¿Planeas amamantar a gemelos? A continuación te brindamos ayuda que abarca desde cómo colocarte y garantizar un suministro adecuado de leche hasta combinar el amamantamiento con el biberón.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Si has decidido amamantar a todos los bebés de un parto múltiple, ¡felicitaciones! La lactancia proporcionará muchos beneficios para ti y tus bebés. Aun así, dar de mamar a más de un bebé puede ser difícil. Debes comprender cómo comenzar y a dónde acudir en busca de ayuda.

La leche materna contiene el equilibrio correcto de nutrientes para tus bebés, y los anticuerpos presentes en ella estimularán el sistema inmunitario de tus bebés. Los bebés amamantados tienen un menor riesgo de presentar asma, alergias, infecciones de oído y otras enfermedades.

La leche materna también tiene beneficios especiales para los bebés que nacen prematuramente, al igual que muchos mellizos y otros nacimientos de múltiples bebés. La leche materna es más fácil de digerir que la fórmula para lactantes comercial, especialmente para los bebés prematuros que tienen estómagos e intestinos más pequeños y menos madurados. Si tus bebés al principio no pueden amamantarse, puedes extraerte leche para alimentarlos a través de una sonda de alimentación.

Más allá de los beneficios para la salud de tus recién nacidos, la lactancia materna es probablemente la forma más conveniente y menos costosa de alimentar a tus bebés. Y podría ayudarte a perder peso después de dar a luz. Amamantar a gemelos o a varios bebés también asegura la interacción frecuente entre tú y cada uno de los bebés.

Cuando comiences a amamantar a tus bebés, alimenta a cada uno por separado. Esto te dará la oportunidad de ver lo bien que se agarra cada bebé al pecho y podrás abordar cualquier problema.

Considera crear una tabla de 24 horas para registrar durante cuánto tiempo y con qué frecuencia se alimenta cada bebé, así como la cantidad de pañales mojados o sucios de cada uno. Si alimentas a tus bebés con leche materna extraída, registra cuánto consumen en cada toma.

Una vez que has establecido la lactancia con cada bebé, la manera que elijas para amamantar depende de ti y de tus bebés. Algunas madres consideran que amamantar a dos bebés al mismo tiempo les resulta cómodo y les ahorra tiempo. Otras prefieren amamantar a cada bebé por separado.

Del mismo modo, algunos bebés podrían demostrar una preferencia por la lactancia individual. Prueba diferentes enfoques o una combinación, como amamantar a un bebé a la vez por la noche y dos a la misma hora durante el día, para ver qué podría funcionar mejor.

Hay diversas maneras de amamantar a dos bebés al mismo tiempo. Lo más importante es que elijas una posición que les resulte cómoda a ti y a tus bebés, y que permita una succión cómoda y correcta. Por ejemplo:

  • Posición de doble agarre o doble balón de fútbol americano. En esta posición, sostienes a cada bebé como si fueran pelotas de rugby. Coloca una almohada a cada lado de tu cuerpo y otra, sobre la falda. Coloca a cada bebé sobre una almohada al costado de tu cuerpo (casi debajo de cada brazo) de modo que las piernas de los bebés apunten hacia el respaldar de tu silla. Asegúrate de sujetar las espaldas de ambos bebés con las caras internas de tus antebrazos. Usa las almohadas como apoyabrazos. Asegura las colas de los bebés con las caras internas de los codos. Mantén las cabezas de los bebés a la altura de los pezones. Coloca las palmas de las manos sobre la parte posterior de las cabezas de ambos bebés para sostenerlos.

    Como variante, puedes colocar a ambos bebés en perpendicular (cabeza con cabeza) sobre las almohadas colocadas directamente en frente de ti. Asegúrate de mantener los cuerpos de los bebés girados hacia ti, en vez de enfrentados a ti. Usa tus palmas para sostener las cabezas de los bebés.

