El agua es una excelente opción para mantenerse hidratado. Después de todo, el agua no contiene calorías, no es cara y está al alcance de todos. Aun así, no es la única opción. Recuerda que los alimentos también contribuyen en tus necesidades diarias de líquidos. Muchas frutas y verduras, como la sandía o los jitomates, contienen un 90% o más de agua. Las bebidas como la leche y el jugo también están compuestas mayormente por agua. Con moderación, incluso la cerveza, el vino y las bebidas con cafeína, como el café, el té o los refrescos, pueden contribuir a tu hidratación diaria.

April 11, 2015