Movimiento natural: vuelta a lo básico

¿Alguna vez deseaste tener tanta energía como los niños que corren, saltan y escalan objetos en un patio de recreo? Agrega juegos y exploración a tu rutina probando un concepto de entrenamiento físico que se llama movimiento natural.

By Bradly W. Prigge

¿Tu rutina de ejercicios consiste en los mismos ocho a 12 ejercicios que haces una y otra vez? O tal vez te aburres con cualquier cosa que se parezca a una rutina de ejercicios constante. Sea cual sea tu situación, agregar juego y exploración a tu plan de acondicionamiento físico puede ayudarte a moverte de manera más eficiente y mantenerte involucrado. El concepto se denomina "movimiento natural" y te sorprenderá la diversión que puede aportar a tus entrenamientos.

Los movimientos naturales incluyen la locomoción básica, como caminar, correr, trepar o gatear, así como movimientos manipulativos como levantar, cargar, lanzar y atrapar. Muchos movimientos naturales incorporan varios elementos de un programa de mantenimiento físico. Por ejemplo, la escalada ayuda a ganar flexibilidad, fuerza y acondicionamiento a la vez. Este enfoque de mantenimiento físico es una forma eficiente de hacer ejercicio.

Quizás la manera más fácil de comenzar a explorar estos conceptos es observar cómo se mueven los niños pequeños. Los bebés, niños pequeños y niños en edad preescolar juegan y recogen cosas en una posición de sentadilla profunda. Se levantan del piso sin usar las manos, y pueden cambiar fácilmente su peso corporal y cambiar de posición mientras están en el piso para alcanzar un juguete o un libro. Eso es el movimiento natural.

Intenta imitar a un niño pequeño para ver cuán difíciles son estos movimientos para ti. Si son difíciles, podrías beneficiarte de incorporar más de estos tipos de movimientos en tu vida diaria.

Practica el movimiento natural y trabaja tus articulaciones en todo su rango de movimiento con estas ideas:

  • Si tienes hijos o nietos, juega con ellos. Imita sus movimientos.
  • Ve de cuántas maneras diferentes puedes levantarte del piso. Inténtalo sin usar las manos.
  • Practica un movimiento de gateo, sé exagerado en tus movimientos. Mueve los brazos y piernas en un movimiento contralateral (la mano derecha se mueve con la pierna izquierda y la mano izquierda se mueve con la pierna derecha). Trata de gatear con las caderas bajas hacia el suelo (piensa en el ejército) o haz un arrastre de oso, sin apoyar las rodillas en el piso y usando solo las manos y los pies para soportar el peso de tu cuerpo.
  • Crea desafíos de ejercicios en casa que te hagan doblarte, ponerte en cuclillas, estirarte o agacharte. Pasa por debajo y sobre los obstáculos (reales o imaginarios).

Otra forma de agregar movimiento natural a tu rutina de ejercicios es incorporar el juego. No necesitas equipos específicos, como una cinta de correr, una máquina elíptica o bandas de ejercicios. Sigue el ejemplo de los niños, que se mueven porque es divertido y agradable. También puedes aprender los movimientos de un especialista o entrenador en movimientos naturales. Cuanto más practiques, mejor te moverás. ¡Inténtalo!

Experimentos

Prueba estos consejos para adoptar el movimiento natural.

  1. Comienza con algún movimiento natural deliberado antes de tu próxima sesión de ejercicio cardiovascular. Arrástrate con las manos y las rodillas, o acuéstate boca abajo y extiende los brazos hacia adelante o hacia los lados.
  2. ¡Haz sentadillas, salta, sube, corre!
  3. La próxima vez que lleves a un niño a un patio de recreo, participa del juego con los niños.
June 20, 2019 See more In-depth