Siempre me siento ocupado, estresado y molesto. ¿Tienes sugerencias de cómo puedo controlar el estrés en mi vida ocupada?

Respuesta de Edward T. Creagan, M.D.

Sí. Es importante controlar el estrés, incluso cuando estás ocupado.

Cuando estás ocupado con varias exigencias, la hormona del estrés se eleva muchísimo. Esta hormona se llama «cortisol», y es producida por unas estructuras con forma de pirámide ubicadas en la parte superior de los riñones (glándulas suprarrenales).

El cortisol puede inhibir el sistema inmunitario y, por eso, tienes más probabilidades de enfermarte. Además, puede aumentar la presión arterial y los niveles de azúcar en sangre. El cortisol también puede afectar algunas zonas en el cerebro relacionadas con la memoria y el proceso de aprendizaje.

Para evitar estos efectos negativos del estrés, busca formas de mantener el estrés, y el cortisol, en niveles razonables. A continuación, te mostramos dos prácticas que puedes considerar para tratar de controlar el estrés:

  • Ritualizar. Esto implica tener un patrón consistente para tu día, dentro de lo razonable. Por ejemplo, por la noche, puedes planificar con anticipación el día siguiente. Intenta preparar el almuerzo y ordena la ropa la noche anterior. De ese modo, no tienes que ir de un lado al otro en la mañana tratando de encontrar lo que necesitas. Ponte como objetivo establecer estos hábitos diarios; pueden disminuir el esfuerzo y hacer que tengas menos en qué pensar durante la mañana siguiente.
  • Disminuye la cantidad de decisiones. Tomar decisiones produce estrés y quita energías. Es fácil sentirte abrumado con todas las decisiones que hay que tomar en la vida cotidiana. Por ejemplo, en el pasado, ibas a la farmacia y comprabas un cepillo de dientes. Ahora, para hacer una compra sencilla, necesitas decidir entre muchas opciones y alternativas.

    Intenta limitar la cantidad de decisiones que necesitas tomar. Puedes hacerlo limitando el número de alternativas que tienes, lo que te puede ayudar a reducir la cantidad de decisiones que necesitas tomar. Intenta no preocuparte por problemas insignificantes. Ahorra la energía para tomar decisiones importantes.

Si tienes rutinas previsibles y trabajas para minimizar las distracciones, puedes hacer que tus días sean un poco menos estresantes y, también, quizás un poco más productivos.

With

Edward T. Creagan, M.D.

Seguir en Twitter: @EdwardCreagan

June 13, 2018 See more Expert Answers