Ejercicio y opioides: qué debes saber antes de comenzar

Los medicamentos opioides pueden hacer que sea más difícil hacer actividad física en forma segura. Aprende cómo mantenerte seguro si haces actividad física mientras tomas opioides.

Terminaste tu jornada de trabajo y estás listo para tu paseo nocturno en bicicleta. Sin embargo, estuviste sintiendo molestias en la espalda y hace poco comenzaste a tomar medicamentos opioides para el dolor. ¿Puedes andar en bicicleta?

Hacer ejercicio puede contribuir en gran medida a controlar el dolor y a mejorar tu estado de ánimo, lo que, a su vez, puede mitigar la sensación de dolor. Además, todos los beneficios de la actividad física regular –mejor salud cardíaca, huesos más fuertes, más flexibilidad y mejor equilibrio– inciden en tu estado salud general. Por lo tanto, podría ser tentador seguir tu rutina de entrenamiento cuando estás haciendo un tratamiento para el dolor crónico.

Sin embargo, si estás tomando opioides para controlar el dolor, sería mejor modificar tu rutina. Los opioides provocan diversos cambios en la actividad del corazón, los pulmones y los huesos que pueden afectar tu capacidad para permanecer activo:

  • Cambios en la frecuencia y el ritmo cardíacos. Algunas personas observan que el corazón les late más lento o de forma irregular cuando toman medicamentos opioides. Estos cambios pueden hacer que la actividad física durante el tratamiento con opioides sea más difícil, menos confortable o peligrosa.
  • Dificultad para respirar. Los opioides inhiben tu capacidad de toser. Si tienes alergias o secreción sinusal durante la actividad física, puedes sentir mayor congestión en el pecho porque el cuerpo no puede expulsar las partículas de los pulmones y de la garganta mediante la tos.
  • Menor resistencia. Los opioides reducen la frecuencia respiratoria y cardíaca (bradicardia). Al respirar menos, incorporas menos oxígeno; y eso significa que los músculos reciben menos oxígeno. Como consecuencia, puedes notar que te cansas más rápido o que no puedes hacer ejercicios tan exigentes como antes.
  • Osteoporosis y fracturas óseas. Tomar opioides puede reducir la formación (metabolismo) de huesos y, con el tiempo, es posible que los huesos se pongan más delgados (osteoporosis). Si esto sucede, tienes más posibilidades de sufrir roturas (fracturas) de huesos. Las personas que hacen actividades de impacto, como correr, suelen ser más propensas a sufrir fracturas.
  • Más caídas. Las personas que toman medicamentos opioides se caen con mayor frecuencia que las que toman otros tipos de analgésicos. Si tienes problemas de equilibrio o deterioro muscular causados por otras afecciones médicas, podrías tener una probabilidad aún mayor de caerte al hacer ejercicio durante el tratamiento con opioides.

También afectan la digestión y las emociones:

  • Estreñimiento. Los opioides reducen la contracción de los músculos que trasladan los alimentos por el colon. Aunque los hayas tomado poco tiempo, puedes sentirte incómodo al hacer ejercicio.
  • Náuseas. Algunas personas sienten náuseas cuando toman opioides, aunque los tomen con las comidas. Las actividades que requieren un esfuerzo extenuante, como correr, pueden ser incómodas o imposibles de realizar si sientes que vas a vomitar.
  • Cambios emocionales. Los opioides inciden en la manera en que experimentas diversas emociones humanas básicas. Si los tomas de forma regular, puedes notar cambios en tu nivel de disfrute de la actividad, tu motivación para hacer ejercicio y sensaciones relacionadas.

Si tú y tu médico han determinado que los opioides son el tratamiento adecuado para tu dolor y quieres permanecer activo, puedes tomar medidas para minimizar el riesgo de lesiones mientras haces ejercicio.

  • Actividades alternativas que requieren menos esfuerzo. Si vives cerca de algún lugar plano y bien iluminado, podrías salir a caminar, que es una alternativa más segura que correr.
  • Opta por actividades que impliquen menos impacto. Las clases de ejercicios en agua poco profunda pueden sustituir las actividades aeróbicas u otro tipo de entrenamiento sobre el piso.
  • Usa aparatos de entrenamiento. Usar la bicicleta fija en el gimnasio brinda mayor estabilidad y requiere menos equilibrio que salir a pedalear por la calle.
  • Reduce el tiempo de entrenamiento. Acortar un entrenamiento de 1 hora a 30 o 40 minutos disminuirá el riesgo de caídas provocadas por el cansancio o la pérdida de motivación.
June 13, 2018 See more In-depth