Bajar de peso después del embarazo: recuperar tu cuerpo

Bajar de peso después del embarazo lleva tiempo, pero es posible. Concéntrate en llevar una alimentación saludable y en incorporar actividad física a tu rutina diaria.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Si eres como la mayoría de las madres nuevas, estás ansiosa por guardar tu ropa de maternidad y ponerte tus jeans viejos. Comprende cuál es la manera más inteligente de abordar el adelgazamiento después del embarazo y de promover un buen estado de salud para toda la vida.

Ten en cuenta tus hábitos alimentarios

Es posible que, cuando estabas embarazada, hayas adaptado tus hábitos alimenticios para apoyar el crecimiento y desarrollo de tu bebé. Después del embarazo, una nutrición adecuada sigue siendo importante, especialmente si estás amamantando. Tomar decisiones inteligentes puede promover una pérdida de peso saludable después del embarazo.

  • Come más alimentos provenientes de plantas, incluyendo frutas, verduras y granos enteros
  • Elige proteína magra de diversas fuentes
  • Limita los dulces y la sal
  • Controla el tamaño de las porciones

Incorpora la actividad física a tu rutina diaria

En el pasado, a menudo se les decía a las mujeres que esperaran al menos seis semanas después de dar a luz para comenzar a hacer ejercicio. Hoy, sin embargo, el juego de la espera ha terminado.

Si hiciste ejercicio durante el embarazo y tuviste un parto vaginal sin complicaciones, por lo general es seguro comenzar a hacer ejercicios ligeros a los pocos días del parto, o en cuanto te sientas lista. Si tuviste una cesárea o un parto complicado, habla con tu proveedor de atención médica sobre cuándo comenzar un programa de ejercicios. Por lo general, puedes comenzar a hacer ejercicios ligeros entre cuatro y seis semanas después del parto.

Cuando tu proveedor de atención de la salud te dé el visto bueno:

  • Ten en cuenta la lactancia materna. Si estás amamantando, alimenta a tu bebé justo antes de hacer ejercicio para evitar las molestias causadas por la congestión mamaria. Usa un sostén que te sujete bien.
  • Comienza poco a poco. Comienza con ejercicios sencillos que fortalezcan los principales grupos musculares, incluyendo los músculos abdominales y de la espalda. Gradualmente agrega ejercicios de intensidad moderada.
  • Incluye a tu bebé. Si tienes problemas para encontrar tiempo para hacer ejercicio, incluye a tu bebé en la rutina. Lleva a tu bebé a dar un paseo diario en un cochecito o en un portabebés.
  • No vayas sola. Invita a otras mamás a que te acompañen en una caminata diaria, o prueba una clase de ejercicio posparto. Hacer ejercicio con otras personas puede ayudar a motivarte.

Recuerda beber mucha agua antes, durante y después de cada sesión de ejercicios. Deja de hacer ejercicio si sientes dolor. Esto podría ser una señal de que estás haciendo demasiado.

El beneficio adicional de la lactancia

La lactancia también puede ayudarte a bajar el peso que aumentaste durante el embarazo. Esto ocurre porque, al amamantar, utilizas células grasas que se almacenan en el cuerpo durante el embarazo, así como las calorías de tu dieta, para estimular la producción de leche y alimentar a tu bebé.

Ponte objetivos realistas para bajar de peso

La mayoría de las mujeres pierden aproximadamente 13 libras (5.9 kilogramos) en el parto, incluyendo el peso del bebé, la placenta y el líquido amniótico. En la primera semana después del parto, perderás más peso a medida que eliminas los líquidos retenidos, pero la grasa almacenada durante el embarazo no desaparecerá por sí sola. Gracias a la dieta y el ejercicio regular, podría ser razonable perder hasta 1 libra (0.5 kilogramos) a la semana. Volver a tu peso anterior al embarazo puede tomarte de seis meses a un año, ya sea que estés amamantando o no.

Sé gentil contigo misma y acepta los cambios en tu cuerpo. Por encima de todo, enorgullécete de tu estilo de vida saludable.

June 13, 2018 See more In-depth