Embarazo y asma: cómo controlar los síntomas

El asma durante el embarazo puede significar riesgos de salud graves para ti y tu bebé. Descubre cómo evitar los desencadenantes y usar los medicamentos de manera segura.

Escrito por personal de Mayo Clinic

El asma es una enfermedad pulmonar crónica. Si estás embarazada, el asma puede afectar tu salud y la de tu bebé. Descubre lo que debes saber sobre el asma y el embarazo.

¿Por qué es un riesgo tener asma durante el embarazo?

Si recibes un tratamiento efectivo para el asma y estás bien controlada durante el embarazo, el riesgo de complicaciones relacionadas con el asma puede ser muy bajo o nulo. Sin embargo, el asma grave o mal controlada durante el embarazo podría aumentar el riesgo de diversos problemas, entre ellos:

  • Náuseas del embarazo intensas
  • Sangrado vaginal
  • Una complicación del embarazo caracterizada por presión arterial alta y signos de lesión en otro sistema de órganos, en general los riñones (preeclampsia)
  • Crecimiento fetal limitado
  • Trabajo de parto complicado
  • Parto prematuro
  • Bajo peso al nacer

En casos extremos, la vida del bebé puede correr riesgo.

¿El embarazo puede empeorar el asma?

El asma se clasifica en cuatro categorías generales, de la menos grave a la más grave. Si bien el embarazo puede hacer que el asma empeore, mejore o no sufra alteraciones, las investigaciones sugieren que la gravedad del asma durante el embarazo está relacionada con su gravedad antes de este. Es más probable que los síntomas empeoren cuando el asma es grave.

Si el asma mejora, por lo general, es de forma paulatina a medida que avanza el embarazo. Si el asma empeora, el aumento de los síntomas es más evidente desde la semana 29 hasta la semana 36 de embarazo.

Es posible que, en algunas mujeres, los signos y síntomas del asma empeoren en la etapa final del embarazo, ya que suspenden los medicamentos después de quedar embarazadas. Cualquier modificación que hagas en la rutina de medicamentos también puede influir en la gravedad del asma.

¿Es seguro tomar medicamentos para el asma durante el embarazo?

Cualquier medicamento que tomes durante el embarazo puede afectar al bebé. Se han planteado algunas inquietudes sobre el uso de glucocorticoides sistémicos durante el embarazo, que se ha relacionado con un mayor riesgo de labio y paladar hendidos en los bebés, nacimiento prematuro, bajo peso al nacer y preeclampsia. Sin embargo, la mayoría de los medicamentos para el asma pueden usarse sin inconvenientes durante el embarazo.

Además, es más seguro tomar medicamentos para el asma durante el embarazo que sufrir los síntomas del asma o un ataque de asma. Si tienes dificultad para respirar, es posible que el bebé no reciba suficiente oxígeno.

Si necesitas medicamentos para controlar los síntomas del asma durante el embarazo, el profesional de salud te recetará el medicamento más seguro en la dosis más adecuada. Toma los medicamentos según lo recetado. No suspendas ningún medicamento ni ajustes la dosis por tu cuenta. Según el tipo de medicamento que estés tomando y de los síntomas que tengas, es posible que el profesional de salud pueda controlar el asma durante las consultas prenatales. En otros casos, es posible que tengas que consultar al médico de cabecera o especialista en asma durante todo el embarazo.

Si comienzas un ciclo de vacunas contra la alergia antes del embarazo, puedes continuar con las vacunas durante el embarazo. Sin embargo, no se recomienda comenzar un ciclo de vacunas contra la alergia durante el embarazo. Las vacunas contra la alergia pueden provocar una reacción alérgica peligrosa conocida como «anafilaxia», especialmente al comienzo de la terapia. La anafilaxia durante el embarazo puede ser mortal para la madre y el bebé.

¿Necesitaré pruebas especiales?

Si tienes asma mal controlado o de moderado a grave, o si te estás recuperando de una crisis asmática grave, el profesional de salud podría recomendar una serie de ecografías a partir de la semana 32 del embarazo para controlar el crecimiento y la actividad del bebé.

Si los síntomas del asma empeoran continuamente, el profesional de salud podría recomendar una cardiotocografía electrónica o un perfil biofísico (prueba prenatal que se utiliza para supervisar el bienestar del bebé). La prueba combina un control de la frecuencia cardíaca fetal y una ecografía fetal. Durante un perfil biofísico, se evalúan la frecuencia cardíaca del bebé, la respiración, los movimientos, el tono muscular y el nivel de líquido amniótico.

El profesional de salud también puede recomendarte que prestes mucha atención al nivel de actividad del bebé.

May 20, 2015 See more In-depth