Lactancia o leche de fórmula: ¿qué es mejor?

Los beneficios de la lactancia son muy evidentes. Analiza las maneras en que puedes respaldar la lactancia y cómo manejar el sentimiento de culpa si no puedes o si decides no amamantar.

Escrito por personal de Mayo Clinic

La lactancia materna es la forma recomendada de alimentar a un bebé recién nacido. Sin embargo, según las circunstancias, varios factores podrían hacerte considerar la alimentación con fórmula. En esta oportunidad, Jay Hoecker, M.D., un especialista en pediatría emérito en Mayo Clinic, Rochester, Minnesota, responde preguntas importantes acerca de la lactancia y la alimentación con fórmula.

¿Durante cuánto tiempo debo amamantar a mi bebé?

American Academy of Pediatrics (Academia Americana de Pediatría) recomienda lactancia exclusiva durante los primeros seis meses después del nacimiento, y lactancia materna combinada con alimentos sólidos hasta el primer año. La lactancia prolongada se recomienda siempre y cuando tú y tu bebé deseen continuar.

La leche materna contiene el equilibrio adecuado de nutrientes para tu bebé y fortalece su sistema inmunitario. Se considera el estándar de oro para la nutrición infantil.

¿Es necesario agregar algún suplemento nutricional?

Pregunta al médico del bebé si es necesario utilizar algún suplemento de vitamina D para el bebé, en especial si solo consume leche materna. Es posible que la leche materna no aporte la cantidad suficiente de vitamina D, que ayuda a tu bebé a absorber el calcio y el fósforo, nutrientes necesarios para el desarrollo de huesos fuertes.

¿Qué puedo hacer para favorecer una lactancia exitosa?

Cuidar de ti misma puede hacer mucho para favorecer una lactancia exitosa. Come sano, bebe mucho líquido y descansa lo más que puedas.

Para estimular tu confianza, aprende lo más que puedas acerca de la lactancia. Mantén un entorno tranquilo y relajado. Busca apoyo en tu pareja y en otros seres queridos. No tengas miedo de pedir ayuda. Tus amigas que hayan tenido una lactancia exitosa pueden ser una buena fuente de información. En muchos hospitales y clínicas, tienes a tu disposición asesores de lactancia. El médico de tu bebé también podría ayudarte.

¿Qué sucede si tengo problemas al amamantar?

Si tienes problemas, consulta a un asesor de lactancia o al médico del bebé para recibir ayuda. Si al médico le preocupa que el bebé no reciba una nutrición o una hidratación adecuadas, es posible que te sugiera el uso de bombas sacaleches y suplementar con fórmula o leche materna extraída.

La leche materna es el alimento ideal para los bebés (y la mejor forma de mantener saludable el bebé) pero la nutrición y la hidratación adecuadas son absolutamente esenciales para el bebé.

¿Las leches de fórmula infantiles presentan algún riesgo para el bebé?

Las leches de fórmula infantiles comerciales no contienen los elementos que mejoran el sistema inmunitario, que sí contiene la leche materna. Además, para la mayoría de los bebés, la leche materna es más fácil de digerir. Sin embargo, cuando se prepara según las indicaciones, la leche de fórmula complementa las necesidades nutricionales típicas de los bebés sanos. Un bebé que tiene necesidades nutricionales especiales requiere de una leche de fórmula especial.

¿Puedo combinar la leche materna y la leche de fórmula?

Durante los primeros seis meses después del nacimiento, se recomienda exclusivamente la leche materna. La lactancia materna exclusiva ofrece la mejor nutrición. El suplemento de fórmula puede alterar la lactancia materna y afectar la producción de leche. Sin embargo, algunas madres pueden combinar la leche materna y la fórmula, en especial una vez que la lactancia materna esté bien establecida.

Si decido no amamantar, ¿cómo puedo manejar las emociones resultantes?

Si estás analizando la opción de usar leche de fórmula para alimentar a tu bebé, investiga para poder tomar una decisión bien informada. Presta atención a la alimentación y a la nutrición del bebé, en vez de hacer hincapié en las emociones negativas. También puedes compartir tus sentimientos con tu médico, con el médico de tu bebé o con otras personas de tu grupo de apoyo.

Recuerda, tener un hijo es una aventura que implica tomar decisiones y asumir compromisos. Lo importante es que des lo mejor de ti cuando te enfrentes a este nuevo desafío.

April 23, 2015 See more In-depth