Nociones básicas sobre el estrés

El estrés es una reacción psicológica y física normal a las exigencias crecientes de la vida. Las encuestas muestran que muchos estadounidenses experimentan los desafíos del estrés en algún momento del año.

Al considerar las causas del estrés, recuerda que tu cerebro está controlado por una conexión permanente a un sistema de alarma para tu protección. Cuando tu cerebro percibe una amenaza, le manda señales a tu cuerpo para que libere una explosión de hormonas para estimular tu capacidad de respuesta, que se conoce como la respuesta de "lucha o huida".

Cuando la amenaza desaparece, se supone que tu cuerpo va a volver a un estado normal de relajamiento. Pero desafortunadamente el estrés que no para en la vida moderna significa que tu sistema de alarma rara vez se apaga.

Es por esto que controlar el estrés es tan importante. El control del estrés te da una variedad de instrumentos para reajustar tu sistema de alarma.

Si no controlas el estrés, con mucha frecuencia tu cuerpo se encuentra en un estado de alerta continuo. Con el paso del tiempo, los altos niveles de estrés llevarán a problemas de salud serios. No esperes hasta que el estrés tenga un impacto negativo sobre tu salud, tus relaciones, o tu calidad de vida. Comienza a practicar hoy mismo una variedad de técnicas de control de estrés.

Alivio del estrés

¿Conoces a alguien que en estos días nunca esté estresado? El ritmo de la vida moderna hace que el control del estrés sea una habilidad necesaria para todos. Mucha gente balancea múltiples responsabilidades, como el trabajo, la vida familiar, cuidar de otros, y relaciones. Aprender a identificar los problemas y a implementar las soluciones es clave para reducir el estrés con éxito.

El primer paso para tener éxito en el alivio del estrés es decidir hacer del control del estrés un objetivo continuo y vigilar tu nivel de estrés.

Una vez que empieces a vigilar tu nivel de estrés, el próximo paso es identificar cuáles son los desencadenantes del estrés para ti. ¿Cuándo, o en qué situaciones, experimentas mucho estrés? Algunas causas de estrés son fáciles de identificar, como presiones en el trabajo, problemas en tus relaciones, o dificultades financieras. Pero las dificultades y exigencias diarias, como viajar al trabajo, arreglar cuidado para los niños, o comprometerte a hacer demasiadas cosas en el trabajo, también pueden contribuir a tu nivel de estrés.

Los eventos positivos también pueden causar estrés. Si te casaste, comenzaste un trabajo nuevo, y compraste una casa en el mismo año, puede que tengas un nivel de estrés alto. Mientras que los eventos negativos en general son más estresantes, asegúrate de evaluar también los cambios positivos en tu vida.

Una vez que hayas identificado tus desencadenantes para el estrés, puedes empezar a pensar sobre las estrategias para enfrentarlos. Un buen lugar para empezar es identificar qué aspecto de la situación puedes controlar.

Por ejemplo, si te resulta difícil dormirte porque estás estresado, la solución puede ser tan simple como apagar la televisión si el noticiero te causa angustia. En otras ocasiones, como muchas exigencias en el trabajo o la enfermedad de un ser querido, quizás solo puedas cambiar cómo reaccionas ante la situación.

No pienses que tienes que resolverlo todo tú solo. Pide ayuda y apoyo de tu familia y amigos. Quizás sea una buena idea preguntarles cuáles son las técnicas para reducir el estrés que han funcionado bien para ellos.

Mucha gente se beneficia al practicar diariamente técnicas para reducir el estrés, como respiración profunda, masaje, tai chi, o yoga. Muchos controlan el estrés practicando meditación de consciencia plena, o disfrutando de la naturaleza.

Recuerda que mantener un estilo de vida saludable ayuda a controlar el estrés — come una dieta sana, haz ejercicio regular, y duerme lo suficiente. Un estilo de vida saludable te ayudará a afrontar períodos de mucho estrés.

El estrés no va a desaparecer de tu vida. Y el control del estrés no es una cura de la noche a la mañana. Pero, con la práctica continua y si incorporas resiliencia a tu estilo de vida, puedes aprender a controlar tu nivel de estrés y aumentar tu capacidad para encarar los desafíos de la vida.

Técnicas de relajamiento

Las técnicas de relajamiento son una parte esencial del control del estrés. Si tiendes a exigirte demasiado, quizás pongas el relajamiento muy abajo en tu lista de prioridades. No seas injusto contigo mismo. Todos necesitamos relajarnos y recargar las pilas.

El relajamiento es increíblemente valioso para mantener tu salud y tu bienestar y para reparar el desgaste del estrés sobre tu mente y tu cuerpo.

Casi todos podemos beneficiarnos de aprender técnicas de relajamiento, que pueden ayudarnos a hacer más lenta la respiración y a enfocar la atención en el momento en que vivimos.

Las técnicas de relajamiento más comunes incluyen meditación, tai chi y yoga. Pero hay maneras más activas de conseguir relajarte. Por ejemplo, caminar al aire libre o participar en actividades deportivas puede ser relajante y ayudar a reducir el estrés.

No importa qué técnica de relajamiento elijas. Lo que sí importa es que selecciones una técnica que funcione para ti y que practiques relajarte de manera regular.

April 08, 2014