Estos cinco consejos pueden ayudarte a escoger mejores opciones cuando vayas a un restaurante de comida rápida.

Escrito por personal de Mayo Clinic

¿Seguir una dieta para perder peso significa que debes dejar la comida rápida? No necesariamente.

Parar ocasionalmente en un restaurante de comida rápida puede ser parte de una dieta sana — si tienes cuidado cuando haces tu pedido. Ten en cuenta estos consejos.

Si el restaurante ofrece varias opciones de tamaño para los sándwiches, escoge el más chico. Evita las hamburguesas con dos o tres trozos de carne, que pueden contener cerca de 800 calorías. Escoge la regular o la infantil, que tienen aproximadamente 250 calorías. Y evita también la porción grande de papas fritas o aros de cebolla y pide una pequeña en su lugar. Sólo este cambio puede ahorrarte 200 calorías.

Aprovecha los acompañamientos sanos que se ofrecen en muchos lugares de comida rápida. Por ejemplo, en lugar de papas fritas, escoge una ensalada con aderezo bajo en grasa o papas horneadas. O añade un platillo de fruta y yogur a tu comida.

Otras opciones saludables incluyen rodajas de manzana o naranja, los elotes tiernos, el arroz al vapor o las papas chips horneadas.

Escoge una entrada de ensalada con pollo a la parrilla, camarones o vegetales. Pide aderezo bajo en grasas separado de la ensalada, que será mejor que el aderezo regular.

Cuidado con las ensaladas altas en calorías, como las que vienen en un plato comestible y frito, y las que incluyen pollo empanizado u otras guarniciones fritas. También evita los extras como el queso o los tostones, que van a aumentar con rapidez el número de calorías.

Los alimentos fritos o empanizados, como el pollo crujiente y los filets de pescado, tienen contenido alto en grasas y calorías. Selecciona carnes magras a la parrilla o rostizadas — como el pavo o la pechuga de pollo, el jamón magro o el roastbeef magro.

Muchas bebidas contienen gran cantidad de calorías. Por ejemplo, un refresco grande (30 onzas, u 88 mililitros) contiene unas 300 calorías. En su lugar, ordena refrescos dietéticso, agua, té helado sin edulcorantes o agua mineral.

Evita también malteadas y helados. Las malteadas grandes contienen más de 800 calorías.

Recuerda que no tienes por qué conformarte con lo que viene en tu sándwich o comida — ni siquiera en los restaurantes de comida rápida. Pide las opciones y sustituciones más sanas. Y vigila el tamaño de las porciones.

Feb. 27, 2016