Lesiones causadas por el golf: prueba estos consejos para jugar sin riesgos

Las lesiones de golf son frecuentes, pero evitables. Aprende a protegerte.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Aunque el golf es un deporte de bajo impacto, se asocia con varias lesiones. Muchas de las lesiones relacionadas con el golf son el resultado de una mecánica deficiente o un uso excesivo. El área que se lesiona con más frecuencia es la espalda lumbar. Otras áreas lesionadas pueden incluir el codo, la muñeca y la mano, y el hombro.

Sigue estos consejos para mantenerte en forma en el campo de golf.

Ajuste del swing

Se utiliza todo el cuerpo para ejecutar un swing de golf en un movimiento complejo y coordinado. Cuando este movimiento se repite con frecuencia, se ejerce una mayor tensión en los mismos músculos, tendones y articulaciones. Con el tiempo, esto puede causar lesiones, especialmente si la mecánica del swing es defectuosa.

Comprender la mecánica detrás del swing de golf puede ayudarte a prevenir lesiones de golf. Intenta lo siguiente:

  • Usa una postura adecuada. Párate con los pies alineados con los hombros y girados levemente hacia afuera y las rodillas ligeramente flexionadas. Mantén la columna vertebral relativamente recta. El tronco debe estar inclinado hacia adelante, pero la mayor parte de ese movimiento debe provenir de las caderas. Evita encorvarte sobre la pelota, lo que puede provocar tensión en el cuello y la espalda.
  • Mantente parejo. El poder de un swing de golf proviene de la fuerza que se transfiere de forma pareja a través de todos los grupos de músculos, desde los tobillos hasta las muñecas. Si dependes de una parte del cuerpo para poder golpear, es más probable que te lesiones. Por ejemplo, enfatizar demasiado las muñecas durante el swing puede causar codo de golfista, una distensión de los músculos de la parte interior del antebrazo.
  • No exageres el swing. Si balanceas el palo con demasiada fuerza o demasiada rapidez, es posible que se te tensionen las articulaciones. Relájate y golpea de forma delicada la pelota con un buen swing. Los mejores golfistas tienen ritmos de swing constantes, no necesariamente rápidos.

Si deseas reducir el riesgo de sufrir lesiones en el golf, considera tomar lecciones. Lo que aprendas sobre tu swing de golf puede incluso ayudarte a reducir los golpes de tu puntaje. También puede ayudarte a prevenir lesiones.

Otros consejos para no perder de vista el objetivo

Hay más en el golf que el swing de golf. Considera otras maneras de disminuir el riesgo de lesiones en el golf:

  • Realiza ejercicios de precalentamiento. Antes de practicar el swing o jugar una partida de golf, haz ejercicios de precalentamiento durante al menos 10 minutos con una caminata rápida o una serie de saltos. Elonga las manos, muñecas, antebrazos, codos, hombros, columna vertebral y pelvis. Balancea el palo de golf varias veces, aumentando progresivamente la amplitud de movimiento y la velocidad del swing.
  • Comienza poco a poco. Puedes comenzar practicando el swing durante horas, creyendo que te está ayudando al juego. Pero si tu cuerpo no está en forma para soportar el esfuerzo o si la mecánica del swing no es óptima, practicar repetidamente el swing de golf puede hacer más daño que bien. En su lugar, aumenta el nivel de actividad deseado y concéntrate en la forma adecuada.
  • Fortalece los músculos. No necesitas músculos abultados para golpear un drive largo. Pero cuanto más fuertes sean tus músculos, mayor será la velocidad de tu palo. Los músculos más fuertes también tienen menos probabilidades de lesionarse. Para obtener mejores resultados, haz ejercicios de fortalecimiento muscular durante todo el año y concéntrate en el equilibrio muscular, especialmente alrededor de los hombros.
  • Enfócate en la flexibilidad. Elongar de forma habitual puede mejorarte la amplitud de movimiento y ayudarte a lograr un swing de golf más fluido.
  • Desarrolla tu resistencia. La actividad aeróbica habitual puede ayudarte a mantenerte firme en el campo. Y el Departamento de Salud y Servicios Humanos recomienda hacer al menos 150 minutos de actividad aeróbica moderada o 75 minutos de actividad aeróbica vigorosa a la semana, o una combinación de actividad moderada y vigorosa. Prueba caminar, trotar, andar en bicicleta o nadar.
  • Levanta y transporta los palos con cuidado. Los golfistas que cargan sus propias bolsas tienen tasas más altas de lesiones de hombros y espalda que otros golfistas. Si sacas palos pesados del maletero del automóvil, podrías lesionarte antes de llegar al primer tee. Usa la técnica de levantamiento adecuada: mantén la espalda recta y usa la fuerza de las piernas para levantar.
  • Trata de evitar golpear objetos que no sean la pelota. Las lesiones en el codo y la muñeca a menudo son el resultado de golpear el suelo o el rough.
  • Usa calzado adecuado. Vístete para estar cómodo y protegerte de los elementos. Usa zapatos de golf con tacos cortos. Los tacos largos se clavan en el césped y mantienen los pies plantados mientras se balancea, lo que puede ejercer más presión sobre las rodillas.

Ten cuidado con los peligros en el campo de golf

Limita la exposición al sol mientras juegas golf:

  • Usa protector solar.
  • Usa gafas de sol para filtrar los rayos UVA y UVB.
  • Usa un sombrero con visera para darle sombra a los ojos y al rostro.

