Para ayudar a que el niño supere la situación: Consejos para hablar sobre una tragedia

Luego de una tragedia, puedes sentirte desamparado, pero tu hijo necesita de tu apoyo. A continuación se presentan algunas cosas que puedes decirle.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Cuando ocurre una tragedia, como un desastre natural, un tiroteo o un ataque terrorista, puede ser complicado hablar con tu hijo acerca de lo que sucedió. ¿Cómo se lo explicas? ¿Qué podrá entender el niño? Encuentra información sobre cómo comenzar la conversación y qué puedes hacer para ayudar a que el niño supere la situación.

¿Tengo que contarle a mi hijo que ha ocurrido una tragedia?

Hablar con tu hijo puede ayudarlo a comprender qué es lo que ha ocurrido, a sentirse seguro y a tratar de recuperarse. Si tú no le cuentas que lo que ha sucedido, corres el riesgo de que se entere o lo escuche en otra parte.

¿Cómo comenzar a hablar sobre una tragedia con mi hijo?

Tómate tu tiempo para pensar qué es lo que quieres decir. En lo posible, elije un momento en el que tu hijo sienta más ganas de hablar, por ejemplo, antes de cenar. Pregúntale qué es lo que sabe sobre la tragedia, y qué preguntas o dudas tiene. Deja que las respuestas de tu hijo guíen la conversación.

¿Cómo le explico una tragedia a mi hijo?

Cuéntale la verdad. Concéntrate en contarle lo esencial y evita los detalles innecesarios. No exageres ni especules acerca de lo que pueda suceder. Evita hacer hincapié en la escala o el tamaño de la tragedia.

Escucha atentamente la información errónea, las ideas falsas y los miedos que tu hijo pueda tener. Bríndale información precisa. Comparte tus ideas, y recuérdale que estás ahí para ayudarlo. Tranquiliza al niño diciéndole que lo que pasó no es su culpa.

La manera en que tu hijo procesa la información de una tragedia dependerá de la edad que tenga. Ten en cuenta estos consejos:

  • Niños en edad preescolar. Considera la situación desde su punto de vista. Háblale con voz suave y calmada, utilizando palabras que pueda entender. Explícale lo que sucedió y cómo esto lo puede afectar. Por ejemplo, luego de una tormenta fuerte, le puedes decir que cayó un árbol sobre los cables de electricidad y que por eso ahora no hay luz. Cuéntale las medidas que se están tomando para su seguridad y abrázalo.
  • Niños en edad escolar. Los niños de esta edad pueden tener más dudas acerca de si están verdaderamente a salvo. Es probable que debas ayudarlos a distinguir la fantasía de la realidad.
  • Adolescentes. Los niños más grandes querrán saber más acerca de la tragedia y de los esfuerzos de recuperación. Probablemente ellos tengan opiniones más fuertes sobre las causas, como así también sugerencias sobre cómo prevenir tragedias futuras y el deseo de ayudar a las personas afectadas.
Oct. 27, 2015 See more In-depth