La lactancia materna tiene muchos beneficios. A continuación, te explicamos cómo apoyar la lactancia materna y lo que debes saber sobre la alimentación con leche de fórmula.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

La lactancia materna proporciona la mejor nutrición para tu bebé y es la forma más recomendada de alimentar a un recién nacido. Sin embargo, algunos factores pueden llevarte a pensar en la alimentación con fórmula.

Aquí, el Dr. Jay L. Hoecker, M.D., especialista emérito en pediatría de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota, responde importantes preguntas sobre la lactancia materna y la alimentación con fórmula.

La American Academy of Pediatrics (Academia Estadounidense de Pediatría) recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses después del nacimiento, y luego la lactancia materna en combinación con alimentos sólidos hasta por lo menos el primer año de vida. La lactancia prolongada se recomienda siempre y cuando tú y tu bebé deseen continuarla.

La leche materna contiene el equilibrio adecuado de nutrientes para tu bebé y refuerza su sistema inmunitario. Se considera el estándar de oro para la nutrición infantil.

Pregunta al pediatra de tu bebé si es necesario utilizar algún suplemento de vitamina D para el bebé, en especial si se alimenta exclusivamente de leche materna. La leche materna no brinda suficiente cantidad de vitamina D, la cual ayuda a tu bebé a absorber el calcio y el fósforo, nutrientes necesarios para tener huesos fuertes.

El cuidado personal promueve una lactancia exitosa. Sigue una dieta saludable, bebe mucho líquido y descansa lo más que puedas.

Aprende lo más que puedas sobre la lactancia para ganar confianza. Mantén un entorno tranquilo y relajado. Busca apoyo en tu pareja y en otros seres queridos. No tengas miedo de pedir ayuda.

Una buena fuente de información son aquellas amigas que tuvieron una lactancia exitosa. En muchos hospitales y clínicas, tienes a tu disposición médico especialista en lactancia. Tu proveedor de atención médica o el de tu bebé también pueden ayudarte.

Si tu bebé tiene problemas para prenderse al pecho o si tú y tu familia prefieren la alimentación con biberón, puedes alimentar a tu bebé exclusivamente con leche materna en biberón. Extrae tan a menudo como si fueras a alimentar a tu bebé del pecho. El uso de un doble extractor de leche eléctrico puede ayudarte a obtener más leche en menos tiempo.

Si tienes problemas para producir suficiente leche o si no puedes darle a tu bebé tu leche materna por razones médicas, puedes recurrir a un banco de leche humana y alimentar a tu bebé con leche pasteurizada de donante en un biberón. La Human Milk Banking Association of North America (Asociación de Bancos de Leche Humana de América del Norte) puede ayudarte a encontrar un banco de leche acreditado.

Si tienes problemas, pídele ayuda a un médico especialista en lactancia o al médico de tu bebé. Si al médico le preocupa que tu bebé no esté recibiendo una hidratación o una nutrición adecuadas, podría sugerirte que te saques leche y que complementes la alimentación con leche materna extraída o leche de fórmula.

La leche materna es el alimento ideal para los bebés —y la mejor forma de mantenerlo sano—, pero es fundamental contar con una hidratación y una nutrición adecuadas para tu bebé.

Las fórmulas para lactantes comerciales no contienen los elementos de refuerzo de la inmunidad de la leche materna que solo tu cuerpo puede proporcionar al bebé. Además, para la mayoría de los bebés, la leche materna es más fácil de digerir.

Sin embargo, cuando se prepara según las indicaciones, la fórmula para lactantes complementa las necesidades nutricionales típicas de los bebés sanos. Un bebé que tiene necesidades nutricionales especiales requiere una fórmula para lactantes especial.

Se recomienda la lactancia exclusiva durante los primeros seis meses después del nacimiento. La alimentación exclusiva con leche materna ofrece la mejor nutrición. El suplemento de fórmula puede alterar la lactancia materna y afectar la producción de leche.

Sin embargo, algunas madres son capaces de combinar la lactancia materna y la alimentación con fórmula, especialmente después de que la lactancia materna se haya establecido bien.

Si estás analizando la opción de usar leche de fórmula para alimentar a tu bebé, investiga para poder tomar una decisión bien informada. Presta atención a la alimentación y a la nutrición del bebé, en vez de hacer hincapié en las emociones negativas. También puedes compartir tus sentimientos con tu médico o enfermera obstétrica certificada, con el médico de tu bebé o con otras personas de tu grupo de apoyo.

Recuerda, tener un hijo es una aventura que implica tomar decisiones y asumir compromisos. Lo importante es que des lo mejor de ti cuando te enfrentes a este nuevo desafío.

April 07, 2020