Precaución contra las quemaduras: protege a tu hijo

Promueve la precaución contra las quemaduras tomando estas importantes medidas para la seguridad de los niños.

Escrito por personal de Mayo Clinic

La seguridad para las quemaduras es un concepto extraño para la mayoría de los jóvenes exploradores. De hecho, una de las lecciones más difíciles para los niños es aprender que el calor que emiten algunas cosas — como las estufas, los radiadores y las llamas parpadeantes — puede hacerles daño. Si los niños juegan con fósforos o encendedores, la amenaza se puede extender a toda la familia.

Toma precauciones contra las quemaduras para prevenir heridas y situaciones peligrosas.

Prevención de quemaduras en casa

Muchas cosas cotidianas de la casa — desde el agua del baño y la comida caliente, hasta los enchufes eléctricos — pueden causar quemaduras en los más pequeños. Para prevenirlas:

  • Reduce la temperatura del agua. Pon el termostato del calentador de agua por debajo de los 48.9 grados C (120 grados F). La temperatura del agua para el baño debe estar alrededor de los 38 grados C (100 grados F). Prueba siempre la temperatura del agua con la mano antes de bañar a tu hijo.
  • Evita los derrames de líquidos calientes. No cocines, consumas ni sostengas bebidas o comidas calientes mientras tengas a tu hijo en los brazos. Mantén los alimentos y los líquidos calientes lejos del borde de la mesa y otras superficies. No uses manteles que los niños puedan jalar. Gira las asas de sartenes y ollas hacia la parte de atrás de la estufa, y usa las hornallas de atrás cuando sea posible. No dejes de prestar atención si estás cocinando.
  • Establece zonas “no”. Bloquea el acceso a la estufa, a la chimenea, y a los calefactores y los radiadores. No dejes a un niño solo en un cuarto donde se estén usando.
  • Mantén fuera de su alcance los aparatos que emitan calor. Guarda los artículos que estén diseñados para calentarse, como las planchas, o los rizadores para cabello, desenchufados y fuera del alcance de los niños.
  • Prueba la temperatura de la comida antes de dársela a tu hijo. Ten cuidado con los alimentos y o líquidos calentados en microondas, porque pueden calentarse de forma desigual. Nunca calientes un biberón en el microondas.
  • Escoge un humidificador o vaporizador de agua fría. Los humidificadores con agua fría previenen las quemaduras con vapor y que se vuelque agua caliente.
  • Evita los enchufes y los cables eléctricos. Cubre con tapas de seguridad los enchufes eléctricos. Insertar en un enchufe un tenedor, una llave u otro objeto de metal puede resultar en una quemadura eléctrica. Mantén los cables eléctricos fuera del alcance para que los niños no puedan morderlos. Reemplaza los cables eléctricos dañados, frágiles o deshilachados. No pongas cables debajo de las alfombras.
  • Escoge telas resistentes al fuego. Lee las etiquetas para asegurarte de que los colchones y los pijamas cumplan con los estándares federales de combustibilidad.

Precaución contra las quemaduras al aire libre

Para proteger a los niños de los peligros en el exterior:

  • Vigila las parrillas y los braseros. No permitas que los niños jueguen cerca de parrillas, braseros, o fogatas de campamento.
  • Revisa los asientos del carro.Antes de colocar al niño en el asiento del coche, revisa que los cinturones o hebillas no estén calientes. Si estacionas al sol, cubre el asiento con una toalla o manta.
  • Evita los fuegos artificiales en el patio. No permitas que los niños jueguen con, o cerca de, los fuegos artificiales o las luces de bengala.
Feb. 25, 2017 See more In-depth