Embarazo y asma: cómo controlar los síntomas

El asma durante el embarazo puede significar riesgos de salud graves para ti y tu bebé. Descubre cómo evitar los desencadenantes y usar los medicamentos de manera segura.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

El asma es una afección pulmonar crónica. Si estás embarazada, el asma puede afectar tu salud y la de tu bebé. Descubre lo que debes saber sobre el asma y el embarazo.

¿Por qué es un riesgo tener asma durante el embarazo?

Si estás tratando el asma de manera efectiva y dicha afección está bien controlada durante el embarazo, hay poco o ningún riesgo de complicaciones asociadas con el asma. Sin embargo, el asma grave o mal controlada durante el embarazo puede aumentar el riesgo de varios problemas, entre ellos:

  • Una complicación del embarazo caracterizada por presión arterial alta y signos de daños en otro sistema de órganos, a menudo los riñones (preeclampsia)
  • Crecimiento fetal restringido
  • Nacimiento prematuro
  • La necesidad de una cesárea

En casos extremos, la vida del bebé puede estar en peligro.

¿El embarazo puede empeorar el asma?

El asma se clasifica en cuatro categorías generales, de la menos grave a la más grave. Si bien el embarazo puede hacer que el asma empeore, mejore o permanezca inalterable, las investigaciones sugieren que la gravedad del asma durante el embarazo está relacionada con la gravedad del asma antes del embarazo. Es más probable que los síntomas empeoren en personas con asma grave.

Si el asma mejora, la mejoría suele ser gradual a medida que avanza el embarazo. Si el asma empeora, el aumento de los síntomas es más notable durante el primer y el tercer trimestre de embarazo.

Algunas mujeres pueden presentar peores signos y síntomas de asma a comienzos del embarazo porque dejan de tomar los medicamentos después de quedar embarazadas. Cualquier cambio que hagas en la rutina de medicamentos puede influir en la gravedad del asma.

¿Es seguro tomar medicamentos para el asma durante el embarazo?

Cualquier medicamento que tomes durante el embarazo puede representar riesgos. Se plantearon algunas preocupaciones sobre el uso de glucocorticoides sistémicos (un tipo de esteroide) durante el embarazo. Se han relacionado con un mayor riesgo de preeclampsia, diabetes gestacional, problemas suprarrenales y riesgos de que el bebé tenga hendiduras bucales y bajo peso al nacer. Sin embargo, la mayoría de los medicamentos para el asma pueden usarse sin inconvenientes durante el embarazo.

Además, es más seguro tomar medicamentos para el asma durante el embarazo que sufrir los síntomas del asma o un ataque de asma. Si tienes dificultad para respirar, es posible que el bebé no reciba suficiente oxígeno.

Si necesitas medicamentos para controlar los síntomas del asma durante el embarazo, el profesional de la salud te recetará el medicamento más seguro en la dosis más adecuada. Toma los medicamentos según lo recetado. No suspendas ningún medicamento ni ajustes la dosis por tu cuenta. Según el tipo de medicamento que estés tomando y los síntomas que tengas, es posible que el profesional de la salud pueda controlar el asma durante las consultas prenatales. En otros casos, es posible que tengas que consultar con el médico de cabecera o especialista en asma durante todo el embarazo.

¿Puedo recibir inyecciones para la alergia durante el embarazo?

Si iniciaste un ciclo de inyecciones para la alergia antes del embarazo, puedes continuar las inyecciones durante el embarazo. Sin embargo, no se recomienda comenzar un ciclo de inyecciones para la alergia durante el embarazo. Las inyecciones para la alergia pueden provocar reacciones alérgicas peligrosas, como anafilaxia, especialmente en la etapa temprana del tratamiento. La anafilaxia durante el embarazo puede ser fatal tanto para la madre como para el bebé.

¿Necesitaré pruebas especiales?

Si tienes asma mal controlado o de moderado a grave, o si te estás recuperando de un ataque de asma grave, tu profesional de salud podría recomendar una serie de ecografías a partir de la semana 32 del embarazo para controlar el crecimiento y la actividad del bebé.

También, el profesional de salud puede recomendarte que prestes especial atención al nivel de actividad del bebé.

¿Qué debería hacer para prepararme para el embarazo?

Si tienes asma, programa una consulta previa a la concepción con el profesional de salud que te tratará durante el embarazo, así como con un médico especialista en medicina familiar y un especialista en asma. Ellos evaluarán hasta qué punto estás controlando tu asma y considerarán cualquier cambio en el tratamiento que debas hacer antes de comenzar con el embarazo. Debido a que los síntomas del asma pueden aumentar durante el embarazo, tu equipo para atención médica controlará de cerca este trastorno.

¿Qué puedo hacer para prevenir las complicaciones?

Cuidar de ti misma es la mejor manera de cuidar a tu bebé. Por ejemplo:

  • Asiste a las consultas prenatales. Visita a tu profesional de la salud periódicamente durante todo tu embarazo. Comparte las preguntas o inquietudes que puedas tener.
  • Toma tus medicamentos tal como te lo indicó el médico. Si tienes inquietudes sobre los medicamentos que estás tomando, consulta con tu profesional de la salud.
  • No fumes. Si fumas, pídele ayuda a tu profesional de la salud para dejar de fumar. Fumar puede empeorar el asma y fumar durante el embarazo puede provocar problemas de salud para ti y para el bebé.
  • Evita y controla los factores desencadenantes. Evita la exposición al humo de segunda mano y otros posibles irritantes, como el polvo y la caspa de los animales.
  • Controla la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE). ERGE: una enfermedad digestiva crónica que causa reflujo ácido y acidez estomacal y puede empeorar los síntomas del asma. Si desarrollas ERGE, es posible que puedas reducir los síntomas al elevar la cabecera de la cama, comer comidas más pequeñas, esperar al menos tres horas después de comer antes de acostarte y evitar alimentos que desencadenen el reflujo.
  • Reconoce los signos de advertencia. Asegúrate de conocer los signos y síntomas tempranos de que el asma está empeorando, como tos, opresión en el pecho, falta de aire o sibilancias. Habla con tu profesional de la salud sobre los tratamientos en el hogar y cuándo debes buscar asistencia médica.

¿Qué se puede decir sobre el trabajo de parto y el parto?

La mayoría de las mujeres no padecen síntomas de asma importantes durante el trabajo de parto y el parto. Si tomas medicamentos para el asma, no los interrumpas durante el trabajo de parto ni el parto.

¿Podré amamantar a mi bebé?

A las mujeres que tienen asma (incluso si toman medicación) se las alienta a que amamanten.

¿Mi bebé tendrá asma?

Se cree que varios factores aumentan las probabilidades de que una persona padezca asma, como tener un padre o un hermano con asma o una madre que haya fumado durante el embarazo. Asegúrate de hablar con el pediatra de tu bebé acerca de cualquier inquietud que puedas tener sobre su salud.

Nov. 20, 2018 See more In-depth