Preparación para el jardín de infantes: ayuda a tu hijo a prepararse

La preparación para el jardín de infantes es más importante de lo que piensas. Averigua cómo estimular el desarrollo y el éxito escolar de tu hijo.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Tu hijo tiene la edad suficiente para comenzar el jardín de infantes, pero ¿está preparado? Reconoce los factores que podrían afectar la preparación de tu hijo para el jardín de infantes y qué puedes hacer para ayudarlo a tener éxito en la escuela.

¿Por qué es importante la preparación para el jardín de infantes?

El jardín de infantes marca el inicio de la educación formal de un niño. Las primeras experiencias escolares de un niño pueden influir en la manera en la que se relaciona con los demás por el resto de su vida. Por ejemplo, el éxito o el fracaso en esta etapa puede afectar el bienestar, la autoestima y la motivación del niño. Por lo tanto, es importante que te asegures de que cuando tu hijo comience la escuela esté lo suficientemente preparado en cuanto al desarrollo para aprender y participar en las actividades del aula.

¿Cómo sé si mi hijo está listo para el jardín de infantes?

Muchas escuelas usan fechas límites, es decir que el niño debe tener cierta edad en una fecha específica, para determinar si es elegible para asistir al jardín de infantes. Por lo general, un niño debe tener 5 años cumplidos para ingresar al jardín. Sin embargo, la edad no es la única forma de medir la preparación de un niño para ingresar al jardín.

Al tratar de determinar si tu hijo está listo para el jardín, no te preocupes de si domina o no habilidades específicas. En cambio, ten en cuenta su preparación para aprender. ¿En qué medida tu hijo es capaz de comunicarse y escuchar? ¿Tu hijo puede relacionarse bien con otros niños y adultos? Utiliza tu intuición materna o paterna y consulta al médico de tu hijo, a la maestra de preescolar y a cualquier otra persona que esté a cargo del cuidado del niño para obtener información útil y objetiva acerca del desarrollo y la preparación de tu hijo para la escuela.

Ten en cuenta que algunas escuelas requieren que los niños realicen una prueba de preparación para el jardín de infantes que es administrada por una maestra para evaluar sus habilidades en relación con las de otros niños de la misma edad. No todos los educadores creen que estas pruebas individuales de preparación de los alumnos para el jardín de infantes, que se realizan en el aula, sean una forma apropiada de usar el tiempo y los recursos.

¿Existe algún beneficio en retrasar la inscripción de los niños en el jardín de infantes?

Algunos padres deciden retrasar la entrada de los niños al jardín de infantes porque creen que sus hijos pueden beneficiarse en los entornos académicos, atléticos o sociales si son mayores que el promedio en su grado. Esto también es común entre los niños que cumplen los años cerca de la fecha límite, cuyos padres creen que sus hijos necesitan más tiempo para madurar.

Sin embargo, una investigación sugiere que los niños que tienen la edad adecuada para ir al jardín de infantes pero retrasan la inscripción un año, no se desempeñan mejor que los niños que ingresan a la edad usual, en especial, si el niño permanece en un ambiente donde no se fomentó la preparación. Además, otros estudios muestran que un niño cuya edad es superior a la de su grado corre un riesgo mayor de desarrollar problemas de comportamiento durante la adolescencia.

¿Qué puedo hacer para que mi hijo tenga éxito en el jardín de infantes?

Puedes tomar muchas medidas para ayudar a tu hijo a prepararse para el jardín de infantes. Por ejemplo:

  • Mantén a tu hijo saludable. Asegúrate de que tu hijo consuma alimentos saludables, duerma lo necesario y reciba controles médicos de rutina. Antes de empezar el jardín, asegúrate de que tu hijo haya tenido un examen físico reciente y que tenga las vacunas al día.
  • Establece rutinas. Elije horarios regulares para que tu hijo coma, juegue y duerma cada día. Esto ayudará a que tu hijo sepa qué esperar y qué se espera de él.
  • Alienta a tu hijo a desarrollar las habilidades básicas. Trabaja con tu hijo para ayudarlo a reconocer letras, números, colores y formas.
  • Lee, haz rimas y juega con tu hijo. Haz de la lectura una actividad familiar cotidiana. Decir palabras que riman y jugar con tu hijo también es importante para su desarrollo.

    No confíes en programas informáticos para enseñarle a tu hijo a leer. La lectura favorece más a tu hijo cuando es una experiencia compartida e interactiva. Un libro electrónico ofrece los mismos beneficios que un libro impreso, mientras tú y tu hijo lo lean juntos.

  • Dale a tu hijo diferentes experiencias de aprendizaje. Busca oportunidades de ampliar sus horizontes, como un programa preescolar. Lleva a tu hijo al museo o inscríbelo en programas comunitarios de arte o ciencias.
  • Estimula la socialización. Promueve el desarrollo social de tu hijo inscribiéndolo en actividades grupales e invitando a amigos a pasear. Alienta a tu hijo a compartir, expresar sus sentimientos, respetar los turnos y seguir indicaciones simples.
  • Háblale del jardín de infantes. Genera entusiasmo y disminuye la ansiedad explicándole a tu hijo cómo podría ser su rutina en el jardín. Muchas escuelas ofrecen una jornada de puertas abiertas antes de que comience el año escolar. Ten como prioridad asistir con tu hijo y mostrarle tu entusiasmo. Si la escuela de tu hijo no ofrece este tipo de eventos de orientación, llama a la escuela para programar otra visita.
Aug. 23, 2016 See more In-depth