No tomes literalmente todas las promesas de cura. Haz la tarea cuando consideres terapias alternativas y complementarias.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Los tratamientos de medicina complementaria y alternativa (MCA), por ejemplo los remedios a base de hierbas y la acupuntura, están ganando popularidad. Y gracias a que se ha intensificado la investigación sobre los tratamientos de medicina complementaria y alternativa (MCA), los médicos ahora pueden comprender mejor la función que cumplen estas terapias complementarias al ayudar a tratar y prevenir enfermedades. De hecho, es posible que los tratamientos de medicina convencional y de medicina complementaria basados en la evidencia se ofrezcan juntos, una práctica llamada medicina integral.

Si bien la medicina complementaria y alternativa (también conocida como “MCA”) te brinda más opciones, no todos los tratamientos de medicina complementaria y alternativa se investigaron lo suficiente como para saber si son seguros o eficaces.

Cuando consideres un tratamiento de medicina complementaria y alternativa, debes tener una actitud abierta y, a la vez, debes ser escéptico. Obtén información sobre los beneficios y los riesgos potenciales. Recopila información de diversas fuentes y verifica las acreditaciones de los profesionales de medicina complementaria y alternativa. También, habla con el médico antes de probar un tratamiento, en especial si tomas medicamentos o tienes problemas de salud crónicos, para asegurarte de que no sea perjudicial para ti.

Busca estudios científicos sólidos

Cuando investigues sobre tratamientos de medicina complementaria y alternativa, haz lo que hacen los médicos. Busca estudios clínicos de alta calidad. Estos amplios ensayos aleatorizados y controlados se publican en revistas con revisión científica externa, cuyos artículos son revisados por expertos independientes.

Es más probable que los resultados de estos estudios sean confiables. Puedes encontrar muchos de estos estudios en Internet o puedes consultar con un bibliotecario en la biblioteca de tu zona.

Ten cautela con los estudios en animales, los estudios de laboratorio o los estudios en los que participa una cantidad pequeña de personas. Los resultados de estos estudios tal vez no sean válidos cuando se prueban en ensayos clínicos más amplios o en personas. Por último, recuerda que las recomendaciones de salud sensatas generalmente se basan en un conjunto de investigaciones, no en un único estudio.

Si bien los estudios científicos son la mejor forma de evaluar si un tratamiento es seguro y eficaz, no siempre es posible encontrar estudios adecuados sobre medicina alternativa. La falta de evidencia no necesariamente indica que el tratamiento no dé resultado, pero sí hace que sea más difícil evaluar si un tratamiento en particular es seguro y eficaz. Si tienes preguntas, no dudes en consultar con tu médico.

Cómo eliminar la información errónea

En Internet hay mucha información sobre tratamientos de medicina complementaria y alternativa, pero no toda esta información es precisa. Para separar la información buena de la mala, usa estos tres datos:

  • Fechas. Verifica la fecha de creación o de actualización de cada artículo. Si no encuentras la fecha, no supongas que el artículo es reciente. Los materiales más desactualizados quizás no contengan los hallazgos nuevos, como los efectos secundarios descubiertos recientemente ni los avances en el campo.
  • Documentación. Verifica las fuentes. ¿Los creadores y revisores de la información son profesionales de salud calificados? ¿Se puede identificar con claridad la publicidad? Busca el logotipo de la Fundación Health on the Net (HON); esto significa que el sitio sigue los principios HON de confiabilidad y credibilidad de la información. Si buscas información en redes sociales, asegúrate de consultar fuentes confiables y reconocidas, como el Instituto Nacional del Cáncer.
  • Vuelve a revisar. Reúne la mayor cantidad de información posible. Visita varios sitios web de salud y compara la información. El sitio del Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral es una fuente de información confiable. Si no puedes hallar evidencia que respalde las promesas de un producto de medicina complementaria y alternativa, comienza a dudar. Además, consulta con el médico antes de seguir cualquier consejo que hayas leído en Internet o que te haya dado un profesional de la salud especializado en medicina complementaria y alternativa.

Los remedios, las vitaminas y los minerales a base de hierbas, y los suplementos alimenticios suelen comercializarse como productos "naturales", pero esto no siempre significa que sean seguros. Estos productos pueden tener efectos secundarios graves.

Incluso algunas vitaminas y minerales pueden causar problemas cuando se toman en cantidades excesivas. Por ello, es importante que te dediques a investigar los posibles beneficios y efectos secundarios de los suplementos alimenticios y a base de hierbas. Para actuar con precaución, sigue estos consejos:

  • Consulta con el médico antes de tomar cualquier suplemento alimenticio. Esto es especialmente importante si estás embarazada o amamantando, o si tienes una enfermedad crónica como la diabetes o una enfermedad cardíaca.
  • Evita las interacciones con otros medicamentos. Los medicamentos recetados y de venta libre pueden interactuar con ciertos suplementos alimenticios. Por ejemplo, el suplemento de ginkgo puede interactuar con el anticoagulante warfarina (Coumadin) y aumentar el riesgo de sufrir complicaciones graves de sangrado.
  • Antes de la cirugía, cuéntale al médico qué suplementos tomas. Algunos suplementos pueden causar problemas durante la cirugía, como cambios en el ritmo cardíaco o en la presión arterial, o aumentar el sangrado. Es aconsejable que los suspendas como mínimo de dos a tres semanas antes del procedimiento.

