Errores en la medicación: reduce el riesgo con estos consejos

Los errores en la medicación son evitables. Tu mejor defensa es hacer preguntas y estar informado acerca de los medicamentos que tomas.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Los errores de medicamentos se refieren a errores en la prescripción, dispensación y administración de medicamentos. Causan daños a cientos de miles de personas todos los años en los Estados Unidos. Sin embargo, la mayoría de los errores de medicamentos se pueden prevenir. ¿Cómo puede protegerte y proteger a tu familia?

Una de las mejores formas de reducir el riesgo de un error en los medicamentos es participar activamente en tu propia atención médica. Conoce los medicamentos que tomas, incluidos los posibles efectos secundarios. Nunca dudes en hacer preguntas o compartir inquietudes con tu médico, farmacéutico y otros proveedores de atención médica.

¿Qué son exactamente los errores en la medicación?

Los errores en la medicación son sucesos evitables provocados por el uso incorrecto de los medicamentos. Los errores en la medicación que provocan daños se denominan eventos adversos de medicación evitables. Si se produjo un error en la medicación pero nadie salió lastimado, entonces se lo denomina evento adverso de medicación potencial.

Un ejemplo de estos errores en la medicación es tomar un producto de venta libre que contiene acetaminofén (Tylenol, entre otros) cuando ya estás tomando un analgésico recetado que contiene exactamente el mismo ingrediente. Este error puede hacer que excedas la dosis recomendada de acetaminofén, lo que te expone a un riesgo de daño hepático.

Otro ejemplo de un posible error en la medicación es tomar un medicamento para la depresión llamado fluoxetina (Prozac, Sarafem) junto con un medicamento para la migraña llamado sumatriptán (Imitrex). Ambos medicamentos afectan los niveles de una sustancia química del cerebro llamada serotonina. Tomarlos juntos puede provocar una afección que podría poner en riesgo tu vida conocida como síndrome de la serotonina. Los síntomas de esta peligrosa interacción medicamentosa incluyen confusión, agitación, latidos acelerados del corazón y aumento de la temperatura corporal, entre otros.

¿Cómo suceden los errores en la medicación?

Los errores de medicación pueden sucederle a cualquier persona en cualquier lugar, incluido su propio hogar y en el consultorio del médico, en el hospital, en la farmacia y en las instalaciones para personas mayores. Los niños tienen un riesgo especialmente alto de errores de medicación porque por lo general necesitan dosis de medicamentos diferentes a las de los adultos.

Saber a qué te enfrentas puede ayudarte a evitar riesgos. Las causas más comunes de los errores de medicación son:

  • Mala comunicación entre tus médicos
  • Mala comunicación entre tú y tus médicos
  • Nombres de medicamentos que suenan parecidos y medicamentos que lucen similares
  • Abreviaturas médicas

Conoce cómo evitar errores en la medicación

El conocimiento es tu mejor defensa. Si no has entendido algo que te dijo tu médico, pide que te lo explique. Cada vez que comiences a tomar un nuevo medicamento, debes conocer las respuestas a las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál es la marca o el nombre genérico de la medicación?
  • ¿Qué se supone que hace esta medicación? ¿Cuánto tiempo pasará hasta que vea algún resultado?
  • ¿Cuál es la dosis? ¿Durante cuánto tiempo debo tomarlo?
  • ¿Qué debo hacer si me olvido una dosis?
  • ¿Qué debo hacer si, por accidente, tomo más que la dosis recomendada?
  • ¿Existe algún alimento, bebida, medicamento o actividad que deba evitar mientras tome este medicamento?
  • ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios? ¿Qué debo hacer si ocurren?
  • ¿Este nuevo medicamento interferirá con los otros medicamentos que tomo? Si es así, ¿cómo?

Tu médico puede prevenir errores en la medicación si usa una computadora para ingresar e imprimir (o enviar digitalmente) todos los detalles de la receta médica, en vez de escribir la receta a mano.

Participa en la conciliación de medicamentos

Hacer preguntas es fundamental, pero no es suficiente. Tus proveedores de atención médica pueden seguir un proceso llamado conciliación de medicamentos para disminuir significativamente el riesgo de errores de medicación.

