El ejercicio en familia beneficia a todos. Cuando trabajas para alcanzar tus propias metas de acondicionamiento físico, das un excelente ejemplo para que tus hijos se comprometan con su propia actividad física. Por lo tanto, sé creativo y busca maneras de estar activo juntos, desde jugar con tu hijo pequeño hasta escalar con tu hijo adolescente.

By Danielle P. Johnson, P.T.

Si eres padre, adquirir el hábito de hacer ejercicio en familia te beneficiará tanto a ti como a tus hijos. Si trabajas para alcanzar tus propias metas de acondicionamiento físico, darás un ejemplo excelente para que tus hijos se comprometan con su propia actividad física.

¿Quieres convertir al ejercicio y al tiempo en familia en una prioridad? Puedes hacer ambas cosas: solo combina las dos para maximizar tu tiempo. De hecho, unir las dos es una necesidad para muchos padres ocupados. Estas son algunas ideas para incorporar la actividad física en cada etapa de la vida de tus hijos.

Reconoce y aprovecha el hecho de que tu hijo está ahora en movimiento.

  • Explora un parque infantil donde puedas correr con tu hijo. Recuerda, ¡también puedes jugar en el equipo del patio infantil! Si tu hijo quiere columpiarse, usa ese tiempo para hacer sentadillas y estocadas. Si el patio infantil tiene un muro de escalada, intenta hacer flexiones, flexiones de brazos en barra o lagartijas.
  • Juega juegos activos como fútbol, fútbol americano o juegos de persecución.
  • Crea tu propio juego familiar que incluya una combinación única de saltos, carreras de velocidad, estocadas, sentadillas y gatear. Tu ritmo cardíaco aumentará e incorporarás algunos ejercicios de resistencia de peso corporal.
  • Crea una búsqueda del tesoro y compite con tu hijo para terminar las tareas.

Explora el mundo con tu hijo. Involúcrate en las cosas que le gusta hacer.

  • Den un paseo o una caminata en la naturaleza. No solo harán un gran ejercicio, sin ningún aparato electrónico a su alrededor, tu hijo podría disfrutar hablar contigo.
  • Invierte en bicicletas y exploren su ciudad o pueblo en busca de nuevas rutas. Monten en bicicleta o caminen para almorzar o cenar con la familia.
  • Bailen. Solo hazlo, déjate llevar con tus hijos, diviértanse y disfruten de una gran actividad aeróbica. Pon música que les guste a tus hijos (o un poco de rock de la vieja escuela del que se reirán) y muévanse.
  • Naden. Cuando vas a la piscina con tus hijos, métete al agua. Correr en el extremo poco profundo y nadar en una piscina son excelentes maneras de combinar la actividad aeróbica con la diversión familiar.
  • Involúcrense en un deporte que tus hijos puedan disfrutar, como el tenis, el baloncesto o el fútbol.
  • Planifiquen vacaciones en destinos que fomenten las actividades al aire libre. Encuentren un lugar de vacaciones donde puedan esquiar, hacer senderismo, surf o escalar.

Dondequiera que vayan, busquen oportunidades para añadir más actividad física a la vida familiar. Disfrutarán del tiempo que pasen juntos y prepararás a tus hijos con hábitos saludables para el futuro.

Prueba estas sugerencias para crear actividades físicas divertidas para la familia.

  1. Siéntate con tus hijos y elaboren un plan de actividades familiares.
  2. Salgan a hacer ejercicio dos veces esta semana.
  3. Prueben una sesión de yoga en familia.
June 20, 2019