Después de hacer ejercicio, la comida puede ayudar a que los músculos se recuperen, además de reabastecer las reservas de energía. Para obtener el máximo beneficio, come dentro de las dos horas de haber hecho ejercicio. Un sándwich de pan integral con mantequilla de maní es una buena opción. También se recomienda consumir yogur y frutas.

Nov. 20, 2018