El consumo moderado de alcohol ofrece posibles beneficios para la salud, pero no carece de riesgos.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Entender los riesgos y cualquier posible beneficio del alcohol para la salud a menudo parece confuso; eso es comprensible, porque la evidencia del consumo moderado de alcohol en adultos sanos no es segura.

Los investigadores saben sorprendentemente poco sobre los riesgos o beneficios del consumo moderado de alcohol en adultos sanos. Casi todos los estudios sobre el estilo de vida, que incluyen dieta, ejercicio, cafeína y alcohol, se basan en el recuerdo del paciente y en la información veraz de los hábitos de cada uno durante muchos años. Estos estudios pueden indicar que dos cosas pueden estar asociadas entre sí, pero no necesariamente que una cause la otra. Puede ser que los adultos que gozan de buena salud participen en más actividades sociales y disfruten de cantidades moderadas de alcohol, pero el alcohol no tiene nada que ver con hacerlos más saludables.

Cualquier beneficio potencial del alcohol es relativamente pequeño y puede no aplicarse a todos los individuos. De hecho, las últimas directrices dietéticas dejan claro que nadie debe empezar a beber alcohol o beber más a menudo sobre la base de los posibles beneficios para la salud. Para muchas personas, los posibles beneficios no superan los riesgos, y evitar el alcohol es la mejor opción.

Por otro lado, si eres un bebedor ligero a moderado y estás saludable, probablemente puedes continuar bebiendo alcohol siempre y cuando lo hagas de manera responsable.

Aquí damos una mirada más detallada sobre el alcohol y tu salud.

El consumo moderado de alcohol en adultos sanos generalmente significa hasta una copa al día para las mujeres y hasta dos copas al día para los hombres.

Algunos ejemplos de una bebida incluyen:

  • Cerveza: 12 onzas líquidas (355 mililitros)
  • Vino: 5 onzas líquidas (148 mililitros)
  • Bebidas alcohólicas destiladas (80 grados): 1,5 onzas líquidas (44 mililitros)

El consumo moderado de alcohol puede proporcionar algunos beneficios para la salud, como los siguientes:

  • Reducir el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca y morir a causa de ella
  • Posiblemente reducir el riesgo de apoplejía isquémica (cuando las arterias que van al cerebro se estrechan o se bloquean, lo que causa una severa reducción del flujo sanguíneo)
  • Posiblemente reducir el riesgo de diabetes

Sin embargo, comer una dieta saludable y estar físicamente activo tiene muchos más beneficios para la salud y son medidas que se han estudiado más extensamente.

Ten en cuenta que incluso el consumo moderado de alcohol no está exento de riesgos. Por ejemplo, incluso los bebedores ligeros (aquellos que no toman más de un trago al día) tienen un riesgo mayor minúsculo, pero real, de padecer algunos tipos de cáncer, como el cáncer esofágico. Y beber y conducir nunca es una buena idea.

Aunque el consumo moderado de alcohol puede ofrecer algunos beneficios para la salud, el consumo excesivo de alcohol (incluido el consumo compulsivo) no tiene beneficios para la salud.

El consumo de alcohol en exceso o de alto riesgo se define como más de tres bebidas en cualquier día o más de siete bebidas a la semana para las mujeres y los hombres mayores de 65 años, y más de cuatro bebidas en cualquier día o más de 14 bebidas a la semana para los hombres de 65 años o menos.

El consumo compulsivo de alcohol se refiere a cuatro o más bebidas dentro de un período de dos horas para las mujeres y cinco o más bebidas dentro de un período de dos horas para los hombres.

El consumo excesivo de alcohol puede aumentar el riesgo de tener problemas de salud graves, que incluyen:

  • Ciertos cánceres, incluido el cáncer de mama y el cáncer de boca, garganta, esófago e hígado
  • Pancreatitis
  • Muerte súbita si ya se tiene una enfermedad cardiovascular
  • Daño al músculo cardíaco (miocardiopatía alcohólica) que lleva a la insuficiencia cardíaca
  • Accidente cerebrovascular
  • Presión arterial alta
  • Enfermedad del hígado
  • Suicidio
  • Lesión grave o muerte accidental
  • Daño cerebral y otros problemas en un feto
  • Síndrome de abstinencia del alcohol

En ciertas situaciones, los riesgos del alcohol pueden ser mayores que los posibles beneficios para la salud. Por ejemplo, consulta con tu médico acerca de beber si:

  • Estás embarazada o tratando de quedar embarazada
  • Te diagnosticaron alcoholismo o adicción al alcohol, o tienes importantes antecedentes familiares de alcoholismo
  • Tuviste un accidente cerebrovascular hemorrágico (cuando un vaso sanguíneo en el cerebro tiene filtraciones o roturas)
  • Tienes una enfermedad hepática o pancreática
  • Tienes insuficiencia cardíaca o te han dicho que tienes un corazón débil
  • Tomas medicamentos recetados o de venta libre que pueden interactuar con el alcohol

Si no bebes alcohol, no comiences por los posibles beneficios para la salud. Sin embargo, si bebes una cantidad entre ligera y moderada, y eres sano, probablemente puedes continuar siempre y cuando bebas responsablemente. Asegúrate de consultar al médico acerca de lo que es correcto para tu salud y seguridad.

Oct. 26, 2019