Trabajo de parto, y parto

La experiencia de cada mujer en el trabajo de parto y el parto es única. Pero entender qué es típico puede ayudarte a saber qué esperar al aproximarse tu fecha de parto.

El trabajo de parto y el parto generalmente siguen un patrón — el cuello cervical que se ablanda y se abre; la bolsa de líquido amniótico que se rompe; las contracciones que se vuelven más fuertes y frecuentes. Pero a veces el trabajo de parto y el parto toman rumbos sorprendentes. Quizás quieras reconsiderar tus deseos sobre medicación para el dolor, o necesites una cesárea inesperada.

De cualquier manera que se presenten tu trabajo de parto y el parto, recuerda que tu salud y la de tu bebé son lo más importante. Habla sobre tus preferencias para el trabajo de parto y el parto con tu profesional de salud, incluyendo las opciones para medicación para el dolor y tus ideas sobre la episiotomía y otros procedimientos. Luego concéntrate en darle la bienvenida al mundo a tu bebé.

Cuidado de posparto

Luego de meses de anticipación y los rigores del trabajo de parto y del parto, tu atención pasa a centrarse en el cuidado de tu nuevo bebé — pero también necesitarás cuidarte a ti misma. El cuidado de posparto puede incluir cuidar de desgarros vaginales o la herida de una cesárea, senos que te duelen, leche que se filtra de las mamas, problemas relativos a orinar, y pérdida del cabello.

Y los cuidados de posparto no se limitan a tu salud física. El cuidado de posparto también incluye tu bienestar mental, como controlar los cambios de humor, la irritabilidad, la tristeza, y la ansiedad.

Para una recuperación más fácil, informa a tu profesional de salud sobre cualquier preocupación que puedas tener acerca del cuidado de posparto. Lo más probable es que lo que estás sintiendo o te estás preguntando sea totalmente normal. Cuenta con la ayuda de tu profesional de salud al enfrentar el cuidado de posparto y adaptarte a la vida con un recién nacido.

Feb. 14, 2019