Lesiones causadas por el golf: prueba estos consejos para jugar sin riesgos

Las lesiones de golf son frecuentes, pero evitables. Aprende a protegerte.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Si bien el golf es un deporte de bajo impacto, está asociado con una cantidad considerable de lesiones. Muchas lesiones relacionadas con el golf son el producto de una mecánica corporal deficiente o de la sobrecarga. La parte lesionada con mayor frecuencia es la región lumbar, seguida del codo, la muñeca y la mano, y los hombros.

Sigue estos consejos para mantenerte en forma en el campo de golf.

Ajuste del swing

El swing de golf es un movimiento complejo y coordinado que involucra todo el cuerpo. La repetición frecuente de este movimiento puede repercutir considerablemente en los mismos músculos, tendones y articulaciones. Y, con el tiempo, ocasionar una lesión.

Entender la mecánica del swing de golf puede ayudarte a prevenir lesiones causadas por este deporte. Intenta lo siguiente:

  • Adopta la postura correcta. Párate con los pies separados de acuerdo con el ancho de los hombros y con una ligera rotación hacia afuera, y flexiona un poco las rodillas. Mantén la columna vertebral relativamente derecha y el tronco inclinado hacia adelante; sin embargo, la mayor parte del movimiento debería provenir de las caderas. Evita encorvarte sobre la pelota, ya que esto puede tensar el cuello y la espalda.
  • Mantén un movimiento fluido. La potencia del swing de golf proviene de una fuerza que, de forma fluida, se transmite a todos los grupos musculares, desde los tobillos hasta las muñecas. Si dependes de una sola parte del cuerpo para la potencia del golpe, es posible que seas más propenso a sufrir lesiones. Por ejemplo, hacer demasiado esfuerzo con las muñecas durante el golpe puede causar una lesión conocida como «el codo de golfista», que ocurre cuando se tensan los músculos de la parte interna del antebrazo.
  • No exageres el movimiento. Si balanceas el palo con mucha fuerza o mucha velocidad, puedes esforzar las articulaciones. Relájate y dale un golpe suave y fluido a la pelota. Los mejores golfistas tienen un ritmo uniforme, pero no rápido necesariamente, para ejecutar el swing.

Si quieres reducir el riesgo de sufrir lesiones causadas por el golf, considera la posibilidad de tomar clases. Lo que aprendas sobre el swing de golf puede incluso ayudarte a reducir la cantidad de golpes del marcador.

Otros consejos para no perder de vista el objetivo

El swing de golf es solo una parte de este deporte. Ten en cuenta otras maneras de reducir el riesgo de lesiones causadas por el golf:

  • Realiza ejercicios de calentamiento. Antes de practicar tu swing o de jugar un partido de golf, haz ejercicios de calentamiento durante al menos 10 minutos, como una caminata a paso ligero o una serie de saltos de tijera. Estira tus manos, muñecas, antebrazos, codos, hombros, columna vertebral y pelvis. Balancea el palo de golf unas cuantas veces, aumentando gradualmente tu amplitud de movimiento.
  • Comienza lentamente. Podrías comenzar practicando el swing durante horas, creyendo que te servirá para el juego. Pero si tu cuerpo no está preparado para ese esfuerzo, la práctica repetitiva del swing de golf puede provocarte más daños que beneficios. En cambio, aumenta gradualmente la actividad hasta alcanzar tu nivel deseado.
  • Fortalece los músculos. No necesitas tener músculos voluminosos para lograr un drive largo; sin embargo, cuanto más fuertes sean tus músculos, mayor será la velocidad del palo. Además, los músculos más fuertes son menos propensos a sufrir lesiones. Para obtener los mejores resultados, haz ejercicios de entrenamiento de fuerza durante todo el año.
  • Céntrate en la flexibilidad. La elongación regular puede mejorar tu amplitud de movimiento y posibilitar un swing más fluido.
  • Aumenta la resistencia. La actividad aeróbica regular puede darte resistencia para tu desempeño en el campo. Intenta caminar, trotar, andar en bicicleta o nadar.
  • Ten cuidado al levantar y llevar los palos. Los golfistas que transportan sus propios bolsos tienen más probabilidades de sufrir lesiones en los hombros o la espalda en comparación con otros golfistas. Si sacas palos pesados del baúl del automóvil sin cuidado, podrías lesionarte antes de llegar al primer tee de salida. Usa una técnica adecuada para levantar peso: Mantén la espalda erguida y usa la fuerza de las piernas para levantar el peso.
  • Intenta evitar dar golpes a otros objetos que no sean la pelota de golf. Los golpes que se dan al suelo o al rough suelen causar lesiones en los codos y las muñecas.
  • Escoge un calzado adecuado. Usa ropa cómoda y que te proteja del clima. Usa calzado de golf con tapones bajos. Los tapones altos se encajan en el césped y te impiden mover el pie mientras haces el swing, lo cual podría forzar las rodillas o los tobillos.

