Agregar preparaciones de importancia, como ir de compras, hornear y recibir gente a tus obligaciones diarias puede quitarle la alegría a las fiestas. Entonces, en lugar de esto, considera disminuir las actividades. Enfócate en las tradiciones para las fiestas que disfrutas más, y deja de lado las demás. Acepta tus propias imperfecciones así como las de los otros. Sé parte de la temporada de las fiestas con paz y alegría.

Sept. 22, 2015