La importancia de la nutrición para las atletas femeninas

Las niñas y las mujeres jóvenes que entrenan duro en los deportes necesitan asegurarse de que están obteniendo suficientes calorías y nutrientes para mantenerse saludables y rendir al máximo.

Parece bastante sencillo. El cuerpo quema energía mediante la actividad diaria y el ejercicio, y los alimentos y las bebidas reemplazan esa energía. Cuando la cantidad de energía que se gasta en un día es aproximadamente igual a la cantidad consumida, eso se denomina equilibrio energético.

Suena simple, pero el cuerpo y la vida de los adolescentes, especialmente las mujeres, a menudo se encuentran en un estado de cambio rápido e impredecible. A esto se agregan diversos factores que pueden dificultar el logro del equilibrio energético y una buena nutrición. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Aumento de las necesidades nutricionales que no se tienen en cuenta. A medida que las niñas crecen, necesitan más calorías para mantener el equilibrio energético simplemente porque su masa corporal está aumentando. Además, si las niñas practican deportes, es posible que un aumento en la cantidad de ejercicio en la práctica no se tenga en cuenta desde el punto de vista nutricional. Cuanto más tiempo y más duramente se ejercitan los atletas jóvenes, más calorías se queman, pero los atletas jóvenes no siempre comen más para compensar la actividad adicional. Con el cuerpo y la actividad en constante cambio, los hábitos nutricionales que alguna vez fueron adecuados tal vez ya no lo sean.
  • Falta de conocimiento o desinformación sobre nutrición. Los adolescentes pueden sobresalir en cálculo o en historia, o incluso en clases de salud. Aun así, muchos adolescentes y adultos jóvenes tienen dificultades para unir el conocimiento y la acción en un enfoque coherente y práctico a fin de lograr una nutrición óptima. Los padres también pueden carecer de conocimientos específicos sobre nutrición, o sus consejos y planificación no se tienen en cuenta. Los atletas jóvenes a menudo tienen menos capacidad para separar las fuentes válidas de consejos nutricionales de la información especulativa o completamente incorrecta. Además, los adolescentes bien intencionados podrían seguir las prácticas nutricionales de amigos o familiares inactivos con sobrepeso, pero esas prácticas no funcionan bien para un adolescente activo y en crecimiento.
  • Dificultad para planificar con anticipación las necesidades alimentarias. La práctica termina y sigue el partido de fútbol por la noche y un perrito caliente del puesto de comida para cenar, o peor aún, nada en absoluto. El almuerzo escolar no resulta atractivo y ni se prueba. La capacidad de planificar con anticipación las necesidades nutricionales en un día agitado es tarea difícil para cualquier persona y, como es de esperar, los adolescentes también tienen dificultades con este importante hábito.
  • Restricciones alimentarias, como ser vegetariano. Los atletas jóvenes podrían optar por volverse vegetarianos, restringir los carbohidratos o seguir otras restricciones o limitaciones alimentarias. Sin embargo, es posible que no tengan un plan para recuperar los nutrientes perdidos que son cruciales, como proteínas, el hierro, el calcio o la vitamina B-12. Estas restricciones pueden dificultar la ingesta de calorías y nutrientes esenciales en cantidades suficientes, especialmente con el aumento de la demanda de energía al participar en deportes.
  • Presión real o percibida de ser delgado o no tener grasa. El pensamiento distorsionado sobre el tamaño o la imagen corporal, y cómo la alimentación y el ejercicio influyen en esto, puede provocar graves déficits nutricionales. Si bien los trastornos clínicos de la conducta alimentaria, como la anorexia y la bulimia, son problemas graves en los deportes y en el atletismo femeninos, el problema nutricional más común es consumir muy pocas calorías para mantener una salud y un rendimiento óptimos. Es posible que los adolescentes y los adultos jóvenes simplemente no coman lo suficiente o que tengan otras creencias o comportamientos alimentarios que limiten su capacidad para lograr el equilibrio energético. Entre los ejemplos, se incluyen disfrazar la dieta mediante el vegetarianismo, tomar pastillas para adelgazar o hacer ejercicio compulsivamente para bajar mucho de peso.

Una ingesta nutricional inadecuada y hábitos alimenticios desordenados no siempre son evidentes. Pueden ocurrir en adolescentes y adultos jóvenes de cualquier peso, forma o tamaño.

Knowledge is the best defense

One of the best ways to make sure energy and nutritional intakes stay at healthy levels is by getting educated. Girls can benefit from help and input from parents, coaches, or a registered dietitian, sports nutritionist or other health care professional. Along with learning the basics of a healthy diet and energy balance, young female athletes need to know these key facts:

  • Prolonged, inadequate calorie intake — whether purposeful or not — is a threat to health and to optimal sports performance.
  • Nutritional needs are likely to increase and change with growth in body size and increased activity.
  • Good nutrition generally involves planning and effort.
  • A focus on healthy eating is preferable to diets that emphasize weight, body image or short-term performance gains.
March 16, 2019 See more In-depth