La proteína de suero de leche es un suplemento dietético que puede tener beneficios para las personas que hacen ejercicio vigoroso y otros.

La proteína es uno de los tres nutrientes claves que el cuerpo necesita diariamente. La proteína se considera un macronutriente, junto con los carbohidratos y las grasas. La proteína de suero de leche, una de las proteínas primarias que se encuentran en los productos lácteos, representa muchos de los beneficios para la salud que ofrecen los productos lácteos.

Subproducto del proceso de elaboración del queso, la proteína de suero de leche proporciona cantidades sustanciales de los aminoácidos esenciales que se necesitan para llevar a cabo las funciones que las proteínas desempeñan en el cuerpo. La proteína de suero de leche se suministra típicamente en forma de polvo. Puede añadirse a líquidos o alimentos blandos (como avena o compota de manzana) o mezclarse con ingredientes como hielo y fruta fresca para hacer un batido o licuado.

La proteína se encuentra tanto en fuentes animales como vegetales. La calidad de una proteína depende de la cantidad y el tipo de aminoácidos que aporta. Normalmente, las proteínas animales de la carne de vaca, el pollo, el pescado, los productos lácteos y los huevos aportan más aminoácidos necesarios por el cuerpo que las proteínas vegetales, como los aminoácidos de la soja, los guisantes, el arroz y las verduras.

Los suplementos dietéticos de proteína de suero a menudo se usan cuando las personas quieren consumir una cantidad de proteínas mayor a la que obtienen de su dieta. La proteína adicional puede ser útil para:

  • Personas que hacen ejercicios extenuantes
  • Personas en recuperación de una cirugía
  • Personas curándose de una lesión o quemaduras
  • Niños y adolescentes en crecimiento
  • Personas en un programa de control de peso o con una dieta limitada en calorías
  • Adultos mayores, cuya necesidad de proteínas aumenta al mismo tiempo que podrían estar comiendo menos debido a la reducción del apetito, la dificultad para masticar o tragar, o la mala digestión

Una cantidad suficiente de proteínas puede ayudarte de varias maneras:

  • Promueve la salud nutricional general*
  • Ayuda a mantener la masa muscular*
  • Apoya la función inmunológica saludable*
  • Promueve la recuperación muscular después del ejercicio extenuante*

En el caso de uso general, el consumo de 20 a 30 gramos de proteína de suero al día parece ser seguro. No debes consumir más de 0.6 gramos por libra de tu peso corporal; por ejemplo, una persona que pesa 160 libras no debe consumir más de 96 gramos de proteína de suero suplementaria por día. Si deseas tomar proteína de suero por una razón de salud específica, habla con tu profesional de atención médica para asegurarte de tomar la cantidad apropiada.

Los efectos secundarios son escasos cuando se toma proteína de suero, pero algunos ensayos clínicos han mostrado algunos posibles efectos adversos, como náuseas, distensión, calambres, estreñimiento, diarrea, fatiga y dolor de cabeza. Estos efectos son más probables con dosis altas de proteína de suero. No consumas un suplemento de proteína de suero si tienes alergia o sensibilidad a los productos lácteos.

Ten precaución cuando estés tomando el medicamento antiparasitario albendazol (Albenza), si estás tomando alendronato (Fosamax) para prevenir o tratar la osteoporosis, o si estás tomando antibióticos de quinolona o tetraciclina. Estos medicamentos se deben tomar aparte de la proteína del suero de leche, ya que esta puede alterar la tasa de absorción del medicamento.

*Estas declaraciones no han sido evaluadas por la Food and Drug Administration (Administración de Alimentos y Medicamentos). Este producto no tiene como finalidad diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad.

June 20, 2019