El movimiento natural: cómo volver a lo básico

¿Alguna vez has deseado tener tanta energía como los niños que corren, saltan, y escalan en el parque infantil? Integra el juego y la exploración a tu rutina probando un concepto de condición física conocido como movimiento natural.

By Bradly W. Prigge

¿Tu rutina de acondicionamiento físico consiste en los mismos 8 a 12 ejercicios que haces siempre? O quizás te aburras con cualquier cosa que se parezca a una rutina consistente de ejercicio. Cualquiera sea tu situación, agregar juego y exploración a tu plan de acondicionamiento físico puede ayudar a que te muevas con más eficiencia y a mantenerte interesado. El concepto se llama "movimiento natural", y te va a sorprender cuánta diversión puede agregar a tus sesiones de ejercicio.

Los movimientos naturales incluyen locomoción básica, como caminar, correr, escalar, o gatear, así como movimientos de manipulación como levantar, llevar, lanzar, y atrapar. Muchos movimientos naturales incorporan múltiples elementos de acondicionamiento físico. Por ejemplo, escalar ayuda a desarrollar flexibilidad, fuerza, y acondicionamiento, todos al mismo tiempo. Este acercamiento al acondicionamiento físico es una manera eficiente de hacer ejercicio.

Quizás la manera más fácil de comenzar a explorar estos conceptos es observar cómo se mueven los niños pequeños. Los bebés, los niños pequeños y los preescolares juegan y levantan cosas de una posición en cuclillas profundas. Se levantan del suelo sin usar las manos, y con facilidad pueden desplazar su peso corporal y cambiar de posición cuando están en el suelo para alcanzar un juguete o un libro. Esto es el movimiento natural.

Intenta imitar a un niño pequeño para ver cuánto te desafían estos movimientos. Si te son difíciles, puedes beneficiarte al incorporar más de estos tipos de movimientos en tu vida diaria.

Practica el movimiento natural y haz que tus articulaciones se muevan en su total amplitud con estas ideas:

  • Si tienes hijos o nietos, juega con ellos. Copia la manera en que se mueven.
  • ¿De cuántas maneras diferentes puedes levantarte del suelo? Trata de no usar las manos.
  • Practica gatear, y haz movimientos deliberados. Mueve los brazos y las piernas en un movimiento contralateral (mueves la mano derecha con la pierna izquierda, y la mano izquierda se mueve con la pierna derecha). Intenta gatear con la cadera cerca del suelo (piensa en el ejercicio que hacen los militares) o imita a un oso, con las rodillas que no tocan el suelo, y usando sólo las manos y los pies para soportar tu peso corporal.
  • Crea desafíos para tu ejercicio en casa que requieran que te inclines, te acuclilles, te estires, o te escondas bajo un mueble. Cuando camines, pasa por debajo y por encima de obstáculos (reales o imaginarios).

Otra manera de agregar movimiento natural a tu rutina de ejercicio es incorporar juego. No necesitas equipo específico, como una caminadora, máquina elíptica o bandas de ejercicio. Aprende de los niños, que se mueven porque es divertido y lo disfrutan. También puedes aprender estos movimientos con un especialista o entrenador de movimiento natural. Cuanto más practiques, mejor te moverás. ¡Inténtalo!

Intenta estas sugerencias para practicar el movimiento natural.

  1. Comienza con algunos movimientos naturales deliberados antes de tu próxima sesión de cardio. Gatea sobre tus manos y tus rodillas, o acuéstate sobre el estómago y estira los brazos delante de ti o hacia los lados.
  2. ¡Acuclíllate, salta, escala, corre!
  3. La próxima vez que lleves a un niño al parque infantil, únete a los niños y juega como ellos en el área de juegos.
Dec. 22, 2016 See more In-depth