Mantente seguro durante el ejercicio cuando hace calor tomando suficientes líquidos, llevando ropa apropiada y prestando atención a cuándo y cuánto te ejercitas para evitar calor extremo.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Ya sea que estés corriendo, jugando un partido de basquetbol o haciendo una caminata, ten cuidado cuando la temperatura sube. Si haces ejercicio al aire libre cuando hace calor, toma estas precauciones de sentido común para prevenir las enfermedades provocadas por el calor.

Ejercitarse cuando hace calor añade estrés extra a tu cuerpo. Si no tienes cuidado al hacer ejercicio en el calor, estás en riesgo de una enfermedad seria. Tanto el ejercicio como la temperatura del aire incrementan tu temperatura corporal.

Para ayudar a enfriarte, tu cuerpo manda más sangre a circular por tu piel. Esto deja menos sangre en tus músculos, lo que a su vez incrementa tu ritmo cardiaco. Si la humedad también es alta, tu cuerpo enfrenta más estrés porque el sudor no se evapora de tu piel. Eso eleva tu temperatura corporal aún más.

Bajo condiciones normales, tu piel, vasos sanguíneos, y nivel de transpiración se ajustan al calor. Pero estos sistemas naturales de enfriamiento pueden fallar si estás expuesto a altas temperaturas y humedad por mucho tiempo, sudas mucho, y no tomas suficientes fluidos.

El resultado puede ser una enfermedad por calor. Las enfermedades por calor ocurren dentro de un espectro, comenzando como leves pero empeorando cuando no son tratadas. Las enfermedades por calor incluyen:

  • Calambres por calor. Los calambres por calor, que a veces se asocian con el ejercicio, son contracciones musculares dolorosas. Los músculos afectados pueden sentirse firmes al tacto, y puedes sentir dolor o espasmos musculares. Tu temperatura corporal puede ser normal. .
  • Síncope por calor o colapso asociado al ejercicio. El síncope por calor es una sensación de mareo o desmayo causado por altas temperaturas, que por lo general ocurre después de estar parado por mucho tiempo o al levantarte rápido luego de estar sentado por mucho tiempo. El colapso asociado al ejercicio consiste en sentirse mareado o desmayarse después de hacer ejercicio, y puede ocurrir especialmente si dejas de correr y estás de pie después de haber participado en una carrera o de haber corrido por mucho tiempo.
  • Agotamiento por calor. Con el agotamiento por calor, tu temperatura corporal puede subir hasta 40°C (104°F), y puedes experimentar náuseas, vómitos, debilidad, dolor de cabeza, desmayos, sudores, y piel fría y húmeda. Si no se trata, se puede transformar en insolación.
  • Insolación. La insolación es un trastorno de emergencia que puede ser mortal, y que ocurre cuando tu temperatura corporal es mayor a 40ºC (104ºF). Tu piel puede estar seca porque no sudas, o puede estar húmeda.

    Puedes experimentar confusión, irritabilidad, dolor de cabeza, problemas de ritmo cardiaco, mareos, desmayos, náuseas, vómitos, problemas de visión y fatiga. Quizas necesites atención médica inmediata para prevenir daño cerebral, falla orgánica o incluso la muerte. p

Cuando hace calor, pon atención a signos y síntomas de enfermedad por calor. Si ignoras estos síntomas, tu condición puede empeorar, resultando en una emergencia médica. Los signos y síntomas pueden incluir:

  • Calambres musculares
  • Náuseas o vómitos
  • Debilidad
  • Fatiga
  • Dolor de cabeza
  • Sudar mucho
  • Mareos
  • Confusión
  • Irritabilidad
  • Presión arterial baja
  • Ritmo cardiaco aumentado
  • Problemas de visión

Si presentas cualquiera de estos síntomas, debes bajar tu temperatura corporal e hidratarte de inmediato. Deja de hacer ejercicio inmediatamente y aléjate del calor. Si es posible, consigue que alguien se quede contigo para que pueda vigilar tu condición.