Presta atención a los signos y síntomas de deshidratación, agotamiento por calor e insolación. Bebe mucha agua (ya sea si tienes sed o no) y acorta el juego, si fuera necesario. Las señales de advertencia de lesiones relacionadas con el calor pueden ser las siguientes:

  • Dolor de cabeza
  • Debilidad
  • Mareos
  • Náuseas
  • Calambres musculares
  • Ritmo cardíaco acelerado
  • Desorientación

Cuando viajes en un carrito de golf, mantén los pies dentro del carrito. Hay golfistas que se han fracturado los tobillos cuando los pies han quedado atrapados en las partes móviles de los carritos de golf.

Presta atención a las tormentas. Interrumpe el juego a la primera señal de cielos amenazantes o relámpagos.

Juega con inteligencia

Tanto si el golf es un nuevo interés como si es una pasión de toda la vida, aprovecha tu tiempo en el campo de golf protegiéndote de las lesiones frecuentes que pueden producirse en este deporte. Considéralo como parte del juego.

Oct. 01, 2020 See more In-depth

Ver también

  1. Presentación de diapositivas: 5 opciones de ejercicios acertadas para la artritis psoriásica
  2. 6 consejos para una escapada activa que recordarás
  3. Acentúa lo positivo para hacer cambios permanentes en la salud
  4. ¿Una cita para hacer ejercicio? ¡Claro que sí!
  5. ¿Estás listo para hacer ejercicio?
  6. Dopaje sanguíneo
  7. Ejercicios de un campo de entrenamiento
  8. ¿Puedo hacer ejercicio si tengo dermatitis atópica?
  9. Ejercicios que trabajan el tronco
  10. Crea un gimnasio en casa sin romper la alcancía
  11. ¿Hiciste ejercicio hoy? ¡Recompénsate!
  12. ¿No te alcanza el presupuesto para hacer ejercicio? ¡Elige lo económico!
  13. Vístete bien para caminar en el invierno
  14. ¿Eres madrugador o una criatura de la noche? Planifica tus ejercicios en consecuencia
  15. Beneficios de la actividad física
  16. El ejercicio y las enfermedades crónicas
  17. Ejercicio y enfermedad
  18. Alivio del estrés
  19. Ejercicio: cada minuto cuenta
  20. Cómo realizar ejercicios con artritis
  21. Ejercicio: consulta con el médico
  22. ¿Haces ejercicio regularmente? ¡Lleva un registro de tu progreso!
  23. Programa de entrenamiento
  24. Estar en forma: tómalo con calma
  25. Motivación para estar en forma
  26. Videos de ejercicios de balón suizo
  27. Obstáculos para estar en forma: supéralos
  28. Estar en forma y gastar menos
  29. Programa de entrenamiento
  30. Estar en forma supone mucho más que quedar exhausto
  31. Consejo para estar en forma: Haz actividad física en el hogar
  32. Consejo para estar en forma: haz actividad física en el trabajo
  33. Consejo para estar en forma: incluye a tus amigos
  34. Rutina de entrenamiento
  35. Ponerte en forma después de tener un bebé
  36. ¿Tienes que subir? Usa las escaleras
  37. Golfistas: aprendan cuándo dejarlo
  38. Golfistas: Apunten al sentido común
  39. ¿Te juntas con amigos? ¡La actividad física cuenta!
  40. ¿Odias hacer ejercicio? Prueba estos consejos
  41. Frecuencia cardíaca
  42. Volante de inercia para hockey
  43. ¿Cuán en forma estás?
  44. ¿La actividad física es una obligación? ¡Ya no más!
  45. Haz un entrenamiento divertido
  46. Cuándo trasladar tu rutina de ejercicios de invierno a un lugar cubierto
  47. La maratón y el calor
  48. BMI and waist circumference calculator
  49. Mayo Clinic Minute: Cómo alcanzar la frecuencia cardíaca objetivo
  50. ¿Faltaste a un entrenamiento? ¡No te rindas!
  51. ¿Necesitas un gimnasio para estar en forma?
  52. ¿Necesitas motivación para hacer ejercicio? Escríbelo
  53. ¿Necesitas motivación para hacer ejercicio? Prueba llevar un diario
  54. ¿Sin dolor no hay gloria? ¡De ninguna manera!
  55. ¿No tienes tiempo de hacer ejercicio? ¡Imposible!
  56. Prevención de las lesiones por sobrecarga
  57. Embarazo y ejercicio
  58. Ejercicios para fortalecer la zona media
  59. Guía de estiramientos
  60. Ejercicios de equilibrio
  61. Balón suizo
  62. ¿Estás comenzando con un programa de ejercicios? Tómatelo con calma
  63. Comenzar un programa de ejercicios: tómate tiempo para descansar
  64. Viajes y trabajo
  65. Fortalecimiento muscular: colección de videos tutoriales
  66. ¿Estás demasiado ocupado para hacer ejercicio? Levántate más temprano
  67. ¿Estás demasiado enfermo para hacer ejercicio?
  68. Caminar para estar en forma: cómo empezar
  69. ¿Quieres estar en forma? ¡Prueba hacer gimnasia aeróbica en tu propio patio!
  70. Ejercitarse cuando hace frío
  71. Consejo para la época invernal: presta atención a los signos de congelación
  72. ¿Estás entrenando? Recuerda beber líquidos
  73. ¿Estás desganado con el entrenamiento? ¡No lo hagas solo!