Cocina en casa esta semana

Cocinar en casa permite disfrutar de comidas más sanas, tener menos gastos en alimentos y lograr una mayor unión familiar. Con el mínimo esfuerzo y tiempo, cualquiera puede adoptar algunas estrategias para empezar a cocinar en el hogar.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Cocinar en casa permite disfrutar de comidas más sanas, tener menos gastos en alimentos y lograr una mayor unión familiar. Pero los estudios demuestran que los estadounidenses están consumiendo menos comidas en sus casas ahora que en las décadas anteriores, y las comidas que consumen fuera de sus hogares tienen más calorías, grasas y azúcares agregados que las comidas caseras.

Las personas que no cocinan con frecuencia compran más alimentos precocinados cuando hacen las compras, tienden a picar en lugar de consumir comidas balanceadas y, a menudo, se sienten menos satisfechas con la calidad y sabor de sus dietas.

La mayor barrera a la hora de cocinar en casa es la falta de tiempo y la creencia de que cocinar desde cero lleva más tiempo que pedir comida o ir a comprar a tiendas desde el automóvil. Otros obstáculos frecuentes implican no saber cómo comenzar a planificar las comidas y qué alimentos comprar. Además, algunas personas simplemente no disfrutan de cocinar, y puede resultarles complicado hacerlo para tan solo una o dos personas en el hogar.

Con el mínimo esfuerzo y tiempo, cualquiera puede adoptar algunas estrategias para empezar a cocinar en el hogar. Prueba estos consejos para esta semana:

Olvídate de las recetas (por ahora)

Una receta es como un mapa que detalla una forma de llegar a un lugar específico. Si sigues las instrucciones cuidadosamente, podrás llegar a tu destino final. Pero si no sabes conducir, el resultado final podría ser un desastre. Concéntrate en entender las habilidades, las técnicas y los procesos básicos de cocina, como hornear, asar, cocinar al vapor, sofreír y cocinar a la parrilla. Hay muchos recursos disponibles en línea e impresos para ayudarte a aprender. Cuando te sientas cómodo en la cocina, podrás dominar hasta las recetas más complejas.

No te compliques

En vez de intentar preparar una comida de tres platos desde el principio, concéntrate en un solo componente principal, como las proteínas. Experimenta con diferentes métodos de cocción utilizando algo tan simple como una pechuga de pollo o un filete de salmón. Completa el resto de la comida con alimentos básicos de rápida cocción y mínimamente procesados, como vegetales congelados, tomates enlatados y pastas integrales.

Mejora porciones más pequeñas de comidas preparadas de la tienda de comestibles o de tu restaurante favorito con un componente casero. Equilibrar las dos comidas no solo te permitirá ahorrar tiempo y dinero, sino que, además, es probable que los platos resultantes sean de mejor calidad y tengan menor cantidad de grasas y de calorías que una comida típica para llevar.

Comienza poco a poco

Al principio, planifica cocinar solo una comida a la semana. Continúa cocinando la misma comida o usando la misma técnica de cocción hasta que te sientas competente. Alcanza el éxito agregando una comida semanal adicional, aprendiendo una nueva técnica o poniendo en prácticas ambas opciones. Las mejoras pequeñas y consistentes son la clave para lograr el éxito a largo plazo.

Ten un plan

Ten en mente una comida que te gustaría comer en la cena una noche. Compra lo que necesitarás para esa comida, junto con alimentos básicos que todavía no tengas a mano, como aceite vegetal o vegetales congelados. Tómate un tiempo la noche anterior para preparar todo por adelantado. Esto podría significar cortar previamente los vegetales, medir los ingredientes secos o líquidos, o marinar la proteína.

Prepárate para el éxito

Ayúdate a mantener los objetivos y a eliminar los posibles obstáculos creando un ambiente óptimo para cocinar. Para limitar las distracciones, apaga el televisor y acomoda el desorden de la cocina. Asegúrate de poder acceder con facilidad a los instrumentos y al equipo que necesitas.

