Educación sexual: cómo hablar sobre sexo con tu hijo en edad escolar

No es necesario que la educación sexual sea una única charla en la que se hablan todos los temas. Presta atención a los indicios de tu hijo para inferir qué necesita saber y cuándo.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

La educación sexual, por lo general, comienza como una lección simple de anatomía cuando el niño tiene uno a dos años. Sin embargo, tu hijo puede comenzar a hacer preguntas específicas sobre sexo cuando tenga edad escolar. ¿No sabes qué decirle? Considera esta guía para hablar sobre sexo con tu hijo en edad escolar.

Prepárate para que te hagan preguntas detalladas

Los niños de uno a dos años y los niños en edad preescolar generalmente quedan satisfechos con respuestas imprecisas cuando preguntan de dónde vienen los bebés. Pero los niños en edad escolar suelen hacer preguntas más específicas sobre la conexión entre la sexualidad y los bebés.

A medida que las preguntas de tu hijo sobre el sexo se vuelven más complejas, y tal vez más incómodas, es posible que acuda a sus amigos u otras fuentes de información.

Cuando tu hijo en edad escolar pregunte sobre el sexo, pregúntale qué sabe acerca del tema. Corrige las ideas equivocadas y proporciona suficientes detalles para responder las preguntas específicas. No te rías de las preguntas de tu hijo ni uses apodos para su anatomía sexual, ya que puede indicar que no se debería hablar sobre estas partes del cuerpo.

Ten en cuenta estos ejemplos:

  • ¿Qué es una erección? Te recomendamos decir: «El pene generalmente está blando. Pero algunas veces se pone duro y se para. Eso se llama erección». Describe que una erección puede producirse durante el sueño o cuando se toca el pene. Este puede ser un buen momento para describir el sueño húmedo.
  • ¿Qué es la menstruación? Explica que la menstruación es importante en el ciclo reproductivo y que es normal durante la pubertad. Describe el sangrado menstrual y los productos de higiene femenina. Te recomendamos decir: «Para las niñas, la menstruación indica que el cuerpo es lo suficientemente maduro para quedar embarazada».
  • ¿Cómo tienen relaciones sexuales las personas? Si tu hijo tiene dudas sobre la mecánica del sexo, habla con sinceridad. Te recomendamos decir: «Cuando un hombre y una mujer tienen relaciones sexuales, el pene se coloca en la vagina. Con este tipo de relaciones sexuales, se pueden tener bebés». Considera usar un libro con ilustraciones o diagramas para que tu hijo lo comprenda mejor.
  • ¿Pueden dos niñas tener relaciones sexuales? ¿Y dos varones? Podría ser suficiente responder: «Sí. Dos hombres o dos mujeres pueden tener relaciones sexuales y amarse». Nunca es demasiado pronto para enseñarle a tu hijo a respetar a los demás, y decirle que lo amas incondicionalmente.
  • ¿Qué es la masturbación? Te recomendamos decir: «La masturbación es cuando te frotas la zona de los genitales». Recuérdale a tu hijo que la masturbación es una actividad normal, pero privada.

Aunque no te sientas cómodo, sigue adelante. Recuerda que estás preparando el escenario para mantener charlas abiertas y sinceras en los próximos años. Piensa quién es mejor para educar a tu hijo, ¿tú mismo, o la televisión, Internet o los amigos de tu hijo?

Angustia preadolescente

Entre los 8 y los 12 años, los niños suelen preocuparse por si son «normales», en particular, cuando se trata del tamaño del pene y de los pechos. Explica qué les ocurre a los niños y a las niñas durante la pubertad.

Tranquiliza a tu hijo explicándole que los niños de la misma edad maduran a diferentes ritmos. La pubertad podría empezar años antes, o después, para algunos niños, pero, a la larga, todos se pondrán al día.

Sería recomendable que compartas experiencias de tu propio desarrollo, sobre todo si alguna vez tuviste las mismas inquietudes que tu hijo tiene ahora.

Responsabilidades y consecuencias

Habla con tu hijo acerca de las consecuencias emocionales y físicas de comenzar a tener relaciones sexuales, como el embarazo, las infecciones de transmisión sexual y una variedad de sentimientos. Analizar estos temas ahora puede ayudar a tu hijo a que no se sienta presionado por iniciar la actividad sexual antes de estar preparado.

Mientras le explicas a tu hijo cuáles son los peligros de tener relaciones sexuales, no tengas miedo de mencionar también el goce. Hazle saber a tu hijo que el sexo puede ser hermoso en una relación afectuosa y comprometida.

Los momentos cotidianos son clave

Aprovecha las oportunidades cotidianas para hablar acerca del sexo. Los momentos de aprendizaje abundan. Si hay un embarazo en la familia, habla acerca de la formación del bebé en el cuerpo de la mujer. Si ves un comercial de un producto de higiene femenina, úsalo como trampolín para hablar sobre los períodos menstruales. Si una pareja en un programa de televisión comienza a tener citas, habla acerca de las relaciones y acerca de estar enamorado.

Tómate en serio tu rol en la educación sexual. Anima a tu hijo a hablar acerca de su cuerpo, a desarrollar un sentimiento saludable de autoestima y a buscar información en fuentes confiables. Tu abordaje maduro hacia la educación sexual puede ayudar a tu hijo a tener una sexualidad saludable toda la vida.

Nov. 20, 2018 See more In-depth