Para mantener la salud intestinal, alimenta las bacterias buenas

Sigue una dieta rica en vegetales para promover un intestino saludable, lo que puede ayudar a mantener controladas las enfermedades y favorecer el metabolismo, el tracto digestivo y el sistema inmunitario.

By Jason S. Ewoldt

En este preciso momento, estás cubierto de billones de bacterias, tanto por fuera como por dentro del cuerpo. ¿Estás listo para buscar el desinfectante para manos? Espera. Si bien algunas de estas bacterias provocan enfermedades, otras benefician tu salud. Tu alimentación afecta en gran medida cuáles proliferarán.

Investigaciones recientes están revelando muchas de las maneras en las que ciertas bacterias y un equilibrio entre distintos tipos de estas pueden afectar tu salud. Estas bacterias forman parte del microbioma humano, junto con hongos, virus y arqueas. Estos cubren cada centímetro de la superficie del cuerpo, incluso el cuero cabelludo, el interior de la boca, el revestimiento del esófago y la parte trasera de la rodilla. Tu cuerpo tiene aproximadamente el mismo número de bacterias que de células (entre 30 y 50 billones); y la mayoría de bacterias se alojan, por lejos, en la microbiota intestinal. (La comunidad de microbios en una parte específica del cuerpo se denomina «microbiota»).

Las bacterias buenas en la microbiota intestinal desempeñan muchas funciones, entre ellas, las siguientes:

  • Metabolizan nutrientes y medicamentos
  • Ayudan al sistema inmunitario a prevenir invasiones patógenas
  • Mantienen la estructura y el funcionamiento del tubo gastrointestinal

Sin embargo, la microbiota intestinal a menudo también alberga bacterias menos útiles. Los investigadores han relacionado el desequilibrio entre las bacterias buenas y las bacterias malas con trastornos tales como artritis, síndrome de intestino irritable, obesidad, cáncer y depresión.

Tanto la edad como la genética, la alimentación, el entorno y el estilo de vida parecen afectar los tipos de bacterias que componen el microbioma. Si bien no puedes controlar estas bacterias, tu alimentación y tus elecciones de estilo de vida (fumar, beber, hacer ejercicio, etc.) favorecerán a un lado o al otro, en especial a largo plazo. Las investigaciones sugieren que comer plantas y cereales integrales ayuda a que crezcan las bacterias buenas, ya que les suministran hidratos de carbono complejos que el cuerpo humano no puede digerir y que entonces se convierten en alimento para dichas bacterias. Ciertos alimentos con cultivos activos, como el yogur, el kimchi y la kombucha, también pueden sumar bacterias útiles al sistema.

  • Intenta lo siguiente: Enfócate en comer al menos cinco porciones de frutas y de vegetales por día. Las frutas y los vegetales no solo son nutritivos, sino que además contienen hidratos de carbono complejos que ayudan a que las bacterias buenas se proliferen.
  • Las investigaciones demuestran además que la grasa y el azúcar fomentan el crecimiento de las bacterias malas, lo que, en consecuencia, aumenta la prevalencia de estas bacterias que provocan enfermedades. Asimismo, algunos estudios sugieren que las dietas con alto contenido de proteínas de origen animal están relacionadas con una formación más desfavorable de bacterias.
  • Para fomentar una microbiota intestinal saludable, limita el consumo de alimentos procesados, dado que estos generalmente poseen un alto contenido de azúcares y de grasas.
  • Trata de reemplazar las fuentes de proteínas de origen animal por las fuentes vegetales de proteínas, como las legumbres, los frutos secos, el tofu y el tempeh durante la semana.

Entonces recuerda: comer frutas y vegetales no solo es bueno para tu salud, sino también para tus compañeros microscópicos.

June 13, 2018 See more In-depth