Limpia sobre la marcha, pasa un trapo por la mesada y lava los platos. Esto hará que vivas una experiencia más relajada a la hora de cocinar y de cenar.

Aug. 14, 2020 See more In-depth

Ver también

  1. Cinco formas deliciosas de modificar recetas para una alimentación más saludable
  2. Una forma más saludable de tomar tu desayuno favorito
  3. Una nueva forma de disfrutar de la fruta fresca
  4. Con un poco de azúcar, los vegetales saben mejor
  5. Añade un toque de sabor a la fruta fresca
  6. Los secretos de la cocina con bajo contenido de grasa
  7. Una manera fácil de agregar omega-3
  8. Usa menos azúcar para cocinar
  9. Cocción por lotes para 1
  10. Frijoles y otras legumbres: consejos para cocinar
  11. La calabaza en lata: ¿es mejor que la fresca?
  12. ¿Cocinando la cena? Prueba estas técnicas
  13. Estrategias para preparar y disfrutar comidas saludables en casa con mayor frecuencia
  14. Elementos básicos de la despensa para unas vacaciones sin gluten
  15. E. coli y seguridad alimentaria
  16. Plato sencillo de pescado para cuatro
  17. Agrega más frutas a tu alimentación
  18. Agrégale más fruta a los batidos
  19. Voltea tu hamburguesa
  20. Seguridad alimentaria
  21. Enfermedades causadas por alimentos
  22. Aumenta tu consumo de fibra
  23. Alternativas libres de gluten a la harina de trigo
  24. ¿Frutas asadas? ¡Pruébalas!
  25. ¿Quieres recetas más saludables? Elimina 1 ingrediente
  26. Cocina saludable para solteros
  27. Cocina saludable para solteros y parejas
  28. Cambio de estilo de cocina saludable
  29. Alimentación saludable: De a uno por vez
  30. Sustitución de ingredientes
  31. Técnicas de cocina saludables
  32. Sostén el jabón cuando laves las frutas y verduras
  33. ¿Durante cuánto tiempo es inocuo comer las sobras?
  34. Incluye la seguridad alimentaria en los planes de tu fiesta
  35. Sustituciones de ingredientes que dan buen resultado
  36. Lentejas: ¿cómo las incorporo en las comidas?
  37. Puré de papas: reduce la grasa
  38. Comidas sin carne
  39. ¿Tu cheddar tiene moho? No te desesperes
  40. Queso enmohecido
  41. Aceite de oliva
  42. Incorpora pescado a tus menús
  43. Solución rápida: calabaza bellota (calabacín)
  44. Preparación rápida: ensalada de frijoles
  45. Solución rápida: pizza sin levadura
  46. Solución rápida: maíz salteado
  47. Un almuerzo rápido: bolsillo de pan árabe con vegetales
  48. Recetas renovadas
  49. Recalentar sobras de forma segura
  50. Salsa: ya no se usa solo para las papas fritas
  51. Pasos simples para hacer sopas de otoño
  52. Formas simples de preparar comidas más saludables
  53. Recetas con verduras
  54. 5 recetas con frutas
  55. Guía a la sal para gourmets
  56. Cómo cocinar el pescado
  57. Guía de frijoles y legumbres
  58. Guía sobre hierbas y especias
  59. Dulces finales: duraznos (melocotones) escalfados
  60. Llévate el desayuno contigo
  61. Cómo cocinar pavo congelado
  62. La forma correcta de lavar las frutas y verduras
  63. Termínalo con frutas
  64. Prueba una nueva ensalada: maíz y cebada
  65. Cómo cocinar los vegetales: Kebabs de vegetales asados
  66. ¿Quieres un postre saludable? ¡Haz frutas asadas!
  67. ¿Quieres recetas más saludables? ¡Cambia los ingredientes!
  68. ¿Qué son las legumbres?
  69. Aceite de cocina
  70. Cereales integrales para un corazón saludable
  71. Cereales integrales
  72. Prepara una cena perfecta para el Día de Acción de Gracias