Embarazo y diabetes: por qué es importante el estilo de vida

El embarazo y la diabetes presentan desafíos específicos. Piensa en tu meta —control estricto del azúcar en sangre— y en qué puedes hacer para alcanzarla.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Cuando tienes diabetes, ya sea tipo 1 o tipo 2, el embarazo presenta desafíos especiales. Es natural que te preocupe cómo podría afectar la diabetes a tu salud y a la de tu bebé. Sin embargo, hay muchas cosas que puedes hacer para promover un embarazo saludable. Esto es lo que saber sobre el embarazo y la diabetes, y dar a luz a un bebé sano.

Embarazo y diabetes: el equipo de atención médica

El equipo de atención médica de diabetes probablemente comprenda un endocrinólogo u otro especialista en diabetes, un educador sobre diabetes y un dietista matriculado. A medida que avance el embarazo, el equipo de atención médica puede ayudarte a controlar el nivel de azúcar en sangre y ajustar el tratamiento de la diabetes según la necesidad.

Durante el embarazo, tal vez debas consultar con otros especialistas, como:

  • Un obstetra. Elige un obstetra especializado en embarazos de alto riesgo que haya atendido a otras embarazadas con diabetes. El obstetra controlará exhaustivamente tu salud y la de tu bebé a lo largo del embarazo.
  • Un especialista en ojos. Un especialista en ojos puede controlar el daño provocado por la diabetes en los pequeños vasos sanguíneos de los ojos, que puede progresar durante el embarazo.
  • Un pediatra. Posiblemente también quieras establecer contacto con el médico que atenderá a tu bebé una vez que haya nacido.

El objetivo: control meticuloso del nivel de azúcar en sangre

El control del nivel de azúcar en sangre antes del embarazo y durante este es la mejor manera de prevenir complicaciones de la diabetes. Un buen control del azúcar en sangre durante el embarazo puede:

  • Reducir el riesgo de sufrir un aborto espontáneo y de que haya muerte fetal. Un buen control del azúcar en sangre reduce el riesgo de sufrir un aborto espontáneo y de que haya muerte fetal, las principales preocupaciones del embarazo cuando se padece diabetes.
  • Reducir el riesgo de que haya un nacimiento prematuro. Cuanto mejor sea el control del azúcar en sangre, habrá menos probabilidades de comenzar el trabajo de parto de forma prematura.
  • Reducir el riesgo de que haya defectos congénitos. Un buen control del azúcar en sangre durante los primeros meses del embarazo reduce, en gran medida, el riesgo de que el bebé tenga defectos congénitos, particularmente los que afectan el cerebro, la columna vertebral y el corazón.
  • Reducir el riesgo de que haya crecimiento fetal excesivo. Si tienes un control de azúcar en sangre deficiente, el exceso de glucosa puede atravesar la placenta. Esto provoca que el páncreas del bebé produzca un exceso de insulina, lo que puede generar que el bebé crezca demasiado (macrosomía). Un bebé grande complica el parto vaginal y esto hace que esté en riesgo de sufrir lesiones durante el nacimiento.
  • Prevenirles complicaciones a las madres. Un buen control del azúcar en sangre reduce el riesgo de sufrir presión arterial alta, preeclampsia, que es la presión arterial alta que comienza después de las 20 semanas de embarazo, y otras complicaciones potencialmente graves para el embarazo.
  • Prevenirle complicaciones al bebé. A veces, los bebés de las madres que padecen diabetes tienen un nivel bajo de azúcar en sangre (hipoglucemia) poco después del nacimiento porque su propia producción de insulina es demasiado alta. Un buen control del azúcar en sangre puede ayudar a promover un nivel de azúcar en sangre saludable para el bebé, así como niveles saludables de calcio y magnesio en la sangre. Un buen control del azúcar en sangre también ayuda a prevenir los cambios de color amarillento en la piel y en los ojos (ictericia) después del nacimiento.
Dec. 16, 2014 See more In-depth