Tener familiares y amigos cercanos tiene grandes beneficios para la salud. A continuación, te explicamos cómo crear y mantener estas relaciones fundamentales.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Contar con una sólida red de apoyo social puede ser fundamental para sobrellevar el estrés en momentos difíciles, no importa si se trata de un día complicado en el trabajo o un año de muchas pérdidas o enfermedades crónicas. Dado que el apoyo de tus familiares, amigos y colegas es una parte esencial de tu vida, cuidar estos vínculos tan importantes debe ser una prioridad.

Una red de apoyo social está compuesta por amigos, familiares y compañeros. Una red de apoyo social es diferente de un grupo de apoyo, que suele ser una reunión estructurada liderada por un profesional de la salud mental.

Aunque tanto los grupos de apoyo como las redes de apoyo pueden cumplir un rol importante en momentos de estrés, la red de apoyo social es algo que puedes formar cuando no estás bajo estrés. Te brinda la tranquilidad de saber que tus amigos están disponibles para ti en caso de que los necesites.

No es necesario formalizar tu red de apoyo con reuniones periódicas o un líder oficial. Una pausa para tomar un café con un amigo en el trabajo, una charla breve con un vecino, una llamada telefónica a tu hermano o incluso una visita a la iglesia son todas maneras de entablar y fomentar relaciones duraderas con personas cercanas a ti.

No esperes hasta que los demás den el primer paso. Si conoces a alguien que crees que podría convertirse en un buen amigo, invítalo a tomar un café o a hacer otra actividad casual.

Varios estudios han demostrado que contar con una red de relaciones que brindan apoyo contribuye al bienestar psicológico. Cuando tienes una red de apoyo social, te beneficias de los siguientes modos:

  • Sensación de pertenencia. Pasa el tiempo acompañado para no sentirte solo. Puedes hablar con otros padres primerizos, amantes de los perros, compañeros de pesca o hermanos. Saber que no estás solo puede ser fundamental para afrontar el estrés.
  • Mayor autoestima. El hecho de tener amigos refuerza la idea de que tu compañía es agradable para otras personas.
  • Sensación de seguridad. Si necesitas ayuda, tu red social te da acceso a información, consejos, asesoramiento y otros tipos de asistencia. Es reconfortante saber que puedes acudir a ciertas personas en momentos críticos.

Si deseas mejorar tu salud mental y tu capacidad para combatir el estrés, rodéate de, al menos, un par de buenos amigos y confidentes. A continuación, te ofrecemos algunas ideas para crear una red social:

  • Ofrécete como voluntario. Elige una causa que sea importante para ti e involúcrate. Seguramente, conocerás a otras personas que compartan intereses y valores similares.
  • Únete a un gimnasio. Incorporar actividad física a tu día es una parte importante de llevar un estilo de vida saludable. Además, puedes hacer amigos mientras haces ejercicio. Busca gimnasios en tu zona o averigua en el centro comunitario local. O bien, crea un grupo para salir a caminar en el trabajo o en la iglesia.
  • Regresa a la escuela. Hacer un curso en una universidad o en un centro de formación comunitaria te pondrá en contacto con personas que tengan pasatiempos u objetivos similares a los tuyos.
  • Busca en Internet. La nueva generación de sitios de redes sociales puede ayudarte a mantenerte en contacto con tus amigos y familiares. Hay muchos sitios útiles para personas que están atravesando un momento estresante, como una enfermedad crónica, la pérdida de un ser querido, el nacimiento de un bebé, un divorcio u otros cambios de la vida. Asegúrate de visitar sitios confiables y ten cuidado al organizar reuniones en persona.

Una relación exitosa implica dar y recibir. Si eres un buen amigo, tus amigos también lo serán. A continuación, te damos algunas sugerencias sobre cómo cuidar tus relaciones: 

  • Mantente en contacto. Si contestas las llamadas telefónicas, respondes los correos electrónicos y envías invitaciones, los demás sabrán que te importan.
  • No compitas. Alégrate en lugar de estar celoso cuando tus amigos tienen éxito; de esta forma, ellos también celebrarán tus logros.
  • Aprende a escuchar. Escucha hablar a tus amigos. Descubre lo que es importante para ellos. Es posible que descubras que tienen más cosas en común de lo que creías.
  • No te exijas demasiado. En tu afán por ampliar tu red social, procura no agobiar a tus amigos y familiares con llamadas telefónicas y correos electrónicos. Guarda estos momentos de mucha demanda para cuando realmente los necesites.

    Y si bien compartir es importante, procura no intercambiar demasiada información personal o delicada, sobre todo con conocidos nuevos o circunstanciales, y a través de redes sociales.

  • Agradece a tus amigos y familiares. Tómate un momento para agradecerles y comunicarles lo importantes que son para ti. Acompáñalos cuando necesiten apoyo.

Recuerda que el objetivo de crear tu red de apoyo social es reducir el nivel de estrés, no aumentarlo. Ten cuidado con aquellas situaciones que parecen quitarte energía. Por ejemplo, evita pasar demasiado tiempo con alguien que sea constantemente negativo y crítico. De manera similar, evita a las personas que tengan comportamientos no saludables, como el abuso de sustancias y de alcohol, especialmente si has luchado contra las adicciones.

Tomarse el tiempo para crear una red de apoyo social es una inversión inteligente no solo para tu bienestar mental, sino también para tu salud física y tu longevidad. Algunas investigaciones demuestran que las personas que gozan de altos niveles de apoyo social se mantienen más saludables y viven más tiempo. Así que no esperes.

Empieza a crear nuevas amistades o a mejorar las relaciones que ya tienes. Independientemente de que seas quien recibe el apoyo o quien brinde el aliento, recibirás una gran cantidad de recompensas.

June 13, 2018