Enfermedades de transmisión sexual y embarazo: conoce la verdad

Conocer los riesgos para la salud de una enfermedad de transmisión sexual durante el embarazo y los posibles tratamientos.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Las mujeres embarazadas pueden verse afectadas por enfermedades de transmisión sexual, también conocidas como infecciones de transmisión sexual. Si estás embarazada, esto es lo que necesitas saber sobre las infecciones de transmisión sexual.

¿Debes realizarte un análisis que detecte una infección de transmisión sexual durante el embarazo?

Una infección de transmisión sexual durante el embarazo puede representar riesgos graves para tu salud y la de tu bebé. Por lo tanto, la detección de infecciones de transmisión sexual, como el virus de la inmunodeficiencia humana, la hepatitis B, la clamidia y la sífilis, suele realizarse en la primera visita prenatal de todas las mujeres embarazadas. Los exámenes de detección de gonorrea y hepatitis C se recomiendan al menos una vez durante el embarazo para las mujeres en alto riesgo de padecer estas infecciones.

Aunque te hayas hecho un examen de detección de infecciones de transmisión sexual en el pasado, es importante que vuelvas a hacerlo durante el embarazo. No olvides decirle a tu médico si tienes síntomas o has tenido una actividad sexual de alto riesgo. Es posible tener una infección de transmisión sexual sin síntomas.

¿Cómo una infección de transmisión sexual durante el embarazo puede afectar a tu bebé?

Las infecciones de transmisión sexual durante el embarazo pueden causar muchas complicaciones. Por ejemplo:

  • VIH. Las mujeres embarazadas pueden transmitir el VIH a sus bebés durante el embarazo, el trabajo de parto y el parto vaginal, o durante la lactancia. Sin embargo, si el VIH se diagnostica antes o al principio del embarazo, se pueden tomar medidas para reducir el riesgo de transmisión.
  • Hepatitis B. El mayor riesgo de transmisión se produce cuando las mujeres embarazadas se infectan cerca del parto. La transmisión puede prevenirse si los niños en situación de riesgo reciben tratamiento poco después del nacimiento.
  • Clamidia. La clamidia durante el embarazo se ha asociado con el parto prematuro, la ruptura prematura de las membranas y el bajo peso al nacer. La clamidia puede pasar de las mujeres a sus bebés durante un parto vaginal. Si se diagnostica durante el embarazo, la clamidia puede tratarse satisfactoriamente con antibióticos.
  • Sífilis. La sífilis durante el embarazo se ha vinculado con los nacimientos prematuros, muerte fetal intraútero y, en algunos casos, la muerte después del nacimiento. Los niños no tratados tienen un alto riesgo de sufrir complicaciones que afectan a múltiples órganos.
  • Gonorrea. La gonorrea no tratada durante el embarazo se ha vinculado con el nacimiento prematuro, la ruptura prematura de las membranas y el bajo peso al nacer. La gonorrea se le puede transmitir al bebé durante el parto vaginal.
  • Hepatitis C. Algunas investigaciones sugieren que la hepatitis C durante el embarazo aumenta el riesgo de nacimientos prematuros, de un tamaño pequeño del bebé para la edad gestacional y de un bajo peso al nacer. Este tipo de infección hepática se le puede transmitir al bebé durante el embarazo.

Otros efectos de una infección de transmisión sexual en tu bebé pueden incluir:

  • Infección ocular
  • Neumonía
  • Infección en la sangre
  • Daño cerebral
  • Ceguera
  • Sordera
  • Enfermedad hepática crónica

¿Cómo se tratan las infecciones de transmisión sexual durante el embarazo?

Algunas infecciones de transmisión sexual, como la clamidia, la gonorrea y la sífilis, se pueden tratar y curar con antibióticos durante el embarazo. Sin embargo, no se pueden curar las infecciones de transmisión sexual causadas por virus, como la hepatitis B, la hepatitis C y el VIH.

En algunos casos, se pueden utilizar medicamentos antivirales para ayudar a reducir el riesgo de transmitir una infección viral al bebé. Si tienes VIH, puede que debas tener un parto por cesárea.

¿Qué puedes hacer para prevenir una infección de transmisión sexual?

Hay varias maneras de reducir el riesgo de sufrir infecciones de transmisión sexual.

  • No tener relaciones sexuales. Esta es la forma más eficaz de evitar las infecciones de transmisión sexual.
  • Tener una pareja que no sufra ninguna infección. Ten relaciones sexuales solo con una pareja monógama de largo plazo que no tenga ninguna infección.
  • Espera y verifica. Evita el coito vaginal y anal con nuevas parejas hasta que ambos se hayan sometido a las pruebas de detección de infecciones de transmisión sexual. El sexo oral es menos arriesgado, pero usa un preservativo de látex o un protector dental (una pieza fina y cuadrada de goma hecha de látex o silicona) para prevenir el contacto directo entre las membranas mucosas de la boca y de los órganos genitales.
  • Usa preservativos y protectores dentales de manera constante y correcta. Usa un nuevo preservativo de látex o protector dental para cada acto sexual, ya sea oral, vaginal o anal. Nunca uses un lubricante a base de aceite, como vaselina, con un preservativo de látex o un protector dental. Los preservativos hechos de membranas naturales no se recomiendan porque no son tan eficaces para prevenir las infecciones de transmisión sexual.
May 05, 2020 See more In-depth