Medir la temperatura corporal con un termómetro rectal es esencial para determinar con precisión el grado del daño causado por el calor. La temperatura tomada oralmente, en el oído o en la frente no dan una medición de temperatura lo suficientemente precisa en este caso. Si tienes insolación, a causa de la confusión y los cambios en tu condición mental no podrás hacerte tratamiento tú mismo, y deberás recibir cuidados de emergencia. La manera más efectiva de refrescar el cuerpo rápidamente es sumergirte en una tina de agua fría o helada.

En casos de agotamiento por calor, quita la ropa extra o el equipo de deportes. ASegúrate de estar rodeado de gente que pueda ayudarte y asistir con cuidados. Si es posible, ventila tu cuerpo o mójalo con agua fresca.

Puedes colocarte toallas frescas y húmedas o paquetes de hielo en el cuello, la frente, y bajo los brazos, mojarte con agua de una manguera o en la ducha, o sentarte en una tina llena de agua fría. Toma líquidos como agua o bebidas deportivas. Si no te sientes mejor en unos 20 minutos, busca atención médica de emergencia inmediatamente.

Cuando te ejercitas y hace calor, ten estas precauciones en mente:

  • Vigila la temperatura. Presta atención al pronóstico del tiempo y alertas de calor. Infórmate sobre cuál es la temperatura esperada para la duración de la actividad que planeas hacer al aire libre.
  • Aclimátate. Si estás acostumbrado a ejercitarte adentro o en un clima más fresco, tómate tu tiempo cuando comiences a hacer ejercicio en el calor. Mientras tu cuerpo se adapta al calor en el curso de una o dos semanas, incrementa de manera gradual la duración e intensidad de tus ejercicios.
  • Conoce cuál es tu nivel de aptitud física. Si no estás en forma o has comenzado hace poco a hacer ejercicio, ten cuidado extra al ejercitarte en el calor. Tu cuerpo puede tener una menor tolerancia al calor. Reduce tu intensidad de ejercicio y descansa con frecuencia.
  • Toma muchos líquidos. La deshidratación es un factor clave en la enfermedad por calor. Ayuda a tu cuerpo a sudar y a enfriarse al mantenerte bien hidratado con agua. No esperes a tener sed para tomar líquidos.

    Si planeas hacer ejercicio intenso, considera una bebida deportiva en lugar de agua. Las bebidas deportivas pueden reemplazar el sodio, cloro y potasio que pierdes al sudar. Evita las bebidas alcohólicas porque pueden promover la deshidratación.

  • Lleva ropa adecuada. La ropa ligera y poco ajustada puede ayudar al sudor a evaporarse, y a mantenerte fresco. Evita los colores oscuros, ya que estos absorben el calor. Si es posible, usa un sombrero de ala ancha y de color claro.
  • Evita el sol de mediodía. Haz ejercicio en la mañana o la tarde cuando es más probable que esté más fresco afuera. Si es posible, hazlo en áreas de sombra — o haz ejercicio acuático en una alberca.
  • Usa bloqueador solar. Una quemadura solar disminuye la capacidad de tu cuerpo para enfriarse y aumenta el riesgo de cáncer de piel.
  • Haz otro plan, por las dudas. Si estás preocupado sobre el calor o la humedad, quédate adentro. Haz ejercicio en el gimnasio, camina en los centros comerciales o sube las escaleras de un edificio con aire acondicionado.
  • Entiende tus riesgos médicos. Ciertos trastornos de salud o medicamentos pueden aumentar tu riesgo de enfermedad por calor. Si planeas hacer ejercicio en el calor, habla con tu médico sobre las precauciones.

En su mayoría, las enfermedades por calor pueden prevenirse. Si tomas precauciones básicas, no necesitas dejar de lado tu rutina de ejercicio porque hace calor.

May 06, 2017