Muchas personas con cáncer recurren a la medicina complementaria y alternativa como una manera de aliviar los efectos secundarios que provoca el tratamiento, de participar activamente en su cuidado o de encontrar tratamientos alternativos. Es de vital importancia recordar que no hay evidencias de que alguna de las opciones de la medicina complementaria y alternativa prevenga o cure algún tipo de cáncer. Además, muchos de estos tipos de terapias pueden tener sus propios efectos secundarios e incluso podrían evitar que los tratamientos más comprobados den resultado.

Lo que es incluso peor es que si postergas los tratamientos convencionales comprobados para el cáncer a fin de probar tratamientos alternativos, el cáncer podría avanzar y diseminarse a otras partes del cuerpo. Si esperas demasiado, el cáncer podría ser imposible de tratar.

Sin embargo, si tienes la intención de usar la medicina complementaria y alternativa para poder controlar algunos de los síntomas del cáncer o de su tratamiento, existen algunas terapias que vale la pena considerar. Se comprobó que las siguientes terapias de medicina complementaria y alternativa son seguras y útiles cuando se las usa en conjunto con un tratamiento médico estándar:

  • Acupuntura
  • Aromaterapia
  • Biorretroalimentación
  • Masajes
  • Meditación
  • Musicoterapia
  • Yoga

Los estafadores han perfeccionado las maneras de convencerte de que sus productos de medicina alternativa son los mejores. Estos oportunistas a menudo se dirigen a las personas que tienen obesidad o que tienen enfermedades para las que no hay cura, como la esclerosis múltiple, la diabetes, la enfermedad de Alzheimer, el cáncer, el VIH/SIDA y la artritis. Recuerda que si suena demasiado bueno para ser verdad, probablemente no lo sea.

Presta atención a estas señales de alerta:

  • Grandes promesas. Las publicidades llaman al producto "cura milagrosa", "hito de la ciencia", "ingrediente secreto", "remedio milenario" o "descubrimiento revolucionario". Si eso fuera cierto, aparecería mucho en los medios de comunicación y el médico te lo recomendaría.
  • Jerga seudomédica. Aunque ciertos términos como "purificar", "desintoxicar" y "energizar" puedan ser impactantes e incluso representen algo de verdad, por lo general, se usan para encubrir la ausencia de pruebas científicas.
  • Todo lo cura. El fabricante afirma que el producto puede tratar una amplia gama de síntomas, o curar o prevenir muchas enfermedades. Ningún producto puede hacer todo eso.
  • Testimonios. Las anécdotas de las personas que han utilizado el producto no son ningún sustituto de las pruebas científicas. Si existiera evidencia sólida para respaldar lo que se dice sobre el producto, el fabricante lo diría.
  • Garantías y ofertas limitadas. Estos discursos están destinados a que tú compres antes de que puedas evaluar lo que se dice sobre el producto.

Presta atención cuando elijas a un profesional de medicina complementaria y alternativa (MCA). Elegir un nombre de la guía telefónica no es la forma más segura de seleccionar un profesional. En su lugar, prueba estos consejos de National Center for Complementary and Integrative Health (NCCIH) (Centro Nacional de Salud Integral y Complementaria):

  • Habla con tu médico. Pídele recomendaciones a tu profesional de la salud. Él también puede ser una fuente de asesoramiento sobre cualquier recomendación que recibas de un profesional de la medicina alternativa.
  • Comunícate con un hospital local o una facultad de medicina. A menudo tienen listas de profesionales especializados en MCA que atiendan por la zona. Algunos cuentan con sus propios profesionales de MCA en su personal.
  • Consulta la asociación nacional. National Certification Commission for Acupuncture and Oriental Medicine (Comisión de Certificación Nacional para la Acupuntura y la Medicina Oriental) proporciona una base de datos de profesionales de la salud con licencia en su sitio web. American Massage Therapy Association (Asociación Estadounidense de Masoterapia) proporciona una base de datos de masoterapeutas certificados en su sitio web.
  • Llama a tu departamento de salud local. Pregunta sobre los organismos estatales o locales de certificación, otorgamiento de licencia o acreditación del tipo de medicina alternativa que estés considerando.
  • Haz preguntas. Pregunta a los profesionales de MCA sobre su educación y capacitación, así como sobre sus licencias y certificaciones. Pregúntales si se especializan en enfermedades o afecciones en particular, y si frecuentemente tratan a personas con problemas similares a los tuyos. Además, pregunta cuánto cuestan los tratamientos y averigua si tu seguro médico los cubre.
  • Ten cuidado. Al igual que con los suplementos, deberías preocuparte si escuchas grandes promesas de un profesional. Una vez más, si suena demasiado bueno para ser verdad, probablemente no sea bueno.

Lo ideal es que las distintas formas de tratamientos que elijas funcionen junto con la atención de tu médico convencional. Es posible que creas que ciertos tratamientos complementarios te ayudan a mantener tu estado de salud y a aliviar algunos de tus síntomas. Sin embargo, sigue confiando en la medicina convencional para diagnosticar un problema y para tratar las enfermedades.

No interrumpas ni cambies tu tratamiento convencional, como la dosis de tus medicamentos de venta con receta, sin hablar primero con tu médico. Retrasar los tratamientos convencionales puede ser peligroso, en especial para ciertas enfermedades, como el cáncer, el VIH o el SIDA. Para tu seguridad, comunícale al médico todos los tratamientos de medicina complementaria y alternativa que hagas.

Nov. 20, 2018