Ten cuidado con los peligros en el campo de golf

Limita la exposición al sol mientras estés jugando. Recuerda:

  • Usa protector solar.
  • Usa gafas de sol para filtrar los rayos UVA y UVB.
  • Usa una gorra con visera para protegerte los ojos y el rostro.

Presta atención a los signos y síntomas de deshidratación, agotamiento por calor e insolación. Bebe mucha agua, ya sea que tengas sed o no, e interrumpe el juego si es necesario. Estas son algunas de las señales de alerta de una afección relacionada con el calor:

  • Dolor de cabeza
  • Debilidad
  • Mareos
  • Náuseas
  • Calambres musculares
  • Latidos del corazón rápidos
  • Confusión

Cuando andes en un carro de golf, mantén los pies dentro del vehículo. Algunos golfistas se han quebrado un tobillo por haberse atascado el pie en las partes móviles del carro de golf.

Fíjate si se avecina una tormenta. Da por terminado el juego ante el primer indicio de truenos o relámpagos.

Juega con inteligencia

Tanto si el golf es un nuevo interés como si es una pasión de toda la vida, aprovecha tu tiempo en el campo de golf protegiéndote de las lesiones frecuentes que pueden producirse en este deporte. Considéralo como parte del juego.

April 18, 2018 See more In-depth

Ver también

  1. Presentación de diapositivas: 5 opciones de ejercicios acertadas para la artritis psoriásica
  2. 6 consejos para una escapada activa que recordarás
  3. Acentúa lo positivo para hacer cambios permanentes en la salud
  4. ¿Una cita para hacer ejercicio? ¡Claro que sí!
  5. ¿Estás listo para hacer ejercicio?
  6. Entrenamiento del equilibrio: mejora la salud a largo plazo con estos ejercicios
  7. Obstáculos para ejercitarse
  8. Blood Doping
  9. Analizadores de grasa corporal
  10. Ejercicios de un campo de entrenamiento
  11. El rol de la alimentación y el ejercicio en la prevención de la enfermedad de Alzheimer
  12. Ejercicios que trabajan el tronco
  13. Crea un gimnasio en casa sin romper la alcancía
  14. ¿Hiciste ejercicio hoy? ¡Recompénsate!
  15. Zapatillas tonificantes
  16. ¿Estar en buen estado es más importante que estar delgado?
  17. ¿No te alcanza el presupuesto para hacer ejercicio? ¡Elige lo económico!
  18. Vístete bien para caminar en el invierno
  19. ¿Eres madrugador o una criatura de la noche? Planifica tus ejercicios en consecuencia
  20. Beneficios de la actividad física
  21. El ejercicio y las enfermedades crónicas
  22. Ejercicio y enfermedad
  23. Alivio del estrés
  24. Ejercicio: cada minuto cuenta
  25. Cómo realizar ejercicios con artritis
  26. Ejercítate de forma más inteligente, no durante más tiempo
  27. Ejercicio: consulta con el médico
  28. ¿Haces ejercicio regularmente? ¡Lleva un registro de tu progreso!
  29. Programa de entrenamiento
  30. Estar en forma: tómalo con calma
  31. Motivación para estar en forma
  32. Videos de ejercicios de balón suizo
  33. Obstáculos para estar en forma: supéralos
  34. Estar en forma y gastar menos
  35. Ideas de entrenamiento para toda la familia
  36. Programa de entrenamiento
  37. Estar en forma supone mucho más que quedar exhausto
