Cómo y dónde comes es importante. Desde el tamaño del plato hasta la mesa, estos consejos aprobados por expertos te ayudarán a atravesar la hora de la cena como un profesional experimentado.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

¿Alguna vez has considerado de qué forma tu entorno alimentario afecta tu salud? Los científicos lo han hecho.

Resulta que el lugar y la forma en que la gente come tienen un papel importante en el peso, la nutrición y la salud en general. Así que ya sea que cenes solo o sirvas a toda la familia, estos trucos para la hora de la cena avalados por investigaciones pueden ayudarte a renovar tu entorno de alimentación para mantenerte a ti y a tu familia sanos.

  1. Mantén ordenado el comedor: ¿El comedor o la mesa de la cocina se están convirtiendo en tu oficina de correo o aula de clases? El desorden distrae y puede dificultar la concentración. Un estudio en particular mostró que la distracción al comer aumentaba la cantidad de refrigerios que los participantes tomaban más tarde. Al dedicar un tiempo para organizar o redecorar el comedor, estarás más inclinado a usarlo (y disfrutarlo).
  2. Siéntate en la mesa: Según los expertos, la cena se come en la mesa, no en el sofá. Permanecer sentado en la mesa ayuda a mejorar la postura para comer, reduce la distracción y mejora la concentración durante toda la comida. Un estudio incluso concluyó que comer en la mesa del comedor estaba correlacionado con un peso más saludable.
  3. Sirve la comida en la cocina: Cuando queda en la mesa el recipiente de espaguetis para servir o un plato de pan, podría resultar demasiado tentador comer una segunda porción. En cambio, mantén la comida fuera de la vista en las hornallas o en la mesada de la cocina. Tendrás que pensártelo dos veces (o tres veces) antes de ponerte de pie y repetir el plato, que puede ser todo lo que necesitas para decidir si aún tienes hambre.
  4. Opta por platos y vasos más pequeños: El ojo puede ser engañoso. Es instintivo llenar con comida el espacio del plato. Así que si tomas un plato grande, probablemente estés sirviendo porciones más grandes de las que necesitas. En su lugar, toma un plato o vaso más pequeño.
  5. Haga que la hora de comer sea libre de pantallas: Un consejo importante tanto para niños como para adultos es apagar el televisor y el teléfono inteligente. La ausencia de tecnología reduce las distracciones y te da la oportunidad de concentrarte en lo que estás haciendo: comer. Podrás interpretar mejor las señales de hambre y de saciedad, lo cual puede ayudarte a evitar comer en exceso.
  6. Deja que la hora de la cena sea una oportunidad para establecer lazos afectivos: Ya sea que estés comiendo con amigos o familiares, las conexiones significativas son importantes. Las investigaciones demuestran que los niños que comen regularmente en familia se desempeñan mejor en la escuela y tienen menores índices de ansiedad y depresión.

La alimentación saludable es algo más que la comida; también se trata del medio ambiente. Así que antes de que el reloj marque la hora de la cena, piensa en tu espacio para comer. Renovar la rutina y el entorno puede ser la clave para ayudarles a ti y a tu familia a comer y disfrutar juntos de una cena saludable sentados en la mesa.

Jan. 24, 2019