Ya sea suave o picante, homogénea o con trozos, la salsa es excelente para una gran variedad de comidas. Pruébala con papas, verduras, pescado y pollo. Desafortunadamente, la salsa comprada en tiendas puede tener un alto contenido de sal. Pero puedes hacer la tuya fácilmente. Primero, pica 2 dientes de ajo, 1 cebolla roja pequeña, 2 pimientos y 4 tomates. Mezcla con cilantro fresco, 1/4 de taza de jugo de limón y 2 cucharaditas de azúcar. Añade 1 cucharadita de pimienta negra y 1/2 cucharadita de sal (opcional). Deja enfriar por lo menos 30 minutos para que los sabores se mezclen.

Aug. 23, 2019