Los fundamentos de comer limpio lo alientan a consumir más alimentos integrales como frutas, verduras, proteínas magras, granos integrales y grasas saludables, y limitar los bocadillos, los dulces y otros alimentos envasados altamente procesados. Obtén más información sobre cómo comer limpio.

By Emily Brown, R.D.N., L.D.

Los fundamentos de comer bien te animan a consumir más alimentos enteros, como frutas, verduras, proteínas magras, granos enteros y grasas saludables, y limitar los bocadillos, dulces y otros alimentos envasados altamente procesados. Un ejemplo de una comida que contenga todos estos alimentos sería una ensalada de espinacas con pollo a la parrilla, quinoa, aguacate, nueces y rebanadas de manzana.

Otros consejos para comer bien incluyen:

  • Limitar los alimentos envasados altamente procesados con una larga lista de ingredientes, la mayoría de los cuales no son naturales. Los ingredientes que aparecen en la etiqueta de los alimentos deben ser, en su mayoría, alimentos que reconozcas, como la avena cortada de grano entero, la manzana seca, la linaza y la canela. Limita los ingredientes que no puedas identificar o que no puedas pronunciar fácilmente, como la cera de carnauba, la lecitina de soja y el sabor artificial.
  • Reducir el consumo de alimentos con sal, azúcar o grasa añadida.
  • Evitar los alimentos que se alteran drásticamente en comparación con su forma natural, como el jugo de manzana versus una manzana entera, los nuggets de pollo versus una pechuga de pollo fresca, o las papas fritas vegetales versus verduras frescas.

    Algunas veces el procesamiento puede ser algo bueno para los alimentos, como la pasteurización que hace que los huevos y los productos lácteos sean seguros para el consumo. Además, las frutas y verduras congeladas son adecuadas porque son mínimamente procesadas y a veces pueden contener más nutrientes que las variedades frescas, ya que están congeladas en su punto máximo.

  • Preparar y comer más alimentos en casa. Comienza con comidas sencillas que te ayuden a adquirir el hábito, como yogur griego y bayas frescas para el desayuno, o un pavo asado con granos enteros y un burrito de aguacate con rebanadas de pimiento rojo en el almuerzo.

Comer bien no es blanco o negro. Hay espacio para la flexibilidad y las modificaciones, y no se requiere evitar ciertos grupos de alimentos, a menos que sea médicamente necesario.

Comer bien tampoco significa que todos los alimentos deban consumirse crudos. Cocinar, pasteurizar y conservar está bien.

Reemplazar las comidas con batidos de proteína comprados en la tienda o batidos y jugos azucarados no es un ejemplo de comer bien.

June 20, 2019