Las etiquetas de los alimentos pueden ayudarte a conocer información importante sobre lo que estás comiendo, incluyendo las calorías, la grasa, el sodio y otros contenidos nutrimentales. También te pueden decir cómo medir el tamaño de las porciones. Seguramente te sorprendas al saber que el tamaño de las porciones es menor de lo que piensas. Por ejemplo, una porción de carbohidratos equivale a una rebanada de pan integral, pero no dos. A pesar de que las etiquetas no tendrán un lugar de honor en la literatura, son algo bueno para leer.

June 21, 2016