Estar en forma: consejos para mantenerte motivado

Estar en forma es un esfuerzo de por vida. Motívate con estos consejos prácticos. Escrito por el personal de Mayo Clinic

¿Alguna vez empezaste un programa de entrenamiento y después lo abandonaste? Si tu respuesta es «sí», no estás solo. Muchas personas empiezan programas de entrenamiento, pero los abandonan porque se aburren, no los disfrutan o los resultados tardan mucho en notarse. Estos son siete consejos para que te sigas sintiendo motivado.

1. Establece objetivos

Comienza con metas simples y luego avanza hacia metas de mayor alcance. Recuerda establecer metas realistas y alcanzables. Es fácil frustrarse y darse por vencido si las metas son demasiado ambiciosas.

Por ejemplo, si hace tiempo que no te ejercitas, una meta a corto plazo puede ser caminar durante 10 minutos por día, cinco días a la semana. Una meta intermedia puede ser caminar durante 30 minutos, cinco días a la semana. Un objetivo a largo plazo puede ser completar una caminata de 5 kilómetros.

Para la mayoría de los adultos saludables, el Departamento de Salud y Servicios Humanos recomienda que realicen, al menos, 150 minutos de actividad aeróbica moderada o 75 minutos de actividad aeróbica intensa por semana, o una combinación de actividad moderada e intensa. Incorpora ejercicios de fortalecimiento muscular de todos los grupos musculares importantes en una rutina de ejercicios al menos dos veces por semana.

2. Intenta que sea divertido

Busca deportes o actividades que te gusten y después modifica la rutina para mantenerte en movimiento. Si no disfrutas los entrenamientos, prueba algo diferente. Únete a un equipo de vóleibol o de sóftbol. Asiste a clases de baile de salón. Inscríbete en un gimnasio o en un centro de artes marciales. Descubre tu talento deportivo oculto.

Recuerda que hacer ejercicio no tiene que ser aburrido y que, si te diviertes, es más probable que continúes con el programa de entrenamiento.

3. Haz que la actividad física sea parte de tu rutina diaria

Si te resulta difícil hacerte tiempo para la actividad física, no recurras a las excusas. Programa la actividad física como lo harías con cualquier otra actividad importante.

También puedes hacerle un tiempo a la actividad física a lo largo del día. Usa las escaleras en lugar del ascensor. Camina alrededor del campo de juego mientras observas a los niños hacer deporte. Sal a caminar en un receso del trabajo. Usa una bicicleta fija o haz ejercicios de fortalecimiento muscular mientras miras televisión por la noche.

Hay investigaciones que demuestran que estar sentado durante períodos prolongados puede tener efectos negativos en la salud, incluso si se cumple con la cantidad de actividad semanal recomendada. Si permaneces sentado varias horas en el trabajo, intenta tomarte descansos regulares a lo largo del día para moverte, por ejemplo, camina hasta el bebedero para tomar agua o párate mientras hablas por teléfono.

4. Escríbelo

¿Deseas bajar de peso? ¿Deseas aumentar tu energía? ¿Deseas dormir mejor? ¿Deseas controlar una afección crónica? Escribe tus metas. Notar los beneficios de hacer ejercicio de forma regular y escribir tus metas en un papel puede ayudar a que te mantengas motivado.

También puedes descubrir que te resulta útil mantener un diario de ejercicios. Registra lo que hiciste en cada sesión de ejercicios, cuánto tiempo duró y cómo te sentiste después de ella. Registrar tus esfuerzos y dar seguimiento a tu progreso puede ayudarte a avanzar hacia tus objetivos y recordarte que estás avanzando.

5. Une fuerzas con amigos, vecinos u otras personas

No estás solo. Invita a tus amigos y compañeros de trabajo a hacer ejercicio contigo. Ejercítate con tu pareja u otros seres queridos. Juega al fútbol con tus hijos. Organiza clases de entrenamiento en un club deportivo local para un grupo de vecinos.

6. Recompénsate

Después de cada sesión de ejercicio, tómate unos minutos para disfrutar de la agradable sensación que te deja. Este tipo de recompensa interna puede ayudarte a que te comprometas a largo plazo con el ejercicio regular.

Las recompensas externas también pueden ser útiles. Cuando logres un objetivo de mayor alcance, regálate un nuevo calzado deportivo o nuevas canciones para disfrutar mientras haces ejercicio.

7. Sé flexible

Si estás demasiado ocupado para ejercitarte o simplemente no tienes ganas de hacerlo, tómate uno o dos días de descanso. Si necesitas un descanso, sé considerado contigo mismo. Lo importante es que vuelvas a tu rutina en cuanto puedas.

Ahora que recuperaste el entusiasmo, ponte en movimiento. Establece metas, haz que sea divertido y felicítate de vez en cuando. Recuerda que el ejercicio es una actividad de por vida. Consulta estos consejos cuando sientas que estás perdiendo motivación.

June 13, 2018 See more In-depth