Claro, tus genes afectan tu salud. Pero tu estilo de vida, tu medio ambiente, y hasta el azar pueden ser más importantes. Lo que comes, cuánto ejercicio haces, cómo controlas el estrés, cuánto duermes y si fumas, todo esto juega un papel en el desarrollo de una afección cardíaca. Apila las tarjetas a tu favor con opciones de estilo de vida saludable.

Jan. 24, 2019