El embarazo después de haber tenido un aborto espontáneo puede ser estresante y confuso. ¿Cuándo es el mejor momento para quedar embarazada? ¿Cuáles son las probabilidades de que vuelvas a tener un aborto espontáneo? Obtén información sobre el embarazo después de un aborto espontáneo.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

¿Estás pensando en quedar embarazada después de un aborto espontáneo? Puedes sentir ansiedad o confusión acerca de las causas del aborto espontáneo y cuándo volver a quedar embarazada. Esto te ayudará a comprender el embarazo después de un aborto espontáneo y las medidas que puedes adoptar para tener un embarazo sano.

El aborto espontáneo es la pérdida espontánea de un embarazo antes de la semana 20. Muchos abortos espontáneos ocurren porque el feto no se está desarrollando normalmente. Los problemas con los cromosomas del bebé son responsables de aproximadamente el 50 por ciento de las pérdidas de embarazos tempranos. La mayoría de los problemas en los cromosomas ocurren por azar cuando el embrión se divide y crece; no por problemas que se heredan de los padres. A veces, una enfermedad, como la diabetes mal controlada o un problema uterino, puede provocar un aborto espontáneo. Sin embargo, a menudo se desconoce la causa del aborto espontáneo.

Alrededor del 10 al 20 por ciento de los embarazos conocidos terminan en un aborto espontáneo. La cantidad total de abortos espontáneos probablemente es más alta, dado que muchas mujeres tienen abortos espontáneos antes de saber siquiera que están embarazadas.

El aborto espontáneo suele ocurrir una sola vez. La mayoría de las mujeres que tienen un aborto espontáneo después tienen embarazos saludables. Una pequeña cantidad de mujeres —un 1 por ciento— sufre dos abortos espontáneos o más.

El riesgo previsto de aborto espontáneo en un embarazo futuro es de aproximadamente el 14 por ciento después de un aborto espontáneo. Después de dos abortos espontáneos, el riesgo de tener otro aborto espontáneo aumenta a alrededor del 26 por ciento; después de tres abortos espontáneos, el riesgo de tener otro aborto espontáneo es de aproximadamente el 28 por ciento.

Si tienes dos o más abortos espontáneos consecutivos, habla con el proveedor de atención médica sobre la necesidad de realizar más pruebas para determinar si hay causas ocultas antes de intentar un nuevo embarazo. Por ejemplo:

  • Análisis de sangre. Se evalúa una muestra de sangre para ayudar a detectar problemas en las hormonas o en el sistema inmunitario.
  • Estudios cromosómicos. Puede que se indiquen análisis de sangre para ti y tu pareja con el fin de determinar si los cromosomas son un factor. En caso de estar disponible, también podría analizarse el tejido del aborto espontáneo.

Se pueden realizar procedimientos para detectar problemas uterinos. Por ejemplo:

  • Ecografía. Este método usa ondas sonoras de alta frecuencia para producir imágenes precisas de las estructuras dentro del cuerpo. El proveedor de atención médica coloca el dispositivo ecográfico (transductor) sobre el abdomen o lo ubica dentro de la vagina para obtener imágenes del útero. Con una ecografía, se podrían identificar problemas uterinos como fibromas dentro de la cavidad uterina.
  • Histeroscopia. El proveedor de atención médica inserta un instrumento delgado e iluminado llamado «histeroscopio» en el útero a través del cuello uterino para diagnosticar y tratar los problemas intrauterinos identificados.
  • Histerosalpingografía. El proveedor de atención médica inserta dentro del cuello uterino un catéter que libera un material líquido de contraste en el útero. El tinte traza la forma de la cavidad uterina y las trompas de Falopio de manera que sean visibles en las radiografías. Este procedimiento brinda información sobre los contornos internos del útero y sobre cualquier obstrucción en las trompas de Falopio.
  • Sonohisterografía. Esta ecografía se realiza después de inyectar líquido dentro del útero a través de la vagina y el cuello uterino. Este procedimiento brinda información sobre los contornos internos del útero, su superficie externa y cualquier obstrucción en las trompas de Falopio.

Si no se puede identificar la causa de los abortos espontáneos, no pierdas las esperanzas. La mayoría de las mujeres que sufren abortos espontáneos reiteradamente pueden, con el tiempo, llegar a tener embarazos saludables.

El aborto espontáneo puede provocar un intenso sentimiento de pérdida. Es posible que tú y tu pareja también sientan ira, tristeza o culpa. No apresures el proceso de luto.

Por lo general, se recomienda no tener relaciones sexuales las primeras dos semanas después de un aborto espontáneo para evitar infecciones. Habla con el proveedor de atención médica para conocer las recomendaciones o restricciones. Probablemente volverás a tener el período menstrual dentro de las seis semanas; sin embargo, puedes quedarte embarazada si tienes relaciones sexuales antes de que regrese tu período menstrual.

Cuando te sientas lista para otro embarazo después de un aborto espontáneo, pídele asesoramiento a tu proveedor de atención médica. Además, considera las siguientes pautas si has tenido:

  • 1 aborto espontáneo. Algunas investigaciones muestran que las mujeres que concibieron dentro de los seis meses de tener un aborto espontáneo en su primer embarazo tuvieron menos complicaciones que las que esperaron más tiempo para concebir. Si eres sana y sientes que estás lista, tal vez no haya necesidad de esperar para concebir después de un aborto espontáneo.
  • 2 o más abortos espontáneos. Si has tenido dos o más abortos espontáneos, habla con tu proveedor de atención médica. Es posible que te recomiende hacerte análisis para determinar si hay problemas preexistentes y posibles tratamientos antes de intentar quedarte embarazada nuevamente.

A menudo, no hay nada que puedas hacer para prevenir un aborto espontáneo. Sin embargo, las elecciones de estilo de vida saludable antes de la concepción y durante el embarazo son importantes para ti y para tu bebé. Comienza a tomar un suplemento prenatal de vitaminas o ácido fólico a diario, idealmente, unos meses antes de la concepción. Mantén un peso saludable y limita el consumo de cafeína. Evita el alcohol, el cigarrillo y las drogas ilegales.

Si sufriste varios abortos espontáneos, los embarazos futuros deberán planificarse y controlarse de manera minuciosa. Consulta con tu proveedor de atención médica antes de volver a concebir y visítalo en cuanto sospeches que podrías estar embarazada.

Cuando vuelves a quedar embarazada después de un aborto espontáneo, es probable que sientas una combinación de alegría, ansiedad y miedo. Es probable que quieras compartir la buena noticia cuando el embarazo esté más avanzado. También pueden volver los sentimientos de aflicción por la pérdida después del parto. Esto es normal.

Habla sobre tus sentimientos y permítete manifestarlos plenamente. Recurre a tu pareja, familia y amigos para buscar consuelo. Si tienes problemas para sobrellevar la situación, consulta con el proveedor de atención médica o con un consejero para recibir ayuda adicional.

Nov. 20, 2018