Mantente saludable y en buen estado físico, sin necesidad de sudar

Subir y bajar las escaleras, caminar hasta el dispensador de agua, trabajar en el jardín o marchar en el lugar durante el partido de fútbol de tu hijo son todos ejemplos de termogénesis por actividad sin ejercicio. Descubre cómo puedes disminuir el riesgo de padecer enfermedades, como la enfermedad cardiovascular y la diabetes, con tan solo levantarte de la silla y ponerte en movimiento más a menudo.

By Nolan W. Peterson

¿No eres fanático del gimnasio? No te preocupes. Puedes aumentar la quema de calorías —y disminuir el riesgo de padecer enfermedades como la enfermedad cardiovascular y la diabetes— con tan solo levantarte de la silla y ponerte en movimiento más a menudo. Subir y bajar las escaleras, caminar hasta el dispensador de agua, trabajar en el jardín o marchar en el lugar durante el partido de fútbol de tu hijo cuentan y son todos ejemplos de termogénesis por actividad sin ejercicio. Básicamente, esta forma de movimiento representa las calorías quemadas cuando no estás durmiendo, comiendo ni haciendo ejercicio intencional (y sí, ¡también quemas calorías mientras duermes!).

Tanto si eres un fanático del ejercicio como si te has autoproclamado rey del sedentarismo, cualquier actividad adicional que realices durante el día es importante. De hecho, puede que moverte más hasta te salve la vida. ¿Por qué? Las investigaciones demuestran que permanecer sentado por mucho tiempo puede incrementar el riesgo de enfermedades graves, como la enfermedad cardiovascular y la diabetes.

Si aún te sientes intimidado, debes saber esto: Lo que más cuenta cuando de mantenerse saludable se trata es el movimiento total diario: entrenar durante 60 minutos varias veces a la semana no basta para contrarrestar enfermedades graves. De hecho, algunos estudios han demostrado que hasta las personas que entrenan intencionalmente por siete horas a la semana pueden correr riesgo de muerte prematura si son sedentarias la mayor parte del día. La termogénesis por actividad sin ejercicio no puede reemplazar al ejercicio por completo, pero puede ayudarte a alcanzar tus metas de salud, ya que la capacidad del cuerpo para quemar calorías aumenta drásticamente cuando estás levantado y te mantienes en movimiento.

¿Aún no estás convencido de llevar un estilo de vida aplicando termogénesis por actividad sin ejercicio? Échale un vistazo a estas estadísticas:

  • Alrededor del mundo, casi un tercio de los adultos no están físicamente activos. En los Estados Unidos, esa cifra se eleva al 50 por ciento.
  • El promedio de tiempo dedicado a hacer ejercicio para los adultos es de 18 minutos, y más de la mitad de todo el tiempo de ocio se ocupa mirando televisión o con otras actividades sedentarias. Como resultado, la mayoría de las personas no cumple con la recomendación de hacer ejercicio de moderado a vigoroso durante 30 minutos cinco días a la semana, es decir, un total de ejercicio intencional de 150 minutos semanales.
  • Se realizó un estudio para evaluar la cantidad de calorías que las personas que miraban televisión quemaban con tan solo levantarse y caminar en el lugar durante los cortes comerciales. Los participantes quemaron, en promedio, 67 calorías; es decir, un 55 por ciento más de calorías que aquellos que miraban la televisión de manera sedentaria.
  • Si tienes diabetes, una caminata después de cada comida puede ayudarte a controlar el nivel de azúcar en sangre. Según investigaciones, se ha descubierto que caminar por 15 minutos a paso moderado después de cada comida es más eficaz para controlar el aumento de la glucosa en sangre generada después de comer que una sola caminata de 45 minutos en cualquier momento del día.

¿Estás listo para incorporar más actividades de termogénesis por actividad sin ejercicio a tu día? Todo comienza con la mentalidad adecuada. Olvídate de la mentalidad «todo o nada» y aprovecha las oportunidades simples para agregar movimiento a tu día. Pasear al perro, sacar la basura, levantarse para tomar un vaso de agua, o estirarse y hacer sentadillas durante los cortes comerciales cuentan. También es importante revertir los pensamientos negativos. En lugar de decirte a ti mismo «hoy tengo que moverme más», di «hoy intentaré estar menos tiempo sentado». Pregúntate: «¿Cómo puedo hacer para que mantenerme en movimiento sea parte de mi estilo de vida?». No se trata de soluciones mágicas. Un mínimo de dos horas de movimientos de termogénesis por actividad sin ejercicio cada día puede marcar una gran diferencia. Esto provocará un efecto bola de nieve para lograr un estilo de vida más saludable y más activo en general.

Experimentos

Evita estar tanto tiempo sentado y muévete más con estos experimentos.

  1. Piensa en tu rutina diaria y anota dos o tres formas en las que podrías sumar movimiento a tu día, como por ejemplo, subir las escaleras en lugar de usar el ascensor o hacer sentadillas mientras miras televisión.
  2. Encuentra recursos que te motiven a moverte más: un podómetro, una aplicación para ponerse en forma o un compañero de caminata son todas buenas opciones para comenzar.
  3. Levántate y muévete de 5 a 10 minutos para contrarrestar cada hora que estás sentado.
Sept. 21, 2018 See more In-depth