Preparación para el jardín de infantes: ayuda a tu hijo a prepararse

¿Qué es la preparación para el kindergarten? ¿Qué puedes hacer para ayudar a tu hijo a tener la mejor experiencia posible en el kindergarten?

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Para la mayoría de los niños, el jardín es el comienzo de la educación formal en el salón de clases. Incluso para los que han estado en un entorno preescolar o de cuidado infantil, la transición es grande. Tal vez te preguntes si tu hijo está listo.

Preparación para el jardín, o preparación escolar, es un término utilizado por las escuelas, los legisladores y los investigadores en desarrollo infantil. Las definiciones de preparación varían, y su significado puede ser distinto en cada escuela.

Averigua cómo se define el término preparación para el jardín actualmente y cómo puedes ayudar a tu hijo a prepararse para comenzar la escuela.

¿Qué es la preparación escolar?

La preparación escolar no es fácil de definir. El desarrollo típico puede variar significativamente entre los niños de 4 y 5 años de edad. Y el desarrollo de un niño en una habilidad no necesariamente se traduce en desarrollo en otras.

Sin embargo, hay hitos en el desarrollo infantil que pueden ayudar a que la transición al salón de clases de kindergarten sea más exitosa. Es probable que los niños estén preparados al:

  • Demostrar curiosidad o interés en aprender cosas nuevas
  • Ser capaces de explorar cosas nuevas a través de sus sentidos
  • Tomar turnos y cooperar con los compañeros
  • Hablar y escuchar a los compañeros y a los adultos
  • Seguir instrucciones
  • Comunicar cómo se sienten
  • Empatizar con otros niños y niñas
  • Controlar los impulsos
  • Prestar atención
  • Limitar las conductas perturbadoras

Estas habilidades se desarrollan con el tiempo, dependiendo de las habilidades y experiencias individuales del niño. Como resultado, la preparación escolar puede entenderse mejor no como un objetivo único, sino como un proceso que proporciona experiencias de la primera infancia y un entorno que los prepara para el aprendizaje.

Pruebas de preparación

Muchas escuelas de los Estados Unidos usan las pruebas antes o durante los primeros meses de kindergarten. Se podrían hacer pruebas para:

  • Tomar decisiones sobre el plan de estudios o la instrucción individualizada
  • Remitir a los estudiantes con posibles retrasos en el desarrollo o discapacidades de aprendizaje para que se sometan a exámenes adicionales
  • Aconsejar a los padres cuyos hijos son menores de la edad requerida para la inscripción
  • Recomendar retrasos en la inscripción

Inscripción retrasada

Aunque la mayoría de los niños comienzan el jardín a los 5 años, los estados y los distritos escolares locales tienen diferentes requisitos en cuanto a la edad de inscripción obligatoria y la fecha límite para los estudiantes más pequeños. A veces, las familias consideran la posibilidad de retrasar la inscripción de un niño que cumple años cerca de la fecha límite o porque piensan que el niño necesita más tiempo para madurar.

Hay investigaciones que sugieren que el retraso no genera diferencias notables en las habilidades académicas durante los primeros dos años de escuela. Además, retrasar la inscripción puede no traducirse necesariamente en una mayor preparación sin que existan intervenciones para abordar los problemas de desarrollo.

Asimismo, las investigaciones han demostrado que los niños que son mayores que sus compañeros de clase pueden tener un mayor riesgo de afrontar desafíos sociales o de conducta durante la adolescencia.

¿Cuál es el papel de los padres en la preparación para la escuela?

El papel de los padres en la preparación de un niño para la escuela es crear un ambiente saludable, seguro, de apoyo y atractivo durante la primera infancia. Esto incluye varias estrategias.

Promover la buena salud

La buena salud física es importante para aprender y participar en la escuela. Asegúrate de que tu hijo coma una dieta saludable, haga mucha actividad física, siga un horario regular de sueño y reciba las vacunas recomendadas.

Mantener las visitas de bienestar

Las visitas de bienestar le permiten al médico de tu hijo examinarlo y controlar su crecimiento, su salud general, y su visión y audición. El médico también revisará el desarrollo motor, el habla y el desarrollo social de tu hijo. Si hay preocupaciones acerca de los retrasos en el desarrollo, el médico puede remitirte a programas estatales o locales para una intervención temprana.

Leer en voz alta

Leerles a los niños preescolares puede ayudar a que tu hijo desarrolle la alfabetización. Los beneficios de leer en voz alta que promueven la preparación para la escuela incluyen:

  • Comprender que las palabras impresas tienen significado
  • Reconocer sonidos similares, como rimas
  • Aprender asociaciones de letras y sonidos
  • Aumentar el vocabulario general
  • Entender que las historias tienen un principio, un medio y un final
  • Desarrollar habilidades sociales y emocionales
  • Aprender números, formas y colores

Fomentar el juego

Proporcionarle a tu hijo la oportunidad de jugar y jugar con él es importante para un desarrollo infantil saludable. Los beneficios del juego que promueve la preparación para la escuela incluyen:

  • Mejorar la salud física
  • Desarrollar la creatividad y la imaginación
  • Desarrollar habilidades sociales y emocionales
  • Desarrollar amistades
  • Aprender a compartir y resolver problemas con otros niños
  • Aprender a superar los desafíos y ser resistente
  • Explorar las preocupaciones o miedos en el juego imaginativo

Encontrar oportunidades de aprendizaje

Las oportunidades formales e informales de experiencias de aprendizaje en la primera infancia en tu comunidad pueden promover la preparación escolar de tu hijo. Comprueba lo siguiente:

  • Programas preescolares o de Head Start
  • Museos o zoológicos
  • Programas de parques de la ciudad o de la comunidad
  • Grupos de juego en el vecindario
  • Tiempo de cuentos en bibliotecas o librerías

Preparación para el primer día

Para ayudar a que tu hijo se prepare para la transición al kindergarten, comienza a desarrollar una rutina diaria unas semanas antes de que comience la escuela. Haz que tu hijo se despierte, coma y se acueste a las mismas horas todos los días. Habla sobre la nueva escuela de tu hijo y escucha cualquier preocupación que tu hijo exprese. Si es posible, visita la escuela. Leer libros juntos sobre cómo empezar la escuela también puede ayudar a tu hijo a saber qué esperar.

March 03, 2020 See more In-depth