¿Si tengo un tatuaje en la zona lumbar, igualmente podré recibir anestesia epidural durante el trabajo de parto?

Respuesta de Yvonne Butler Tobah, M.D.

Un tatuaje en la parte baja de la espalda no necesariamente impedirá que te coloquen una epidural, un tipo común de anestesia, durante el trabajo de parto. La excepción sería si el tatuaje:

  • Está elevado y es escamoso
  • Está colorado, hinchado o supura líquido (parece infectado)
  • Es reciente y la piel afectada aún está cicatrizando

La investigación sobre tatuajes y epidurales es limitada. Las preocupaciones teóricas, como el desarrollo de cáncer de piel en la zona afectada años después, siguen siendo controvertidas. Los informes reales de problemas relacionados con epidurales y tatuajes en la parte baja de la espalda son inusuales.

Si tienes un tatuaje en la parte baja de la espalda y decides que te coloquen una epidural durante el trabajo de parto, el médico que te administra la epidural (anestesiólogo) probablemente tratará de insertar la aguja a través de la piel que no está tatuada, como un área abierta en el diseño del tatuaje. Si es posible, el anestesiólogo puede elegir un espacio diferente a lo largo de la parte baja de la espalda.

Si eso no es posible, el anestesiólogo podría hacerte una incisión en la piel antes de insertar la aguja. Esto reduce cualquier riesgo posible relacionado con atrapar el pigmento del tatuaje dentro de la aguja o depositar el pigmento en tejidos más profundos.

Ten en cuenta que colocar una aguja a través del tatuaje puede generar una pequeña cicatriz que podría alterar la apariencia del tatuaje.

Si te preocupan las incógnitas relacionadas con los tatuajes y las epidurales, puedes preguntarle a tu proveedor de atención médica sobre otras opciones para aliviar el dolor durante el trabajo de parto, como ejercicios de relajación, técnicas de respiración, óxido nitroso o medicamentos orales o inyectables.

With

Yvonne Butler Tobah, M.D.

Jan. 24, 2019