Mantente en forma a cualquier edad

Si bien crecer es inevitable, es posible desacelerar el proceso de envejecimiento con el ejercicio regular.

By Daniel V. Gaz

Si bien envejecer es inevitable, eso no tiene por qué significar que te vuelvas menos activo. A medida que envejeces, tu cuerpo se vuelve más lento y las actividades que solían resultarte fáciles ahora requieren más esfuerzo de tu parte. Por si fuera poco, tu metabolismo también se vuelve más lento, lo que hace que subas de peso. Pierdes masa muscular, tu estado cardiovascular disminuye y tus reflejos ya no son tan agudos como solían serlo. Si bien esto podría sonar como un diagnóstico desalentador, aún hay esperanza y buenas noticias: es posible desacelerar el proceso de envejecimiento haciendo ejercicio de forma regular.

Las actividades como el entrenamiento de fuerza y el entrenamiento de alta intensidad con descanso, junto con cambios regulares en tu rutina de ejercicios, pueden ayudar a mantener la masa muscular, prevenir el deterioro cardiovascular y mejorar el equilibrio. Estos tres elementos son fundamentales para llevar una vida saludable, independiente y prolongada.

Incorpora estas actividades a tu rutina semanal de ejercicios para disminuir los efectos del paso del tiempo.

  • Ejercicios de rendimiento. Las actividades como correr, andar en bicicleta y nadar son las mejores maneras para mejorar las funciones cardiovasculares y evitar que el metabolismo se vuelva lento. Apunta a realizar, como mínimo, entre 30 y 60 minutos de actividad cardiovascular (aeróbica) de intensidad moderada casi todos los días, un total de 150 minutos por semana.
  • Entrenamiento con descanso. En lugar de correr o de andar en bicicleta de manera estable, en el entrenamiento de alta intensidad con descanso alternas períodos breves de actividad intensa (que te hacen respirar pesadamente) con intervalos de actividad más ligera. Un ejemplo típico de entrenamiento incluiría cinco intervalos de alta intensidad (lo que podría significar aumentar la velocidad, la inclinación o la resistencia) entre uno a dos minutos, con uno a dos minutos entre intervalos a una intensidad un poco más baja. Una manera sencilla de comprobar si te estás ejercitando de manera lo suficientemente intensa es probar si puedes hablar (o cantar) con facilidad. Si no puedes hacerlo, significa que te estás ejercitando con la intensidad correcta durante los intervalos. Incorpora el entrenamiento con descanso a tu rutina de ejercicios una o dos veces por semana.
  • Entrenamiento de fuerza. En el proceso de envejecimiento es muy importante mantener la masa muscular, ya que tanto los hombres como las mujeres la pierden y la reemplazan con grasa a medida que envejecen. Los músculos esqueléticos queman más calorías en reposo en comparación con el tejido graso. También protegen las articulaciones y pueden ayudar a que los huesos se vuelvan más fuertes y mantengan la densidad, lo que puede prevenir fracturas. Además, mantener y aumentar la masa muscular puede ayudar a mejorar el equilibrio y la agilidad, que es esencial a medida que envejeces.

    Entonces, ¿cómo es posible detener la pérdida de masa muscular y lograr que esta aumente? Es simple: ¡levanta pesas! Y no, no es necesario que te conviertas en un fisicoculturista. Si tu rutina actual no incluye entrenamiento de fuerza, empieza haciendo un set de entre 10 y 15 repeticiones de ejercicios con los que exijas a los grupos de músculos grandes, entre ellos, el pecho, la espalda, los brazos y las piernas. Un ejemplo de ejercicio de pecho es levantar pesas acostado, uno de espalda es hacer remo, y uno de piernas es hacer sentadillas. Realiza estos movimientos dos o tres veces por semana. Si ya estás levantando pesas, aumenta el peso con regularidad. Apunta a realizar un aumento razonable cada algunas semanas —entre 2,5 y 10 libras (de 1 a 4,5 kg)— y lleva un registro en una agenda o en un diario para asegurarte de estar aumentando la carga con regularidad. Incluso si mantienes la misma rutina, aumentar el peso para que las últimas repeticiones sean más exigentes (pero aun así realizables) te ayudará a volverte más fuerte, lo que equivale a más tejido muscular magro y ¡a más potencial para quemar calorías!

La última manera para ayudar a desacelerar los cambios relacionados con la edad es continuar incorporando exigencia y variedad a los entrenamientos. Cuando realizas la misma rutina de entrenamiento una y otra vez, sin cambios en la frecuencia, la intensidad, la duración o el tipo de ejercicio, puedes estancarte. Con el tiempo, esta falta de exigencia podría permitir que los cambios relacionados con la edad avancen sin que siquiera te des cuenta. Si te relajas demasiado con tus entrenamientos, tu cuerpo también lo hará.

Experimentos

Prueba incorporar nuevas ideas de entrenamiento en tu rutina de ejercicios usando estas sugerencias.

