Preparación para el embarazo cuando tienes diabetes

El embarazo y la diabetes no tienen que suponer una combinación peligrosa. Al prepararte para el embarazo, puedes incrementar las probabilidades de tener un bebé sano. Esta es la manera.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Si tienes diabetes, ya sea del tipo 1 o del tipo 2, y estás pensando en tener un bebé, tal vez te preocupen los riesgos. Para tranquilizarte, empieza a prepararte. Controlar el nivel de azúcar en sangre y elegir opciones saludables para tu estilo de vida antes del embarazo; te ayudará a brindarle el comienzo más saludable a tu bebé.

Comienza con un control

La primera medida que debes tomar para prepararte para quedar embarazada es hablar con el proveedor de atención médica.

Podría recomendarte lo siguiente:

  • Cambio de medicamentos. Si tomas medicamentos orales para tratar la diabetes, quizás tengas que cambiarlos por un medicamento que sea más seguro para el embarazo o hacer otros cambios en el plan de tratamiento para la diabetes antes de concebir. Si también tienes presión arterial alta (hipertensión), tendrán que revisar tus medicamentos para la presión arterial. Hay determinados medicamentos para tratar la presión arterial alta que no se recomiendan durante el embarazo.
  • Tratamiento de determinadas afecciones. Si tienes presión arterial alta o presentas signos de enfermedad cardíaca, ocular, nerviosa o renal (u otras complicaciones relacionadas con la diabetes que podrían empeorar con el embarazo), el tratamiento de la afección antes de la concepción podría ser parte de la preparación para quedar embarazada.
  • Consulta con especialistas. Tu proveedor de atención médica puede sugerirte que programes citas médicas previas a la concepción con un obstetra, un educador en diabetes, un dietista certificado u otros especialistas.

Concéntrate en el control del nivel de azúcar en sangre

El control del nivel de azúcar en sangre es la mejor manera de prevenir complicaciones de la diabetes. Cuando te preparas para un embarazo, el control del nivel de azúcar en sangre es más importante que nunca. Tu proveedor de atención médica puede querer que alcances un determinado nivel de hemoglobina A1C, que refleja tu nivel de azúcar en sangre en los últimos dos a tres meses, antes del embarazo.

El cerebro, la médula espinal, el corazón y otros órganos comienzan a formarse poco después de la concepción, incluso antes de que sepas que estás embarazada. Si no tienes un buen control del azúcar en sangre durante los primeros días de embarazo, el riesgo de tener un aborto espontáneo y de que el bebé padezca defectos congénitos —particularmente los que afectan el cerebro, la médula espinal y el corazón— es mayor.

Tu proveedor de atención médica te ayudará a establecer el nivel de azúcar en sangre que debes alcanzar. Además, evaluará tu plan de tratamiento para la diabetes y considerará los cambios que puedan ser necesarios para mejorarlo. El objetivo es mantener el nivel de azúcar en sangre tan cerca del normal como sea posible, de la manera más segura.

Lleva una dieta saludable

La dieta para la diabetes probablemente conste de muchas frutas, vegetales y cereales integrales. Puedes comer los mismos alimentos mientras te preparas para el embarazo. Si tienes problemas para mantener el nivel de azúcar en sangre dentro de los límites deseados o quieres bajar el exceso de kilos antes del embarazo, consulta con un dietista registrado. Él puede ayudarte a personalizar el plan de alimentación para la diabetes a fin de satisfacer tus necesidades previas al embarazo.

Para recibir la cantidad recomendada de vitaminas, en especial de ácido fólico, toma vitaminas prenatales que contengan ácido fólico; idealmente, empieza a tomarlas algunos meses antes de la concepción.

Sé activa

La actividad física es otra parte importante del plan de tratamiento de la diabetes. Durante la cita médica previa a la concepción, pregunta al médico si puedes hacer ejercicio. Después, elige actividades que disfrutes, como caminar, nadar o usar la bicicleta fija, e incorpóralas en tu rutina diaria.

Trata de alcanzar un mínimo semanal de 150 minutos de actividad aeróbica moderada, según las pautas de ejercicio durante el embarazo del Departamento de Salud y Servicios Humanos. Si no has estado activa durante un tiempo, comienza de forma lenta e incrementa el ritmo de manera gradual.

Recuerda que la actividad física afecta el nivel de azúcar en sangre. Controla tu nivel de azúcar en sangre antes y después de hacer actividad, en especial si usas insulina. Es posible que necesites comer un tentempié antes de hacer ejercicio para prevenir el nivel bajo de azúcar en sangre. Si usas una bomba de insulina, podrías tener que ajustar el índice basal del ejercicio.

Controla el estrés

Cuando te prepares para el embarazo, intenta mantener el estrés bajo control. El exceso de estrés puede afectar tu nivel de azúcar en sangre y hacer que sea más difícil cuidar de ti y de tu bebé.

La paciencia da sus resultados

Hasta que tu proveedor de atención médica te indique que puedes quedar embarazada, recuerda usar un método anticonceptivo confiable. Un embarazo saludable vale la espera.

June 13, 2018 See more In-depth