Si te ejercitas por la mañana, levántate temprano para desayunar. Eso puede significar comer por lo menos una hora antes del entrenamiento. Para ir a entrenar, debes estar bien alimentado. Si no comes, puede que te sientas perezoso o aturdido cuando hagas ejercicio. Si piensas ejercitarte menos de una hora después de desayunar, come un desayuno más liviano o bebe algo, como una bebida deportiva.

Dec. 20, 2016