  1. Esta semana, incorpora entrenamiento de alta intensidad con descanso en una sesión de ejercicios, y luego aumenta la cantidad a partir de ahí. Con el tiempo, tu objetivo debería ser de dos a tres entrenamientos con descanso por semana.
  2. Lleva un registro de tu entrenamiento de fuerza esta semana. A medida que te vuelvas más fuerte, aumenta la cantidad de peso de manera gradual.
  3. Varía tu rutina de ejercicios. Experimenta con ejercicios aeróbicos, pesas, entrenamiento con descanso, yoga y deportes de entretenimiento.
Dec. 16, 2016 See more In-depth

Ver también

  1. Presentación de diapositivas: 5 opciones de ejercicios acertadas para la artritis psoriásica
  2. 6 consejos para una escapada activa que recordarás
  3. Acentúa lo positivo para hacer cambios permanentes en la salud
  4. ¿Una cita para hacer ejercicio? ¡Claro que sí!
  5. ¿Estás listo para hacer ejercicio?
  6. Entrenamiento del equilibrio: mejora la salud a largo plazo con estos ejercicios
  7. Obstáculos para ejercitarse
  8. Blood Doping
  9. Analizadores de grasa corporal
  10. Ejercicios de un campo de entrenamiento
  11. El rol de la alimentación y el ejercicio en la prevención de la enfermedad de Alzheimer
  12. Ejercicios que trabajan el tronco
  13. Crea un gimnasio en casa sin romper la alcancía
  14. ¿Hiciste ejercicio hoy? ¡Recompénsate!
  15. Zapatillas tonificantes
  16. ¿Estar en buen estado es más importante que estar delgado?
  17. ¿No te alcanza el presupuesto para hacer ejercicio? ¡Elige lo económico!
  18. Vístete bien para caminar en el invierno
  19. ¿Eres madrugador o una criatura de la noche? Planifica tus ejercicios en consecuencia
  20. Beneficios de la actividad física
  21. El ejercicio y las enfermedades crónicas
  22. Ejercicio y enfermedad
  23. Alivio del estrés
  24. Ejercicio: cada minuto cuenta
  25. Cómo realizar ejercicios con artritis
  26. Ejercítate de forma más inteligente, no durante más tiempo
  27. Ejercicio: consulta con el médico
  28. ¿Haces ejercicio regularmente? ¡Lleva un registro de tu progreso!
  29. Programa de entrenamiento
  30. Estar en forma: tómalo con calma
  31. Motivación para estar en forma
  32. Videos de ejercicios de balón suizo
  33. Obstáculos para estar en forma: supéralos
  34. Estar en forma y gastar menos
  35. Ideas de entrenamiento para toda la familia
  36. Programa de entrenamiento
  37. Estar en forma supone mucho más que quedar exhausto
  38. Consejo para estar en forma: Haz actividad física en el hogar
  39. Consejo para estar en forma: haz actividad física en el trabajo
  40. Consejo para estar en forma: incluye a tus amigos
  41. Rutina de entrenamiento físico
  42. Adecúate al ejercicio
  43. Getting in shape after having a baby
  44. ¿Tienes que subir? Usa las escaleras
  45. Lesiones causadas por el golf
  46. Golfistas: aprendan cuándo dejarlo
  47. Golfistas: Apunten al sentido común
  48. ¿Te juntas con amigos? ¡La actividad física cuenta!
  49. ¿Odias hacer ejercicio? Prueba estos consejos
  50. Frecuencia cardíaca
  51. Calor y ejercicio
  52. Hockey Flywheel
  53. ¿Cuán en forma estás?
  54. ¿Cuánto ejercicio realmente necesitas?
  55. Improve obstructive sleep apnea with physical activity
  56. 3 maneras fáciles para comenzar a hacer yoga
  57. ¿La actividad física es una obligación? ¡Ya no más!
  58. Haz un entrenamiento divertido
  59. Cuándo trasladar tu rutina de ejercicios de invierno a un lugar cubierto
  60. Ejercicio tarde en el día
  61. Marathon and the Heat
  62. BMI and waist circumference calculator
  63. Mayo Clinic Minute: Cómo alcanzar la frecuencia cardíaca objetivo
  64. ¿Faltaste a un entrenamiento? ¡No te rindas!
  65. Movimiento natural: vuelve a los conceptos básicos
  66. ¿Necesitas un gimnasio para estar en forma?
  67. ¿Necesitas motivación para hacer ejercicio? Escríbelo
  68. ¿Necesitas motivación para hacer ejercicio? Prueba llevar un diario
  69. ¿Sin dolor no hay gloria? ¡De ninguna manera!
  70. ¿No tienes tiempo de hacer ejercicio? ¡Imposible!
  71. Ejercicios en la oficina
  72. Prevención de las lesiones por sobrecarga
  73. Embarazo y ejercicio
  74. ¿Listo para sumarte al movimiento de la gimnasia acuática?
  75. Consejos simples para mantenerse activo y dinámico con artrosis
  76. Ejercicios para fortalecer la zona media
  77. Guía de estiramientos
  78. Ejercicios de equilibrio
  79. Balón suizo
  80. ¿Estás comenzando con un programa de ejercicios? Tómatelo con calma
  81. Comenzar un programa de ejercicios: tómate tiempo para descansar
  82. Mantente saludable y en buen estado físico, sin necesidad de sudar
  83. Viajes y trabajo
  84. Fortalecimiento muscular: colección de videos tutoriales
  85. Las mejores maneras de recuperarte después de un entrenamiento duro
  86. 5 lesiones deportivas comunes en atletas femeninas jóvenes
  87. Para estar en forma, adopta el poder del juego
  88. ¿Estás demasiado ocupado para hacer ejercicio? Levántate más temprano
  89. ¿Estás demasiado enfermo para hacer ejercicio?
  90. consejos para estar en forma dirigidos a viajantes de negocios
  91. Caminar para estar en forma: cómo empezar
  92. ¿Quieres estar en forma? ¡Prueba hacer gimnasia aeróbica en tu propio patio!
  93. Lo que necesitas para ser ágil a cualquier edad
  94. ¿Te sientes desganado en invierno? 4 consejos profesionales para sacarte del sofá.
  95. Ejercitarse cuando hace frío
  96. Consejo para la época invernal: presta atención a los signos de congelación
  97. ¿Estás entrenando? Recuerda beber líquidos
  98. ¿Estás desganado con el entrenamiento? ¡No lo hagas solo!