Planificación preconcepción: ¿Tu cuerpo está listo para el embarazo?

La planificación preconcepción puede ayudarles a ti y a tu pareja a comprender cómo aumentar sus posibilidades de tener un embarazo saludable. A continuación se presenta qué esperar durante una consulta de preconcepción.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Si decidiste quedar embarazada, puede que estés preparada emocionalmente para tener un bebé, pero ¿está listo tu cuerpo?

Para ayudar a garantizar un embarazo sano, programa una cita médica previa a la concepción con tu proveedor de atención médica tan pronto como comiences a pensar en el embarazo. La cita médica previa a la concepción es muy importante si tienes entre 30 y 40 años, o tienes enfermedades crónicas o preocupaciones especiales. Ten en cuenta estas preguntas de planificación previas a la concepción.

¿Qué tipo de método anticonceptivo usas?

Si has tomado pastillas anticonceptivas combinadas, ya sean convencionales o de ciclo extendido, se prevé que tu período regrese dentro de los 30 días después de dejar la pastilla. No necesitas tomar un descanso de la pastilla antes de intentar concebir.

Sin embargo, si tienes al menos un período normal antes de concebir, será más fácil calcular cuándo ovulaste y la fecha en que nacerá el bebé. Si planeas esperar unos meses, usa preservativos mientras tus ciclos menstruales se normalizan.

Si has estado usando ciertos tipos de métodos anticonceptivos a largo plazo, como inyecciones de progestina, tu retorno a la fertilidad puede llevar más tiempo. Aun así, el 50 % de las mujeres que interrumpen las inyecciones de progestina para quedar embarazadas conciben dentro de los 10 meses después de su última inyección.

¿Tienes tus vacunas al día?

Las infecciones, como la varicela y la rubéola (sarampión alemán), pueden ser peligrosas para el feto. Si no tienes todas las vacunas o no estás segura de si eres inmune a ciertas infecciones, el cuidado previo a la concepción puede incluir análisis de sangre para verificar la inmunidad o una o más vacunas, preferiblemente al menos un mes antes de intentar concebir.

¿Tienes alguna enfermedad crónica?

Si tienes una afección médica crónica, como diabetes, asma o presión arterial alta, asegúrate de que esté controlada antes de concebir. En algunos casos, el proveedor de atención médica podría recomendarte ajustar tu medicamento u otros tratamientos antes del embarazo. Tu proveedor de atención médica también te explicará la atención médica especializada que podrías necesitar durante el embarazo.

¿Tomas algún medicamento o suplemento?

Infórmale al proveedor de atención médica sobre todos los medicamentos, las plantas medicinales o los suplementos que tomas. Según el producto, el proveedor de atención médica podría recomendarte ajustar la dosis, cambiarlo por otro producto o dejar de tomarlo antes de concebir.

Este también es el momento de comenzar a tomar ácido fólico. El tubo neural del bebé (que se convierte en el cerebro y la médula espinal) se desarrolla durante el primer mes de embarazo, posiblemente antes de que sepas que estás embarazada. Tomar ácido fólico (lo ideal es empezar a tomarlo tres meses antes de la concepción) ayuda a prevenir los defectos del tubo neural.

¿Corres riesgo de contraer una infección de transmisión sexual?

Las infecciones de transmisión sexual, como la gonorrea, la sífilis y la clamidia, pueden interferir en la capacidad de concebir. Estas infecciones también conllevan riesgos, tanto para la madre como para el bebé, durante el embarazo. Si corres riesgo de contraer una infección de transmisión sexual, o si piensas que tu pareja podría tener una, consulta con tu proveedor de atención médica sobre los exámenes para la detección de enfermedades y los tratamientos previos a la concepción.

¿Tienes antecedentes familiares de alguna enfermedad específica?

A veces, los antecedentes familiares — ya sean tuyos o de tu pareja— aumentan el riesgo de tener un hijo con ciertas enfermedades, como fibrosis quística, o ciertos defectos congénitos. Si te preocupan las afecciones genéticas, el proveedor de atención médica puede derivarte a un asesor en genética para que haga una evaluación previa a la concepción.

¿Cuántos años tienen tú y tu pareja?

A medida que aumenta la edad de la madre, aumenta el riesgo de problemas de fertilidad, pérdida del embarazo y determinadas afecciones cromosómicas. Algunas complicaciones relacionadas con el embarazo, como la diabetes gestacional, también son más frecuentes en las madres mayores. La edad del padre del bebé también puede influir. El proveedor de atención médica puede ayudarte a poner los riesgos en perspectiva y a elaborar un plan para que tu bebé tenga el mejor comienzo.

¿Has estado embarazada antes?

Tu proveedor de atención médica te preguntará sobre tus embarazos previos. Asegúrate de mencionar cualquier complicación que hayas tenido, como presión arterial alta, diabetes gestacional, trabajo de parto prematuro, nacimiento prematuro o defectos congénitos, o embarazos que hayan requerido una cesárea.

Si tuviste un embarazo anterior con defecto del tubo neural o algunos de tus familiares de primer grado (como hermanos) nacieron con defecto del tubo neural, es probable que el proveedor de atención médica te recomiende una dosis diaria más alta de ácido fólico de la que se encuentra en la mayoría de las vitaminas prenatales.

Si tienes alguna pregunta o miedo sobre atravesar otro embarazo, habla con tu proveedor de atención médica. Él te ayudará a comprender cuáles son las mejores formas de aumentar las probabilidades de tener un embarazo sano.

¿Tu estilo de vida actual te permite tener un embarazo saludable?

Las opciones de estilo de vida saludable durante el embarazo son esenciales. Por ejemplo:

  • Tu profesional de la salud hablará sobre la importancia de seguir una alimentación saludable, hacer actividad física con regularidad y controlar el estrés.
  • Si tienes bajo peso u obesidad, el profesional de la salud podría recomendarte que intentes solucionar el problema de peso antes de concebir.
  • Es importante evitar el consumo de alcohol y drogas ilegales o ilícitas.
  • Si fumas, pídele al proveedor de atención médica información sobre recursos para dejar de fumar.
  • El proveedor de atención médica puede preguntarte sobre tu trabajo, los viajes, las mascotas, los pasatiempos y el entorno familiar para identificar las exposiciones potencialmente dañinas, como mercurio, plomo o pesticidas.

De ser posible, pídele a tu pareja que asista a la consulta previa a la concepción contigo. La salud y el estilo de vida de tu pareja son importantes porque pueden afectarlos a ti y al bebé.

Dec. 12, 2020 See more In-depth