Seguridad en el agua: Protege a tu hijo para evitar que se ahogue

El agua puede ser divertida para los niños, pero también puede ser mortal. Ten en cuenta estos consejos de seguridad en el agua para las piscinas, los cuerpos de agua naturales y los peligros domésticos.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

A la mayoría de los niños les encanta el agua. Es llamativa. Las cosas flotan en ella. Y chapotear es divertido. Pero la seguridad en el agua es un tema para tomar con seriedad. Cualquiera puede tener un accidente relacionado con el agua —incluso los niños que saben nadar—. Para mantener a tus hijos fuera de peligro cuando están en el agua o cerca de esta, sigue estas pautas.

Pautas generales de seguridad en el agua

Cómo reducir el riesgo de ahogamiento:

  • Aprende reanimación cardiopulmonar. Los padres y los proveedores de atención de niños deben saber reanimación cardiopulmonar.
  • Supervisa. Nunca dejes niños sin supervisión cerca de una piscina, un jacuzzi o un curso de agua natural. Durante las reuniones, los adultos que saben nadar pueden turnarse para vigilar a los niños sin distracciones. Los niños de menos de 4 años deben permanecer a no más de un brazo de distancia del adulto responsable, aunque sepan nadar. No confíes en los juguetes inflables ni de gomaespuma, como los bracitos, los cilindros flotadores, o las cámaras de aire, para mantener a los niños a salvo.
  • Enséñales a tus hijos a nadar. La American Academy of Pediatrics (Academia Estadounidense de Pediatría) sostiene que la mayoría de los niños de 4 años en adelante puede aprender a nadar. Los niños de entre 1 y 4 años podrían aprender según su desarrollo físico y emocional. Sin embargo, las clases de natación no necesariamente previenen el ahogamiento y no reemplazan la supervisión de los adultos.
  • Evita el alcohol. No consumas alcohol cuando estés paseando en barco, nadando o supervisando a niños en el agua.

Piscinas y spas residenciales

Para garantizar la seguridad en el agua en piscinas y spas residenciales, haz lo siguiente:

  • Usa cercas. Instala una cerca de, por lo menos, 4 pies (1,2 m) de alto que separe la zona de la piscina de la casa y el jardín. Esta cerca no debe bloquear la vista de la piscina desde afuera de la zona cercada. Los listones verticales de la cerca no deben tener una separación mayor que 4 pulgadas (10,2 cm), y la cerca no debe estar a más de 4 pulgadas del suelo. Evita las cercas a las que los niños se puedan trepar con facilidad. Instala puertas con cerradura y traba automáticas que se abran hacia afuera de la zona de la piscina y asegúrate de que las trabas queden fuera del alcance de los niños.
  • Instala alarmas. Instala una alarma en la puerta de la casa que conduce a la zona de la piscina, una alarma para piscina flotante o una sumergible. Ten en cuenta que una alarma no sustituye la necesidad de una cerca y una supervisión adecuadas.
  • Bloquea el acceso a piscinas y jacuzzis. Instala una cubierta de seguridad rígida y con motor para bloquear el acceso a la piscina cuando no esté en uso. También usa cubiertas de seguridad en los jacuzzis. No permitas que se acumule agua sobre las cubiertas de las piscinas o los jacuzzis. Retira los escalones o las escaleras de las piscinas sobre el nivel del suelo o asegúralos detrás de una cerca cuando la piscina no esté en uso. Vacía las piscinas inflables después de cada uso.
  • Retira los juguetes. No dejes juguetes en el agua. Los niños podrían caerse al agua al querer alcanzar un juguete.
  • Ten cuidado con los desagües. No permitas que los niños jueguen cerca de los desagües de piscinas o jacuzzis ni que se sienten sobre ellos. La fuerte aspiración puede hacer que el cabello y partes del cuerpo queden atrapados. Para evitar quedar atrapado, usa cubiertas para desagües, sistemas de seguridad de liberación de vacío y varios puntos de desagüe especialmente diseñados.
  • Ten equipos de emergencia a mano. Estos equipos podrían comprender un salvavidas con cuerda, un palo de alcance o un cayado. Ten siempre un teléfono en la zona de la piscina.

Si tienes una piscina o un jacuzzi, sigue todas las normas de seguridad locales.

Masas naturales de agua

Las condiciones para nadar pueden ser impredecibles en lagunas, lagos, ríos y océanos. La profundidad del agua puede cambiar rápidamente, al igual que la temperatura del agua, las corrientes y el clima. El agua turbia podría ocultar peligros. Sigue estos consejos de seguridad para el agua:

  • Usar chaleco salvavidas. Los niños y adultos deben usar dispositivos de flotación personales cuando están en un bote o pescando. Un flotador inflable no es un sustituto de un chaleco salvavidas.
  • Meter primero los pies. Los pies son la primera parte del cuerpo que se debe meter en cualquier masa de agua. Antes de hacerlo, verifica la profundidad y la temperatura del agua y observa que no haya peligros debajo.
  • Permanecer en las áreas designadas. En las playas públicas, nada únicamente en las áreas reservadas para nadar. Presta atención a las advertencias publicadas sobre condiciones inseguras para nadar. No permitas que los niños naden en canales de exudado, minas abandonadas ni en otras áreas llenas de agua no previstas para nadar.
  • Ten cuidado con las capas de hielo delgadas. El ahogamiento también puede suceder en el invierno. Evita caminar, patinar o conducir sobre capas de hielo débiles o que se están descongelando. Presta atención a las advertencias publicadas sobre la seguridad del hielo y consulta al departamento de recreación local para conocer las condiciones actuales del hielo. Si pasas tiempo en lagos o ríos congelados en invierno, aprende técnicas de rescate, como mantenerte alejado del hielo y usar una cuerda, una rama u otro objeto largo para alcanzar a alguien que haya caído a través del hielo.

Inodoros, bañeras y baldes

Un bebé puede ahogarse en solo 2,5 centímetros (1 pulgada) de agua. Un niño curioso puede caer dentro de un inodoro, un balde o una pecera. Ten en cuenta estas precauciones:

  • Mantén la puerta del baño cerrada. Instala cierres de seguridad o cubiertas para picaportes en la parte exterior de la puerta.
  • Supervisa a tu hijo durante la hora del baño. Nunca dejes a un niño solo en la bañera ni lo dejes al cuidado de otro niño. Desagota el agua de la bañera inmediatamente después de usarla.
  • Cierra las tapas de los inodoros. Analiza la opción de instalar trabas a prueba de niños en las tapas de los inodoros.
  • Guarda los baldes en un lugar seguro. Vacía los baldes y cualquier otro recipiente inmediatamente después de usarlos. No los dejes al aire libre, en lugares donde podrían acumular agua.
Feb. 07, 2020 See more In-depth