  38. Consejo para estar en forma: Haz actividad física en el hogar
  39. Consejo para estar en forma: haz actividad física en el trabajo
  40. Consejo para estar en forma: incluye a tus amigos
  41. Rutina de entrenamiento físico
  42. Adecúate al ejercicio
  43. Getting in shape after having a baby
  44. ¿Tienes que subir? Usa las escaleras
  45. Golfistas: aprendan cuándo dejarlo
  46. Golfistas: Apunten al sentido común
  47. ¿Te juntas con amigos? ¡La actividad física cuenta!
  48. ¿Odias hacer ejercicio? Prueba estos consejos
  49. Frecuencia cardíaca
  50. Calor y ejercicio
  51. Hockey Flywheel
  52. ¿Cuán en forma estás?
  53. ¿Cuánto ejercicio realmente necesitas?
  54. Improve obstructive sleep apnea with physical activity
  55. 3 maneras fáciles para comenzar a hacer yoga
  56. ¿La actividad física es una obligación? ¡Ya no más!
  57. Haz un entrenamiento divertido
  58. Cuándo trasladar tu rutina de ejercicios de invierno a un lugar cubierto
  59. Ejercicio tarde en el día
  60. Marathon and the Heat
  61. BMI and waist circumference calculator
  62. Mayo Clinic Minute: Cómo alcanzar la frecuencia cardíaca objetivo
  63. ¿Faltaste a un entrenamiento? ¡No te rindas!
  64. Movimiento natural: vuelve a los conceptos básicos
  65. ¿Necesitas un gimnasio para estar en forma?
  66. ¿Necesitas motivación para hacer ejercicio? Escríbelo
  67. ¿Necesitas motivación para hacer ejercicio? Prueba llevar un diario
  68. ¿Sin dolor no hay gloria? ¡De ninguna manera!
  69. ¿No tienes tiempo de hacer ejercicio? ¡Imposible!
  70. Ejercicios en la oficina
  71. Prevención de las lesiones por sobrecarga
  72. Embarazo y ejercicio
  73. ¿Listo para sumarte al movimiento de la gimnasia acuática?
  74. Consejos simples para mantenerse activo y dinámico con artrosis
  75. Ejercicios para fortalecer la zona media
  76. Guía de estiramientos
  77. Ejercicios de equilibrio
  78. Balón suizo
  79. ¿Estás comenzando con un programa de ejercicios? Tómatelo con calma
  80. Comenzar un programa de ejercicios: tómate tiempo para descansar
  81. Mantente saludable y en buen estado físico, sin necesidad de sudar
  82. Mantente en forma a cualquier edad
  83. Viajes y trabajo
  84. Fortalecimiento muscular: colección de videos tutoriales
  85. Las mejores maneras de recuperarte después de un entrenamiento duro
  86. 5 lesiones deportivas comunes en atletas femeninas jóvenes
  87. Para estar en forma, adopta el poder del juego
  88. ¿Estás demasiado ocupado para hacer ejercicio? Levántate más temprano
  89. ¿Estás demasiado enfermo para hacer ejercicio?
  90. consejos para estar en forma dirigidos a viajantes de negocios
  91. Caminar para estar en forma: cómo empezar
  92. ¿Quieres estar en forma? ¡Prueba hacer gimnasia aeróbica en tu propio patio!
  93. Lo que necesitas para ser ágil a cualquier edad
  94. ¿Te sientes desganado en invierno? 4 consejos profesionales para sacarte del sofá.
  95. Ejercitarse cuando hace frío
  96. Consejo para la época invernal: presta atención a los signos de congelación
  97. ¿Estás entrenando? Recuerda beber líquidos
  98. ¿Estás desganado con el entrenamiento? ¡No lo hagas solo!