Si te saltas el desayuno porque estás cansado de siempre lo mismo, haz que la comida o la cena sean tu inspiración. En lugar de cereales o pan tostado, cubre una papa cocida en el microondas con brócoli y queso parmesano gratinado. También puedes probar un sándwich integral con carne magra y queso bajo en grasa. Las sobras de pizza vegetariana, chili con vegetales, o una pita integral rellena de atún enlatado con agua y pepinos son también buenas opciones. Con un poco de creatividad, el desayuno puede ser saludable, práctico y variado, especialmente si quieres opciones que no sean los cereales.

April 22, 2014