto nocivo.

Consecuencias de una imagen corporal negativa

La imagen corporal puede afectar el modo en que una niña se siente respecto de sí misma. Si tu hija no está a la altura de lo que para ella es una imagen corporal ideal, podría empezar a sentirse fuera de lugar y avergonzada de su cuerpo. Esto puede aumentar el riesgo de tener baja autoestima, depresión y trastornos alimentarios.

Una imagen corporal negativa puede afectar la alimentación de las niñas y hacer que se salten comidas o tomen pastillas para adelgazar. Es posible que algunas niñas intenten controlar su peso fumando o que cambien su apariencia comprando productos de belleza o sometiéndose a cirugías estéticas. Tener una imagen corporal negativa podría afectar la comodidad de una niña respecto de su sexualidad o las funciones reproductivas de su cuerpo, como la menstruación o el amamantamiento, a medida que crezca.

Al pasar tiempo preocupándose por su cuerpo y por cómo estar a la altura de las circunstancias, las niñas pueden perder su capacidad para concentrarse en otras actividades.

Aug. 11, 2015 See more In-depth