Movimiento natural: vuelve a los conceptos básicos

¿Alguna vez deseaste tener la misma energía que los niños cuando corren, saltan y trepan en el patio de juegos? Incorpora juegos y exploraciones en tu rutina probando el concepto para estar en forma llamado «movimiento natural».

By Bradly W. Prigge

¿Tu rutina de entrenamiento consta de los mismos ocho a doce ejercicios repetidos una y otra vez? Quizás te aburras con cualquier cosa que se parezca a una rutina de ejercicio constante. Sea cual fuere tu situación, incorporar juegos y exploración a tu plan de ejercicio puede ayudarte a moverte con mayor eficacia y a mantenerte entusiasmado. El concepto se llama «movimiento natural», y te asombrarías de ver cuánta diversión puede añadir a tus entrenamientos.

Los movimientos naturales incluyen locomoción básica, a saber, caminar, correr, trepar o gatear; y movimientos de manipulación, como levantar, cargar, arrojar y atrapar. Muchos movimientos naturales incorporan diversos elementos del entrenamiento. Por ejemplo, trepar mejora la flexibilidad, la fuerza y el acondicionamiento juntos. Este método de entrenamiento constituye una manera eficiente de hacer ejercicio.

Quizás la forma más sencilla de comenzar a explorar estos conceptos sea observar cómo se mueven los niños pequeños. Los bebés, los niños de uno o dos años y los párvulos juegan y recogen objetos en una posición de cuclillas profunda. Se levantan del suelo sin usar las manos y pueden mover fácilmente su peso corporal y cambiar de posición cuando están en el suelo para alcanzar un juguete o un libro. Eso es un movimiento natural.

Intenta imitar a un niño y te darás cuenta de lo complicados que pueden ser estos movimientos. Si te resultan difíciles, sería bueno que practiques más este tipo de movimientos en tu vida cotidiana.

Practica movimientos naturales y trabaja las articulaciones en toda su amplitud de movimiento con las siguientes ideas:

  • Si tienes hijos o nietos, juega con ellos. Copia la manera en que se mueven.
  • Presta atención de cuántas maneras diferentes puedes levantarte del piso. Intenta no usar las manos.
  • Practica gatear concentrándote en los movimientos. Mueve los brazos y las piernas en forma contralateral (la mano derecha con la pierna izquierda y la mano izquierda con la pierna derecha). Intenta gatear arrastrando la cadera (piensa en cómo se mueven los soldados) o caminar como un oso, es decir, con las rodillas levantadas del suelo y usando solo las manos y los pies para soportar el peso del cuerpo.
  • Crea tus propios desafíos de ejercicio en casa, que requieran inclinarse, ponerse en cuclillas, estirarse o agacharse. Sube y baja de obstáculos (reales o imaginarios).

Otra forma de añadir movimientos naturales a tu rutina de ejercicio es incorporar el juego. No necesitas ningún equipo específico: ni cinta, ni máquina elíptica ni bandas elásticas. Sigue el ejemplo de los niños, que se mueven porque es divertido y agradable. También puedes aprender estos movimientos con un entrenador o con un especialista en movimiento natural. Cuanto más practiques, mejor te moverás. ¡Inténtalo!

Experimentos

Prueba estos consejos para incorporar el movimiento natural.

  1. Comienza con un movimiento natural e intencional antes de la próxima sesión de ejercicios cardiovasculares. Deslízate apoyado sobre las manos y las rodillas, o recuéstate sobre tu abdomen y estira los brazos delante de ti o hacia los costados.
  2. ¡Ponte en cuclillas, salta, trepa y corre!
  3. La próxima vez que lleves a tu hijo a un patio de juegos, únete al equipo y juega con ellos.
June 13, 2018 See more In-depth