Yoga: Combatir el estrés y encontrar serenidad

¿El yoga es adecuado para ti? Lo es si quieres combatir el estrés, ponerte en forma y mantenerte sano.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Tu teléfono celular suena. Tu jefe quiere hablar contigo. Y tu pareja quiere saber qué hay para cenar. El estrés y la ansiedad están en todas partes. Si te están afectando gravemente, quizás te convenga agarrar la esterilla de yoga y darle una oportunidad a esta disciplina.

El yoga es una práctica para la mente y el cuerpo que combina posturas físicas, respiración controlada y meditación o relajación. El yoga puede ayudar a reducir el estrés, disminuir la presión arterial y disminuir la frecuencia cardíaca. Y casi cualquiera puede hacerlo.

Comprender el yoga

Multimedia

El yoga se considera uno de los muchos tipos de enfoques de la medicina complementaria e integradora. El yoga reúne disciplinas físicas y mentales que pueden ayudarte a alcanzar la tranquilidad del cuerpo y la mente. Esto puede ayudar a relajarte y a controlar el estrés y la ansiedad.

El yoga tiene muchos estilos, varias formas e intensidades. El hatha yoga, en particular, puede ser una buena opción para controlar el estrés. Hatha es uno de los estilos de yoga más comunes, y a los principiantes les puede gustar ya que su ritmo es más lento y sus movimientos, más fáciles. Pero la mayoría de las personas pueden beneficiarse de cualquier estilo de yoga; tiene que ver con tus preferencias.

Los componentes centrales del hatha yoga y la mayoría de las clases de yoga en general son los siguientes:

  • Posturas. Las poses de yoga, también llamadas posturas, son una serie de movimientos pensados para mejorar la fuerza y la flexibilidad. Las posturas van de simples a difíciles. En una postura simple, te acuestas en el suelo y te relajas completamente. Una postura difícil puede hacer debas estirarte hasta tus límites físicos.
  • Respiración. El control de la respiración es una parte importante del yoga. El yoga enseña que controlar tu respiración puede ayudarte a controlar el cuerpo y a aquietar la mente.
  • Meditación o relajación. En el yoga, puedes incorporar la meditación o la relajación. La meditación puede ayudarte a aprender a ser más consciente y estar atento al momento presente sin juzgar.

Los beneficios para la salud del yoga

Los posibles beneficios para la salud del yoga incluyen los siguientes:

  • Disminución del estrés. En distintos estudios, se ha demostrado que el yoga puede ayudar a reducir el estrés y la ansiedad. El yoga puede mejorar tu estado de ánimo y la sensación general de bienestar. También puede ayudarte a controlar los síntomas de depresión y ansiedad que sean resultado de situaciones difíciles.
  • Mejor estado físico. Practicar yoga puede mejorar el equilibrio, la flexibilidad, la amplitud de movimiento y la fuerza.
  • Manejo de condiciones crónicas. El yoga puede ayudar a reducir los factores de riesgo de enfermedades crónicas, como las enfermedades cardíacas y la presión arterial alta. El yoga también puede ayudar a controlar la lumbalgia, el dolor de cuello y los síntomas de la menopausia. El yoga también puede ayudar a aliviar los síntomas de varias enfermedades crónicas, como el dolor, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), el asma, la artritis y el insomnio.

Precauciones con el yoga

En general, el yoga se considera seguro para la mayoría de las personas sanas cuando se practica bajo la guía de un instructor capacitado. Sin embargo, hay algunas situaciones en las que el yoga puede suponer un riesgo.

Consulta con el médico antes de empezar yoga si alguno de los siguientes casos se aplica a ti:

  • Hernia de disco
  • Riesgo de coágulos sanguíneos
  • Afecciones oculares, incluido el glaucoma
  • Embarazo (aunque el yoga es generalmente seguro durante el embarazo, se deben evitar ciertas posturas)
  • Problemas de equilibrio graves
  • Osteoporosis grave
  • Presión arterial no controlada

Es posible que puedas practicar yoga en estas situaciones si tomas precauciones, como evitar ciertas posturas o estiramientos. Si tienes síntomas, como dolor, o te surgen inquietudes, consulta a tu médico para asegurarte de que te estés beneficiando y no perjudicando con el yoga.

Primeros pasos

Aunque puedes aprender yoga con libros y videos, a los principiantes les suele resultar útil aprender con un instructor. Las clases también ofrecen camaradería y amistad, que también son importantes para el bienestar general.

Cuando encuentres una clase que te parezca interesante, habla con el instructor para saber qué esperar. Algunas preguntas para hacer son las siguientes:

  • ¿Qué formación y experiencia tiene el instructor? ¿Dónde se entrenó y cuánto tiempo ha estado enseñando?
  • ¿Tiene el instructor experiencia trabajando con estudiantes con tus necesidades o preocupaciones de salud? Si te duele la rodilla o el hombro, ¿puede el instructor ayudarte a encontrar posturas que no agraven tu condición?
  • ¿Cuán exigente es la clase? ¿Es apta para principiantes? ¿Será bastante fácil seguirla si es tu primera vez?
  • ¿Qué puedes esperar de la clase? ¿Está dirigida a tus necesidades, como el manejo del estrés o la relajación, o está dirigida a personas que desean obtener otros beneficios?

Lograr el equilibrio correcto

Cada persona tiene un cuerpo distinto con distintas habilidades. Es posible que debas modificar las posturas de yoga de acuerdo con tus habilidades individuales. El instructor puede sugerirte posturas modificadas. Elegir un instructor que tenga experiencia y entienda tus necesidades es importante para practicar yoga de forma segura y eficaz.

Más allá de qué tipo de yoga practiques, no tiene que hacer todas las posturas. Si una postura es incómoda o no puedes mantenerla todo el tiempo que pide el instructor, no la hagas. Un buen instructor entenderá y te alentará a explorar, pero sin exceder, tus límites personales.

Dec. 29, 2020 See more In-depth