La conciliación de medicamentos es una estrategia de seguridad que implica comparar la lista de medicamentos que tu proveedor de atención médica tiene actualmente con la lista de medicamentos que estás tomando actualmente. Este proceso se realiza para evitar errores en los medicamentos como los siguientes:

  • Medicamentos faltantes (omisiones)
  • Medicamentos duplicados
  • Errores de dosificación
  • Interacciones con otros medicamentos

La conciliación de medicamentos debe realizarse en cada transición de la atención médica en la que se solicitan nuevos medicamentos o se reescriben los pedidos existentes. Las transiciones en la atención médica incluyen cambios en el entorno (como ser admitido o dado de alta del hospital), el proveedor de atención médica o el nivel de atención.

Compartir tu información más actualizada con tus proveedores de atención médica brinda la imagen más clara de tu afección y ayuda a evitar errores en los medicamentos.

Esto es lo que debes informar a tus proveedores de atención médica:

  • El nombre y la concentración de todos los medicamentos que estás tomando y cuándo los tomas, incluidos los medicamentos con receta médica, las plantas medicinales, las vitaminas, los suplementos nutricionales, los medicamentos de venta libre, las vacunas y todo lo recibido por vía intravenosa, incluidos los agentes de diagnóstico y de contraste, los medicamentos radioactivos, suplementos de sonda de alimentación y componentes sanguíneos.
  • Cualquier medicamento al que seas alérgico o que te haya causado problemas en el pasado.
  • Si tienes algún problema de salud crónico o grave.
  • Si puedes estar embarazada o estás intentando quedar embarazada.

Evita estos errores

Ciertas personas padecieron algunos de los siguientes errores en la medicación. No cometas estos mismos errores:

  • Confundir gotas para los oídos con gotas para los ojos. Siempre verifica la etiqueta. Si en la etiqueta de un medicamento se lee "ótico" es para los oídos. Si se lee "oftálmico", es para los ojos.
  • Masticar cosas que no son masticables. No pienses que masticar un comprimido es tan bueno como tragarlo. Hay algunos medicamentos que jamás se deben masticar, cortar ni triturar. Si lo haces, podría cambiar la manera en que los absorbe el organismo.
  • Cortar los comprimidos. Jamás cortes un comprimido, a menos que tu médico o tu farmacéutico te hayan dicho que es seguro hacerlo. Algunos medicamentos no deben cortarse porque tienen un recubrimiento especial para tener acción prolongada o para proteger el estómago.
  • Usar la cuchara equivocada. Las cucharas que guardas en tu cajón de los cubiertos no son cucharas para medir. Para tener una dosis exacta, utiliza una jeringa oral (se consigue en la farmacia) o el recipiente de dosificación que vino con el medicamento.

Haz de la seguridad un hábito

Adopta el hábito de ser precavido adoptando estos consejos para la medicación:

  • Mantén una lista actualizada de todos los medicamentos que tomas, incluidos los medicamentos de venta libre y los suplementos.
  • Conserva los medicamentos en sus envases rotulados originales.
  • Mantén tus medicamentos organizados en un pastillero o un dispensador automático de medicamentos.
  • Guarda los prospectos que vienen con los medicamentos.
  • De ser posible, acude a la misma farmacia para abastecerte de todos tus medicamentos con receta médica.
  • Cuando vayas a retirar un medicamento recetado, controla que sea el que te indicó el médico.
  • No des tus medicamentos recetados a otra persona ni tomes medicamentos recetados para otra persona.

Una última palabra sobre los errores en la medicación

La política de «No preguntes, no lo digas» nunca es inteligente cuando se trata de los medicamentos y la salud. No dudes en hacer preguntas o decirles a los profesionales de salud si algo parece estar mal. Recuerda que tú eres la última línea de defensa contra los errores en la medicación.

Si a pesar de los esfuerzos que haces tienes problemas con un medicamento, habla con el médico o con el farmacéutico para saber si informarle a MedWatch, el programa de informes sobre seguridad y eventos adversos de la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration). Informar a MedWatch es fácil, confidencial y seguro; y puede ayudar a evitar que otros se vean perjudicados por errores en la medicación.

Sept. 03, 2020 See more In-depth