  • Combinación rugby y cuna. En esta postura, sostienes a un bebé en la posición de cuna (con la cabeza sobre tu antebrazo y todo el cuerpo dirigido hacia ti) y el otro bebé, en la postura del rugby. Si uno de tus bebés succiona con más facilidad o prende más fácilmente, coloca a este bebé en la postura de cuna.
  • Postura de doble cuna. Para usar la postura de doble cuna, debes colocar a ambos bebés en la postura de cuna, dirigidos hacia ti. Coloca los bebés de modo que sus piernas se superpongan y formen una X encima de tu falda.

Al principio, es probable que necesites ayuda para acomodar a los bebés. Pídele a alguien que te ayude a acomodarte hasta que te acostumbres a amamantar por partida doble. Analiza la opción de acomodar primero al bebé que suele necesitar más ayuda para comenzar a succionar.

La mayoría de las mujeres son capaces de producir la leche necesaria para alimentar a mellizos. Asimismo, muchas mujeres pueden amamantar o extraerse la cantidad de leche materna suficiente para alimentar a múltiples bebés. Para garantizar una producción de leche constante, ten en cuenta estos consejos:

  • Comienza inmediatamente después del nacimiento. El hecho de amamantar a tus hijos recién nacidos justo después del nacimiento y al menos de 8 a 12 veces cada 24 horas te ayudará a establecer la producción de leche. Cuanto más a menudo amamantes, más leche producirás.
  • Usa el sacaleches. Si tus bebés nacen antes de tiempo y no puedes amamantarlos de inmediato, empieza a extraerte leche poco después del nacimiento para establecer la producción de leche. Bombear los dos pechos al mismo tiempo te ayudará a producir más leche.

    Los sacaleches eléctricos dobles de uso hospitalario ayudan a estimular la producción de leche y a reducir el tiempo de extracción a la mitad. Una vez que la lactancia está bien establecida, el bombeo también permite que otros cuidadores ayuden con la alimentación.

  • Cambia de pecho. Ofrecer ambos pechos a cada bebé en cada alimentación y alternar el pecho con el que se inicia la alimentación, así como qué bebé se alimenta primero, podría optimizar tu producción de leche. Esto se debe a que cada uno de los bebés podría tener un estilo de alimentación diferente. Al cambiar de pecho, tus bebés tendrán diferentes vistas, lo que estimula los ojos. Considera asignar a cada bebé un pecho diferente para un día y luego cambiar el día siguiente, o bien darle a cada bebé un pecho diferente en cada comida.

Recuerda siempre llevar a tus bebés hacia tu pecho (en lugar de agacharte o inclinarte hacia adelante para llevar tu pecho a tu bebé.

Se recomienda la lactancia exclusiva. Una vez que has comenzado a amamantar, si has decidido preparar un biberón ocasional, la leche materna extraída es la mejor opción para evitar o postergar la leche de fórmula.

Sin embargo, algunas mamás eligen combinar la leche materna con leche de fórmula. Por ejemplo, puedes reemplazar una o más sesiones de lactancia por un biberón con leche de fórmula. Habla con tu médico, con el pediatra y con un médico especialista en lactancia para determinar cuál es la mejor opción para ti y tu bebé. Si le das leche de fórmula a tu bebé, recuerda que la producción de leche materna puede comenzar a disminuir si no amamantas o te extraes la leche, al menos, 8 o 12 veces al día.

Adaptarse a amamantar mellizos o hijos múltiples puede ser difícil, pero no te desanimes. Si tienes dificultades, consulta a un médico especialista en lactancia que tenga experiencia con bebés múltiples. Pídele ayuda al médico de tu bebé. Habla con otras mujeres que hayan amamantado a múltiples bebés con éxito. Pídele a tus seres queridos que te ayuden con las tareas domésticas y el cuidado de los hermanos mayores, o considera la posibilidad de contratar ayuda doméstica, para poder concentrarte en la alimentación y el cuidado de los bebés.

Debes ser paciente contigo misma y con tus bebés cuando experimentes las dificultades y las recompensas de amamantar a dos o más recién nacidos. Lo más importante: no tengas miedo de pedir ayuda.

July 29, 2021