Imagina tu supermercado favorito. Seguramente, la sección de productos frescos, los departamentos de carne y pescado y la zona de los lácteos estén ubicados en el perímetro de la tienda. Ahí es donde deberías concentrar la mayor parte de tu tiempo al comprar. ¿Por qué? Los alimentos frescos son, por lo general, más sanos que los preparados que se encuentran en los pasillos centrales. Esto ayuda a que se controle mejor la grasa y el sodio en la dieta.

Aug. 06, 2014